movi-image-sectores-reforzados-crisis-pandemia-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

Los sectores más reforzados por la crisis después de un año de pandemia

Mon Mar 29 08:26:57 CEST 2021

La recuperación económica en España empieza a ser una realidad. Sectores como el de la salud, el de la hostelería o el de la alimentación han tomado las riendas de un nuevo ecosistema en el que la tecnología y la digitalización son las grandes herramientas para salir airosos de la crisis originada por la COVID-19.

Las expectativas sobre la recuperación económica tras el primer año de pandemia son optimistas. Para muchos organismos se empieza a ver la luz al final del túnel. Se espera que 2021 finalice con un aumento del producto interior bruto (PIB) respecto 2020, aunque las previsiones del Banco de España apuntan a que la recuperación no se consolidará hasta 2022. De hecho, ha revisado a la baja del 6,8% al 6% el crecimiento esperado para 2021 por el mal arranque de año y por el previsible retraso en la ejecución del Fondo de Recuperación Europeo.

La española será la economía europea que más crezca durante este año con una previsión de aumento del 5,6% del PIB según la revisión del Banco de España, aunque es el país del entorno europeo que más se contrajo en 2020, con una caída del 11%. La evolución del proceso de vacunación, el levantamiento de las restricciones y el ya mencionado Fondo de Recuperación Europeo serán clave a la hora de superar los desafíos.

Precisamente, el sector manufacturero tendrá un papel determinante en esta recuperación. Apoyándose en la innovación y en la tecnología, las empresas han empezado a sentar las bases para salir reforzadas de una crisis que dejó de ser solamente sanitaria para convertirse en una crisis económica y social sin precedentes. Así, sectores resilientes como el de la alimentación o el de la salud han encontrado una oportunidad para ser más competitivos. 

Sectores como el de la alimentación o el de la salud se han convertido en algunos de los más resilientes y han sabido encontrar la oportunidad que les permitirá ser más fuertes y competitivos

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto que miles de compañías hayan dado el salto definitivo a las nuevas tecnologías para mejorar su competitividad. Estas oportunidades “están aquí para quedarse”, opina Miguel Vicente, fundador de Antai Venture Builder, de Wallapop, de Justbell y presidente de Barcelona Tech City. El empresario cuenta en el Podcast de Banco Sabadell cómo esta crisis puede convertirse en un “gran momento para emprender y para inventar modelos de negocio que antes no existían”. 

Los sectores más beneficiados de la crisis se apoyarán en tecnología puntera

La digitalización y la tecnología han ayudado a estos sectores a mejorar la relación con sus clientes ofreciendo, entre otras cosas, canales de comunicación más ágiles, potenciando el teletrabajo o, incluso, mejorando las entregas a domicilio. A medida que el escenario global retoma el pulso económico, el mundo empresarial va recobrando la confianza. Pero a pesar de la crisis económica, algunos sectores se han visto beneficiados: el del entretenimiento en streaming, el de la salud, el de la alimentación o el de la tecnología son algunos ejemplos que han afrontado con mejores armas estos últimos meses. 

Salud y farmaindustria

Hay sectores que no solo no detuvieron su actividad sino que, a diferencia de otros, experimentaron un aumento. Es el caso del sector sanitario y la industria farmacéutica. Según Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar la evolución de la recuperación, el de la salud se ha situado en un cuarto puesto en cuanto a facturación desde el estallido de la pandemia. Sus cifras se incrementaron considerablemente: pasó del séptimo puesto con un 4% de facturación en diciembre de 2019 a un cuarto lugar con un 6% al inicio de la crisis sanitaria. 

Entre los ámbitos que han salido fortalecidos se encuentra la telemedicina, que ya no es el futuro, sino que es clave en el presente. Gracias a las últimas soluciones tecnológicas ha sido posible agilizar procesos durante la crisis y aumentar la accesibilidad tanto de pacientes como de profesionales. Algo muy relevante, por ejemplo, en zonas rurales del país. Además, Pulso confirma la evolución positiva del sector farmacéutico debido al incremento de ventas y de demanda de productos como analgésicos y mascarillas y de artículos de higiene de manos; e incluso de termómetros digitales. 

Alimentación

Según datos de Pulso, el sector de la alimentación se convirtió en el principal beneficiado tras el primer estado de alarma en España. La demanda se ha incrementado, ya que durante los primeros meses de pandemia, los españoles estaban dispuestos a recortar en las partidas como moda o restauración, pero no en consumo básico, como corrobora el informe de Deloitte ‘Perspectivas sobre el comportamiento del consumidor’. 

