movi-image-gasto-ocio-turismo-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
3 min de tu tiempo

¿Cómo será el gasto en ocio y turismo tras la COVID-19?

11/06/2020

La actividad comercial de restaurantes todavía no alcanza los niveles del pasado año, pero está experimentando un crecimiento notable en las últimas semanas, según datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell

¿Habrá vacaciones de verano?, ¿podremos ir a la playa? A medida que avanzan las fases de desescalada por la COVID-19, son varias las preguntas que a todos se nos pasan por la cabeza. Sin duda, con la proximidad del verano, aquellas relacionadas con la vida social son las más populares.

Muchos viajes han quedado cancelados debido a la declaración del estado de alarma y es probable que todavía otros puedan suspenderse. Con todo ello, muchos ciudadanos ya están pensando en otras alternativas o, directamente, en olvidarse de los viajes al extranjero este año. 

Puede interesarte: ¿Cómo van a ser nuestras vacaciones este próximo verano?

En concreto, las tres actividades que más tardarán en llegar son: eventos, fiestas nocturnas y vuelos. Y, más específicamente, no se retomarán hasta que no haya una vacuna contra la COVID-19, según opina el 41% de los encuestados en el primer caso, y el 36%, en los otros dos. Son datos del estudio ‘Deconstruyendo al consumidor’ de la consultora EY en el que han participado 2.106 personas desde el 15 al 17 de abril.

La actividad de restaurantes, lejos de los niveles de 2019

La actividad comercial de restaurantes trata de alcanzar los niveles que se dieron el pasado año, aunque lo cierto es que todavía queda un gran margen de crecimiento. Con Pulso, la herramienta de Banco Sabadell, podemos obtener esos datos y hacernos una idea de esta tendencia.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid y en gran parte de Cataluña, en fase 2 desde el 8 de junio, la actividad comercial durante los últimos siete días representa un 58% y un 76%, respectivamente, con respecto al mismo periodo de 2019. También podemos poner de referencia las últimas cuatro semanas para comprobar cómo está siendo el crecimiento. En este caso, en Madrid ha sido del 45% y en Cataluña, del 30%.

Si tomamos de referencia Galicia y Cantabria, dos comunidades que van una fase por delante, es decir, en la fase 3, podemos observar que el porcentaje de actividad en la última semana y con respecto al año anterior es bastante superior que en los casos anteriores, del 96% en la comunidad gallega y del 108%, en la cántabra. 

Una vez que sabemos estos datos en tiempo real, la pregunta es cómo serán en un futuro. Según el estudio de EY, las perspectivas para el sector del ocio y la restauración no son muy positivas. En concreto, tres de cada cuatro españoles creen que reducirán su gasto incluso una vez superada la crisis sanitaria. Las salidas nocturnas tampoco se ven muy beneficiadas, ya que uno de cada dos las limitará o suprimirá.

La mitad de los españoles da por perdidas sus vacaciones

La crisis por el coronavirus ha posicionado al sector turístico en una situación complicada, con una caída del consumo de extranjeros en España del 90% en el último mes, según los datos de Pulso. “Se nota cómo evoluciona su estado de salud en función del volumen de ofertas de empleo que se van publicando”, asegura Xavi Martín, fundador y director general en Turijobs en el Podcast de Banco Sabadell sobre turismo. En este sentido, explica que veníamos de unos meses pasados, enero y febrero “espectaculares y con cifras muy positivas” y que ya a principios de marzo “se notó la desaceleración y el bloqueo de ofertas”. 

Por ello, otra de las grandes incógnitas es cómo será el turismo durante el verano de 2020, aunque parece que muchos españoles lo tienen claro, ya que la mitad de los encuestados por EY afirma que dan por perdidas sus vacaciones ya que creen que no se darán las condiciones adecuadas. Esta prudencia se refleja también a la hora de escoger destino por la otra mitad de los encuestados que sí que creen que vayan a disfrutar de unos días de descanso. En este sentido, casi el 80% de este grupo, es decir, casi cuatro de cada diez de los encuestados, pasará las vacaciones en España, ya sea porque era su plan inicial o porque ahora prefieren quedarse en territorio nacional en vez de ir al extranjero. Además, la idea de buscar lugares más aislados socialmente está latente en la población. De nuevo, los datos de publicación de empleos lo confirman, ya que están en aumento en casas rurales, tal y como explica Xavi Martín y, por tanto, el mundo rural tendrá una “gran oportunidad” a partir de ahora. 

Puede interesarte: Las recetas del sector turístico para salir de la crisis

De la desescalada también saldremos cuidando más el bolsillo, tal y como reflejan los datos del mismo estudio. En concreto, tres de cada diez aseguran que reducirá el gasto en viajes e, incluso, uno de cada diez asegura que no gastará nada. En este campo, los menores de 30 años son los que se muestran más optimistas a la hora de invertir en este sector y, por el contrario, los autónomos y parados los más convencidos de no gastar.

¿Qué ocurrirá en el ámbito laboral?

Los viajes por ocio no son los únicos que pueden verse afectados. Poco a poco se va recuperando la actividad laboral y, con ello, volverán los desplazamientos por trabajo como hasta antes de la COVID-19. Aunque según afirman la mitad de los encuestados, los viajes por motivos profesionales se reducirán en gran medida.  

Este dato se relaciona directamente con otro que da el estudio: casi siete de cada diez encuestados considera que el teletrabajo asumirá un papel más relevante que antes de la crisis sanitaria. Y esta tendencia también tendrá un impacto en la restauración, ya que el 70% de los que trabajen desde casa comerán también en el domicilio. 

-Temas relacionados-
up