movi-image-abc-claves-rentabilizar-dinero-ahorrado-1
Envíanos sugerencias
Ahorro
4 min de tu tiempo

Las claves para rentabilizar el dinero ahorrado

22/02/2021

La tasa de ahorro de los españoles ha alcanzado su máximo histórico, un escenario en el que los expertos animan a rentabilizar este dinero con inversiones bien planificadas. Si los ahorros no generan rendimientos estos perderán valor con el tiempo

Una de las consecuencias de la pandemia de la COVID-19 ha sido una crisis económica que ha minimizado el gasto provocando un espectacular incremento en la tasa de ahorro de las familias españolas. Desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) recoge estos números (1999), no se había registrado un porcentaje tan alto: un 31,1% de la renta disponible en el segundo trimestre de 2020.

El ahorro de los hogares alcanzó en mayo del pasado año los 882.100 millones de euros, lo que supuso un incremento del 1,13% con respecto al mes de abril y del 7,22% con respecto al mismo mes del año anterior, representando la mayor subida interanual desde junio de 2009, según los últimos datos publicados por el Banco de España.

Los confinamientos y las continuas restricciones, especialmente, en sectores como el de la restauración o el del turismo, han provocado serias consecuencias en la economía española. Los españoles han reducido el gasto en ocio y viajes.

Este ahorro forzoso en la economía doméstica ha sido resultado del descenso del consumo interno debido al confinamiento, especialmente durante los primeros meses de estado de alarma. Sin embargo, es importante entender que, con los tipos de interés que hay en la actualidad, no ‘mover’ el dinero ahorrado hace que, con el tiempo, éste pierda valor, por lo que es recomendable invertirlo.

Puede interesarte: De ahorrador a inversor, el cambio que te conviene. Conoce las razones y cómo hacerlo


El reto de optimizar el ahorro

La mayor parte de este ahorro se encuentra depositado en cuentas corrientes, según los datos del Banco de España. El desafío es rentabilizar el ahorro y superar la tradicional barrera de los españoles a la hora de mover el dinero para hacer que este ‘trabaje’ y conseguir así obtener rentabilidad. Cabe recordar que el dinero se devalúa con el tiempo y reduce la capacidad adquisitiva. Esto quiere decir que 100€ hoy no valen lo mismo que dentro de 10 años.

La tasa de inflación día a día resta poder adquisitivo y los ahorros cada día valen menos y se pierde dinero

Por lo tanto, uno de los factores a tener en cuenta a la hora de rentabilizar el dinero es la inflación: se trata del aumento generalizado y progresivo en los precios y los servicios. El índice de precios de consumo (IPC) es la variable más importante a la hora de observar el nivel de inflación.

La tasa de inflación día a día resta poder adquisitivo y los ahorros cada día valen menos y se pierde dinero. Ante este escenario es importante conocer qué alternativas diferentes existen de inversión y cuál es el vehículo que mejor se adapta al perfil de cada uno en base a sus objetivos de inversión y necesidades. Debemos familiarizarnos con productos y servicios que nos ofrezcan alternativas al mero hecho de perder dinero cada día que pasa.

Con todo, es necesario buscar productos financieros rentables y capaces de batir la inflación. De esta forma, los inversores podrán obtener un crecimiento a medio y largo plazo a través de diferentes productos financieros como la renta variable, la renta fija (letras, bonos y obligaciones) y los fondos de inversión; cada uno tiene un riesgo diferente.

Los 'enemigos' del ahorro

No se puede olvidar el actual contexto en el que se encuentra la economía española, con unos tipos de interés en mínimos históricos, como también sucede en el resto de Europa. En el escenario actual y, el de los últimos siete años, los ahorros en productos totalmente garantizados aportan rentabilidades mínimas, y a veces, incluso negativas. No dar ese cambio condenará al inversor a ver cómo sus recientes esfuerzos de acumulación de ahorros no generan rendimiento alguno o incluso generan pérdidas.

Por este motivo, si se quiere que el esfuerzo de acumulación del ahorro finalista, como puede ser el de la jubilación, genere rentabilidades futuras se debe asumir ese cambio, que variará en función del perfil, de los conocimientos y de los objetivos de cada ahorrador. 

Conservadores, moderados o agresivos. Así son los inversores

Cada persona entiende el riesgo de una forma y sobre todo la situación de cada uno influye mucho en las decisiones. 

Esa aversión al riesgo es la que determina la clasificación estándar del inversor: el conservador, que trata de preservar el capital y busca superar la inflación y, por tanto, admite baja exposición al riesgo; el moderado, que busca el equilibrio entre estabilidad y crecimiento patrimonial, por lo que la exposición al riesgo tolerada es intermedia; y el agresivo, que quiere maximizar la rentabilidad, por lo que su exposición al riesgo es elevada. 

Ante esto, lo más recomendable es que el inversor busque asesoramiento financiero personalizado con gestores expertos. Ninguna persona debería destinar sus ahorros a un producto que no entiende, por lo que, además del asesoramiento, es aconsejable cultivar la educación financiera personal. Desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recuerdan que “un riesgo inadecuado, ya sea porque no se haya determinado correctamente el perfil, o porque conociendo el perfil los productos no encajen en él, puede provocar más de un disgusto”.

El español invierte en vivienda, pero hay otras opciones que ganan interés

Los expertos prevén que los tipos de interés continuarán bajos. En este contexto, existen varias opciones a la hora de rentabilizar el ahorro generado durante estos meses. Por ejemplo, acudir a fondos de inversión, ya sean de renta variable, fija o mixtos. Son una opción interesante para los ahorradores.

Entre sus ventajas se encuentra que permite a los beneficiarios acceder a una cartera diversificada por tipos de activos, países y sectores, con buena fiscalidad, liquidez y gestión profesional para obtener beneficios fiscales y el acceso a múltiples mercados. 

Servicios como la gestión discrecional de carteras o el asesoramiento por cartera permite acceder a carteras de fondos seleccionados por los mejores especialistas para diversificar las inversiones. Otra de las opciones es invertir en activos inmobiliarios. Una opción que puede resultar atractiva y que, tradicionalmente, ha sido bastante popular en España.

El asesor analiza las cosas con cierta distancia, lo que le aporta perspectiva, y le ayuda a dar un planteamiento racional a las decisiones financieras

En ese sentido, es importante dejarse guiar por un asesor financiero, que sabrá adaptar la inversión al perfil de riesgo de la persona. El asesor analiza las cosas con cierta distancia, lo que le aporta perspectiva, y le ayuda a dar un planteamiento racional a las decisiones financieras. Además, cuenta con la formación y la experiencia específica para esta tarea. Aunque de nosotros depende optar por hábitos de ahorro e inversión más organizados y adaptados a nuestras necesidades, dentro de un horizonte temporal adecuado.

Otra de las alternativas es invertir en bolsa, aunque existen numerosas posibilidades. Los expertos recomiendan emplear una pequeña cantidad del dinero ahorrado a estas inversiones bursátiles y evitar a toda costa las operaciones más fluctuantes y volátiles, de ahí que para los inversores noveles sea más apropiado entrar en fondos indexados a través de un gestor automatizado. 

 
Fotografía de Annie Spratt en Unspash
-Categorías y etiquetas-
up