movi-image-pymes-resultado-electoral-eeuu-1
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

Qué pueden esperar las pymes españolas del resultado electoral de EE.UU.

11/12/2020

Con la más que probable presidencia de Joe Biden en el horizonte, junto a las expectativas sobre una vacuna contra la COVID-19, las pymes deben afrontar el futuro con optimismo acerca de la recuperación económica y del comercio global.

Después de la formalización de su victoria en Georgia, Estado decisivo que aporta 16 votos electorales, Joe Biden asumirá con casi toda seguridad su cargo como presidente electo de los Estados Unidos (EE.UU.) el próximo 20 enero. Las únicas dudas llegan desde el entorno del que fuera presidente los últimos cuatro años, Donald Trump, quien parece no terminar de reconocer los resultados que se produjeron el pasado 3 de noviembre. En cualquier caso, lo que es una realidad es que Biden no afrontará un mandato tranquilo, habida cuenta de todos los desafíos que hay, actualmente, encima de la mesa: el final de la pandemia global del coronavirus, la recuperación de la economía norteamericana (cuyo primer paso debe ser la aprobación de un paquete de estímulos fiscales); el apaciguamiento de las tensiones raciales (materializadas en el movimiento Black Lives Matter o BLM) y de la polarización social creciente en el país, sobre todo entre los Estados costeros y los centrales; el final del conflicto comercial entre Washington y Pekín; la política de sostenibilidad y de apuesta por las energías renovables; la evolución de la pobreza y de las desigualdades sociales; o el auge de los populismos, entre otros.

Puede interesarte: La guerra comercial entre China y EE.UU.: ¿cómo afecta a mi negocio?

Aunque medien alrededor de 6.000 kilómetros de distancia entre EE.UU. y España, todos estos hitos afectan a muchas pequeñas y medianas empresas (pymes). Por ejemplo, dentro del IBEX 35, aproximadamente el 20% de su cuenta de resultados proviene de los negocios que hacen con la locomotora norteamericana, en especial, en los sectores de la electricidad (con todo lo que ello supone en relación a la previsible apuesta de Biden por las energías limpias), el del petróleo (los demócratas son firmes partidarios de terminar con el fracking y, en general, con cualquier método de extracción de petróleo o de gas del subsuelo por los perjuicios medioambientales que ocasionan), el de las infraestructuras (grupos españoles consiguieron en los años precedentes luz verde para la construcción de autopistas y de aeropuertos en EE.UU.), el de la automoción (en especial, en componentes para vehículos) o el de la alimentación (recientemente, algunas compañías españolas se vieron afectadas por aranceles impuestos por la Administración Trump a determinados productos provenientes de Europa, como fue el caso de la aceituna negra).

Las empresas españolas de sectores como el de la energía, el de la automoción, el del consumo o el de las infraestructuras tienen a EE.UU. como un mercado prioritario y estratégico

Cómo impacta EE.UU. en las pymes españolas

De acuerdo a los datos del ICEX, la entidad pública empresarial que tiene como misión promover la internacionalización de las compañías españolas, EE.UU. es el principal inversor extranjero en España y el primer destino de las exportaciones de nuestro país fuera de la Unión Europea (UE). De hecho, las inversiones por parte de empresas españolas en EE.UU. han aumentado desde el año 2017 un 200%, y, actualmente, hay alrededor de 670 compañías españolas invirtiendo en el país, la mayoría de ellas pymes, que generan en torno a los 100.000 puestos de trabajo. En total, se estima que el 15% de la inversión española al extranjero se dirige a EE.UU..

Sin embargo, las consecuencias de la crisis sanitaria, que se tradujo, poco después, en una recesión económica, están afectando negativamente a la actividad de muchas empresas, en especial a las pymes, que, en principio, cuentan con menos recursos y un menor músculo financiero que las grandes entidades. Esto provoca que tengan que concentrar sus esfuerzos en la gestión en el corto plazo, procurando asegurar unos niveles mínimos de liquidez y de tesorería con los que poder garantizar la supervivencia del negocio. Con estas premisas, todo aquello que sirva para sustentar una mayor estabilidad sobre el futuro de la economía, como, por ejemplo, medidas para favorecer mayor circulante o promover el comercio internacional serán fundamentales.

De hecho, hace alrededor de una década, en la anterior crisis mundial, las pymes que mejor la capearon, incluso creciendo y aumentando su cuota de mercado, fueron aquellas que implementaron estrategias basadas en la flexibilidad y en la toma de decisiones ágiles, apostando por la internacionalización. Hoy, en cambio, la tendencia es hacia la digitalización, por un lado, automatizando y optimizando los procesos productivos y, por otro lado, utilizando Internet y las tecnologías emergentes para acceder a nuevos mercados. En este último ámbito, parece que las empresas españolas están siendo muy proactivas. Por ejemplo, Amazon anunció recientemente que las pymes vendieron más de 40 millones de productos a través de su plataforma entre junio de 2019 y mayo de 2020, un 33% más que en el periodo anterior, lo que significa que, de media, vendieron más de 80 productos por minuto.

La internacionalización y la apuesta por la digitalización son dos de las claves para que las pymes españolas puedan salir reforzadas de esta crisis

Posicionarse en el mercado de referencia global

La victoria de Biden, sumada a las expectativas que están llegando desde laboratorios internacionales en relación a una vacuna contra la COVID-19, han empujado, por el momento, a las principales Bolsas de todo el mundo a un noviembre ‘dulce’, algo fundamental para que fluya una mayor liquidez para, entre otros cometidos, poder financiar a muchas empresas que necesitan capital para crecer, asegurar sus flujos de tesorería o, directamente, para lograr atender a sus pasivos. En este sentido, las apuestas tanto del Banco Central Europeo (BCE) como de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) por mantener bajos los tipos de interés, posiblemente favorecerán que les resulte más barato endeudarse a las pymes que en otros momentos del pasado.

Puede interesarte: Consecuencias del resultado electoral de EE.UU. para una cartera de inversión

De ahí que la mayor estabilidad geopolítica global que, en principio, augura la victoria demócrata resulte beneficiosa para las pequeñas empresas, que podrán disfrutar de unas expectativas de internacionalización más positivas. Existe un número creciente de analistas que afirma que la internacionalización ya no es una opción para las compañías, con independencia de su tamaño o de su sector, sino que es una mera cuestión de supervivencia en entornos cada vez más competitivos e internacionales. Y en este sentido, EE.UU. seguirá siendo el mercado con el mayor potencial de todos, con una economía potente y resistente, que se complementa con un entorno jurídico muy notable en favor de la libre competencia.

Futuro prometedor

Recientemente, la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, afirmó que “las pymes van a ser esenciales en la recuperación española, pero resulta fundamental apostar por su digitalización para conseguir una transformación profunda de nuestra economía que garantice el crecimiento a futuro”. Además, recalcó que es también crítico ayudarlas, en la actual coyuntura, a “garantizar su liquidez y su solvencia, dándoles soporte para que puedan capitalizarse y evitar cualquier posible quiebra”. Sin embargo, según un estudio de BeeDIGITAL, sólo el 17,1% de las pymes españolas cuenta con alguna funcionalidad e-commerce en su web, aunque apenas el 6,5% dispone de una parte específica de su estrategia de venta centrada en los canales online. La estabilidad económica y social que provenga de EE.UU. será fundamental para que las pymes españolas puedan, en los próximos años, acometer aún más retos como el de la digitalización o el de la internacionalización, en un contexto en el que resultará esencial salir bien posicionados de la crisis actual.

Fotografía de Jon Tyson en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up