movi-image-byzness-emprender-exito-1
Envíanos sugerencias
Inversiones
4 min de tu tiempo

Emprender con éxito en tiempos de crisis es posible

05/10/2020

En los momentos de cambios aparecen retos que, si se saben aprovechar, pueden llegar a ser auténticas oportunidades que animan a crear y desarrollar nuevos proyectos

Se tiene la percepción de que montar una empresa emergente o startup es una ardua tarea, sobre todo en tiempos de crisis como la actual. Sin embargo, no tiene por qué ser así, de hecho, las dificultades pueden llegar a convertirse en oportunidades. WhatsApp, Instagram, ElTenedor, Pepephone, Wallapop, Tripadvisor o Cabify son ejemplos de empresas que nacieron o crecieron significativamente durante la crisis global de 2008. Por entonces, se trataba de una crisis financiera, mientras que ahora estamos viviendo una crisis sanitaria que ha derivado en una social y económica. Pero todas han provocado cambios en la sociedad que se han visto reforzados con la transformación tecnológica.

Puede interesarte: Las 'startups' que mejor se adaptan a la crisis actual

Si se tiene la intención de emprender, lo primero que se debe hacer es analizar la situación para saber en qué sectores hay mayores oportunidades. La crisis del coronavirus ha reformulado nuestra forma de relacionarnos, tanto a nivel personal como profesional, y, como consumidores, ha acelerado un cambio de hábitos a favor de las plataformas en streaming y las compras online.

Tal y como explica Carlos Sotelo, CEO y Fundador de Silence, en El Podcast de Banco Sabadell: “La valentía de emprender durante la crisis”.

 

Carlos Sotelo, que participó en varias ediciones del rally París Dakar en los años 90, ahora es un emprendedor de éxito gracias a las motos eléctricas Silence y define el contexto actual como “un buen momento para emprender en nuestro país, de hecho, se están desarrollando proyectos muy eficientes y que vienen para quedarse”.

¿A QUÉ SE ENFRENTA UNA 'STARTUP'?

Existir es lo más difícil. Cuando un proyecto nace ya indica que cuenta con el apoyo de personas que creen en él y que están dispuestas a poner todo de su parte para que progrese. Pero para que tenga éxito a medio y largo plazo es necesario implementar un modelo de escala en cada una de las etapas de crecimiento de la compañía. Es importante analizar constantemente a los competidores y evaluar sus aciertos y errores para aprender de ellos. Esto deriva en estar en permanente evolución, aunque eso signifique que la rentabilidad real no se produzca hasta un horizonte temporal a medio plazo. José Manuel Carol, director operativo de BStartup señala que “el principal desafío al que se ha enfrentado la mayoría de startups ha sido la gestión de la tesorería, que ha supuesto en la mayoría de casos tomar decisiones drásticas de contención de costes”. Para que este tipo de empresas despeguen hay que garantizar una caja suficiente para disponer de liquidez para sobrevivir, al menos, el primer año.

Puede interesarte: Oportunidades para las startups en la era de la recuperación

La crisis de la COVID-19 ha acelerado la digitalización de la sociedad, que se ha habituado a comprar a través del canal online. Esto ha supuesto una ventaja para aquellas empresas que basan su actividad en este entorno digital y para aquellas que han sabido adaptarse e implementar una transformación digital.

Las empresas también deben tener en cuenta que se encuentran cada vez ante un perfil de cliente más demandante y menos fiel. Por lo que será necesario aplicar tecnología que ayude a identificar los patrones y comportamientos de los usuarios y ofrecerles un servicio personalizado. Esto se consigue gracias a la gestión de datos o big data. Otro de los hándicaps a los que se puede enfrentar un emprendedor es el de la gestión de talento en un contexto marcado por la incertidumbre. Tal y como afirma José Manuel Carol: “La habilidad más relevante que debe tener el management de la startup es el liderazgo y el transmitir confianza a los trabajadores con lo que se tiene que asegurar que la comunicación fluya entre los equipos y que sea transparente”.

EMPRENDER Y MÉTODOS DE FINANCIACIÓN

La pandemia del coronavirus ha derivado en un contexto de incertidumbre que afecta al sector financiero. Es por ello, por lo que seguramente un gran número de empresas precisa de liquidez por distintos motivos como pueden ser ajustar la tesorería, realizar compras o pagos e, incluso, financiar la apertura a nuevos mercados. Si una startup necesita de esa financiación, necesita conocer las alternativas de las que dispone para poner su proyecto en marcha.