Una necesidad que sustentó esta industria, aunque el consumidor ha ido demostrando cambios de hábitos. Actualmente, la población no hace la compra igual que antes del estallido de la pandemia del coronavirus. Desde abril, los habitantes de grandes ciudades como Barcelona o Madrid apuestan más por pequeños comercios en detrimento de los supermercados.

Tecnología y digitalización

En 2025, la mitad de los puestos de trabajo estarán ocupados por profesionales con estudios digitales, según estima el estudio ‘Upskilling for Shared Prosperity’ de PwC y el Foro Económico Mundial. Es obvio que las nuevas tecnologías cambiarán aún más la propia naturaleza de los trabajos y, por ello, los directivos ya esperan que sus empleados estén listos para desarrollar nuevas competencias. El PIB español podría crecer un 6,7% en 2030 si el país ejecuta de forma inteligente la transición digital. En ese sentido, los sectores más aventajados serán el de los servicios, el de la industria y el del consumo.

Precisamente, la digitalización que se ha acelerado en todos los sectores ha permitido asentar las bases para la creación de nuevos negocios. Por ejemplo, el impulso de las nuevas tecnologías ha hecho posible mejorar las opciones de pago electrónico o el open banking, indispensables en estos momentos. En este sentido, el pasado mes de julio, el Gobierno presentó la agenda España Digital 2025. Un plan estructural por el que se destinarán cerca de 20.000 millones de euros públicos, de los cuales 15.000 millones corresponderían al Fondo de Recuperación Europeo, que establece la digitalización como uno de sus ejes principales. A ello se le sumaría una inversión privada de unos 50.000 millones de euros, según el Gobierno. España Digital 2025 se centrará en mejorar temas como la ciberseguridad, la digitalización de las pymes, la creación de ecosistemas de base tecnológica, la transferencia de innovación, el 5G o la formación en competencias digitales. 

Otra de las grandes estrategias empresariales para hacer frente al parón de la actividad económica ha sido aumentar la fuerza del teletrabajo. Para más de un millón de personas ha supuesto una nueva fórmula de productividad. El impacto ha sido notable. Según el último informe de Adecco, 2,85 millones de personas teletrabajan en España, al menos de forma ocasional. Un dato que supone un aumento del 74,2% en 2020, es decir, 1,2 millones de trabajadores más que antes de la pandemia. 

El futuro de esta fórmula productiva es uno de los mayores debates en el tejido empresarial. Muchos trabajadores (tres cuartas partes) afirman tener más tiempo libre y otros (uno de cada tres empleados) no volverían a repetir la experiencia, atesora la plataforma de trabajo Fiverr. En las compañías existe la misma disparidad de opiniones: trabajar desde el hogar reduce el absentismo y fomenta la conciliación, pero también aumenta el sedentarismo y el estrés. De todas maneras, el 76% de las pymes encuestadas afirma que, una vez controlada del todo la pandemia, el teletrabajo seguirá en sus filas. 

¿Cómo se reinventa uno de los sectores más afectados por la crisis?

Hostelería y restauración

La apuesta por las nuevas tecnologías ha permitido amortiguar los efectos negativos de la crisis en uno de los sectores más castigados: la industria horeca (acrónimo de hoteles, restaurantes y cafeterías). Ha sabido reinventarse, hasta el punto de abrir nuevas vías de negocio y sustentarse, más que nunca, en la digitalización de sus servicios. El sector -compuesto por 300.000 empresas, de las que un 70% son pymes- se ha visto obligado a reformular sus sistemas y procedimientos y apostar por nuevas fórmulas como la creación de apps o la comida para llevar o take away. “Poder ofrecer cartas telemáticas o incluir el servicio de entrega a domicilio” es una de las grandes propuestas para revitalizar el sector que ha perdido más de 85.000 establecimientos en estos meses, según Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España. 

Puede interesarte: ¿Cómo afronta la hostelería este 2021?

La naturaleza de esta crisis ha supuesto “cambios de hábito y de consumo entre la población”, según Fernando Pasamón, responsable global de Consultoría para el sector Retail de Deloitte, pero también ha acelerado la digitalización de las empresas y la sociedad por igual. La pandemia mundial ha impulsado algunas de las megatendencias que ya se iban perfilando en los últimos tiempos, como el despliegue del 5G, la automatización o los avances tecnológicos en el sector financiero o el sanitario. Y estas parecen ser la clave para retomar ahora la recuperación económica.

Fotografía de Gustavo Fring en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up