  • Organismos públicos. Hay instituciones públicas que ofrecen apoyo y asesoramiento a emprendedores. Existen diferentes organismos públicos a los que se puede recurrir según la localidad donde se encuentren asentados o la Cámara de Comercio. Estos dan asesoramiento acerca del plan de negocio. Y ante cualquier duda sobre financiación, guían al emprendedor facilitando las ayudas y subvenciones a las que se puede optar.
  • Banca pública o privada. Los emprendedores pueden acceder a las líneas ICO, unos préstamos del gobierno pero que se ejecutan por medio de los bancos y entidades de financiación autorizadas. Las entidades bancarias son las que responden por el dinero que presta el Estado. Además, muchas entidades cuentan con iniciativas especialmente diseñadas para emprendedores, como es el caso de BStartup de Banco Sabadell, que apoya a empresas innovadoras y tecnológicas en el desarrollo de sus proyectos con las máximas garantías de éxito.
  • Incubadoras y aceleradoras de Startups. Están diseñadas para acelerar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores a través de diferentes recursos como el alquiler de espacios físicos, capitalización, coaching networking. Se puede acudir a una incubadora, y si por el contrario, ya se ha puesto en marcha el negocio, se puede recurrir a la aceleradora.
  • Crowdfunding. Muchas startups se financian de este modo y consiguen recaudar miles de euros. Consiste en recolectar pequeñas aportaciones de particulares a cambio de productos o servicios.
  • Business Angels. Son inversores privados que proveen capital para la creación de empresas a cambio de participación adicional. Los Business Angels invierten sus fondos y participan aportando su experiencia. En un futuro, de los beneficios obtenidos una parte le corresponde al inversor. Para captar inversores es importante que el proyecto ya esté en marcha y que el inversor le vea rentabilidad a largo plazo.

Una vez finalizada la ronda de financiación para la startup se debe conseguir llegar a los inversores a través de los canales de comunicación disponibles.

La comunicación en el mundo corporativo se convierte en un elemento diferencial para informar con rigor y transparencia sobre la empresa. Esto hará que la información ofrecida sea una fuente fiable para los potenciales inversores. Existen tres ámbitos donde fijan prioritariamente su interés a la hora de analizar una empresa:

  • Los parámetros que evalúan el estado actual de la empresa en diferentes campos (liquidez, clientes, recursos humanos, pasivos…)
  • Los que cuantifican el impacto real que está teniendo la crisis.
  • Las predicciones sobre las necesidades a corto y medio plazo que van a precisar para cumplir con los objetivos marcados.

Las empresas que mejor paradas salen en situaciones de crisis son aquellas que saben adaptarse con rapidez y que cuentan con un CEO que tenga capacidad de liderazgo, anticipación y haya conseguido construir un equipo de confianza.

Puede interesarte: Gestionar la entrada de inversores en esta nueva realidad


SECTORES QUE SON UNA OPORTUNIDAD

Es difícil predecir qué sectores saldrán reforzados de esta crisis, pero se puede anticipar algunos que se están posicionando de forma favorable. Las startups que aporten valor a la sociedad tendrán más fácil el poder consolidarse.

En primer lugar, la medicina preventiva y la telemedicina están cambiando la visión que se tenía de la salud y sus posibles riesgos. Debido a la COVID-19, la población es más consciente de la importancia de desinfectar espacios de uso común o de la necesidad de usar los equipos de protección. Además, la saturación del Sistema Nacional de Salud (SNS) ha propiciado el crecimiento de startups en el sector del e-Health en España. Un ejemplo es el de mediQuo que ofrece un servicio online de consultas médicas las 24 horas del día. La crisis de la COVID-19 ha aumentado la demanda de esta plataforma en más de un 150%.

En segundo lugar, el auge del teletrabajo ha creado una nueva dimensión para los cursos online, que están integrando, con plataformas como Zoom o Slack, formaciones personalizadas, flexibles y adaptadas a cada usuario. A raíz del teletrabajo nació Nannyfy, que funcionaba como servicio de niñeras a domicilio y que durante el confinamiento se reinventó y empezó a dar clases por videollamada.

Además, el trabajo a distancia implica estar conectado permanentemente lo que pone de manifiesto la necesidad de contar con una buena ciberseguridad y capacidad de conexión. La impresión en 3D también ha adquirido mayor relevancia durante la crisis, ya que ha contribuido a fabricar elementos como respiradores.

La crisis también ha consolidado el pago a través de métodos electrónicos y la gestión de cuentas digitalmente. Por ejemplo en la hostelería ha cogido fuerza el delivery y ha surgido un nicho de mercado para este tipo de empresas a la hora de implementar la lectura de la carta del restaurante a través de códigos QR.

O también el aumento durante el estado de alarma de las clases digitales de todo tipo de actividades. Muchos han encontrado un filón y una vez levantado el estado de alarma siguen ofreciendo clases en streaming a través de sus redes sociales.

Siempre que sucede un cambio social, surge una oportunidad. Solo hay que saber encontrarla.

-Categorías y etiquetas-
up