movi-image-consecuencias-tipos-interes-cero-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
4 min de tu tiempo

Consecuencias de los tipos de interés cero para una cartera minorista

Fri May 14 13:41:46 CEST 2021

La pérdida de atractivo de los activos más conservadores obliga a los ahorradores a apostar por inversiones con un mayor riesgo en busca de rentabilidad. Ello invita a redefinir los activos de la cartera y la estrategia a seguir en el largo plazo

Decía John Maynard Keynes que “el mercado puede permanecer irracional más tiempo del que un inversor puede permanecer solvente”. Y algo así es lo que parece estar ocurriendo en la industria financiera desde hace algunos años. Las políticas monetarias expansivas que han desarrollado el Banco Central Europeo (BCE) y sus homólogos en Estados Unidos, Fed, o en el Reino Unido, Banco de Inglaterra, han llevado a que los tipos de interés se mantengan en valores cercanos a cero cuando no, directamente, en negativo. 

Desde la óptica de los inversores minoristas, esta realidad ha tenido su lado positivo y sus efectos nocivos. De la parte buena se han beneficiado, sobre todo, las personas endeudadas ya que las hipotecas nunca han ofrecido durante tanto tiempo tipos de interés tan bajos. Además, estos agentes endeudados han perdido gran parte de los incentivos por reducir su endeudamiento al recibir una ‘penalización’ baja en forma de interés, lo que, en apariencia, parece que extenderá en el tiempo el pago total de hipotecas, préstamos y créditos al consumo.

Pero desde el lado de los ahorradores más conservadores, las noticias no son tan buenas. Tal y como explica Antonio Saiz, director de Oferta de Ahorro e Inversión de Banco Sabadell en el Podcast de Banco Sabadell, “como ahorradores nos desincentiva la inversión en los productos más conservadores, como los depósitos, que no rentan nada por lo que no permiten recuperar siquiera el efecto de la inflación”. Además, la renta fija solo ofrece pequeños resquicios, por ejemplo, en algunos activos de corta duración, en high yield y, más recientemente, en los bonos ligados a la inflación. Por ello, los inversores están teniendo que aumentar, en general, la exposición a la renta variable, sobre todo, a través de fondos de inversión, u otros productos como acciones que ofrezcan dividendos o seguros de vida de rentas que les den acceso a complementos en forma de liquidez.

Nuevas oportunidades de inversión

Muchos especialistas señalan que el contexto de bajos tipos de interés se extenderá durante algún tiempo más, aunque es previsible que tanto el BCE como la Fed los modifiquen levemente al alza a lo largo de 2021 para intentar apaciguar un repunte de la inflación como consecuencia de la recuperación económica. Además, la mayoría de ellos coincide en que la digitalización de la sociedad, la implantación de nuevas tecnologías disruptivas y otros fenómenos como la sostenibilidad están contribuyendo a que, en general, la tensión en los precios de numerosas industrias descienda, lo que lleva a tasas de inflación menores y, finalmente, a que los bancos centrales tengan que ‘jugar menos’ con el equilibrio entre oferta y demanda a través de los tipos de interés.

Una de las consecuencias de la pandemia ha sido el impulso de la introducción de la tecnología en la mayoría de ámbitos de la economía, lo que incrementa las oportunidades de inversión en fondos temáticos que apuesten por elementos como el blockchain, la inteligencia artificial, el big data o la robotización. En paralelo, los cambios sociales, demográficos y de consumo están mejorando las expectativas de rentabilidad en segmentos como el envejecimiento de la población, la telemedicina y la salud digital, el medioambiente o las energías limpias y alternativas.

Los fondos temáticos permiten optar a rentabilizar el liderazgo de las industrias del mañana, reduciendo la exposición al ciclo económico 

El papel creciente de los expertos financieros

Según los datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco), en marzo de 2021 el volumen de activos de los fondos de inversión cosechó un crecimiento del 2,6%, situando su patrimonio total en España en 289.754 millones de euros. Cada nuevo mes en este año, esta cifra ha ido rompiendo su techo histórico, siendo, por este orden, los fondos de inversión de renta variable internacional y los de renta variable nacional los que más incrementaron su patrimonio.

Puede interesarte: Los fondos de inversión como opción para invertir el ahorro acumulado

La búsqueda de rentabilidad está empujando a los inversores a apostar por este tipo de vehículos porque les ofrece, en apariencia, unas mayores expectativas de ganancias que en el caso de los activos más conservadores mientras que, gracias a su diversificación geográfica y sectorial, se reduce la exposición al riesgo. Además, “existen muchas tipologías de fondos de inversión que, además de permitir una diversificación mayor, también aportan seguridad y transparencia, ya que, detrás de ellos, están profesionales muy experimentados que trabajan activamente para conseguir un buen retorno para los partícipes”, destaca Saiz.

Redefinir la cartera

En esta reorientación de las carteras están jugando un papel fundamental los asesores financieros, identificando constantemente potenciales nichos de inversión para sus clientes en base a sus objetivos vitales y a su capacidad de ahorro. 

El contexto de tipos de interés bajo lleva a que muchos inversores tengan que rebalancear sus carteras, reduciendo el peso de la renta fija y sobreponderando activos de mayor riesgo. Sin embargo, la recuperación abre un abanico de oportunidades en los sectores más expuestos al ciclo y que han resultado más penalizados durante la pandemia, como el de las aerolíneas, el de las cadenas hoteleras o el del segmento industrial. Del mismo modo, aquellos que en principio más se van a beneficiar de las inversiones del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, tienen buenas perspectivas de revalorización en los mercados para los próximos meses, como ocurre con las empresas tecnológicas, con aquellas relacionadas con el consumo y con las energéticas que están llevando a cabo proyectos en el campo de las renovables.

En paralelo, crece la importancia de contar con empresas que habitualmente ofrecen dividendos pensando en el largo plazo. Este aporte extra de liquidez puede ayudar al ahorrador a llevar a cabo inversiones periódicas que le permitan, por ejemplo, beneficiarse del interés compuesto para obtener una mayor rentabilidad, así como disponer de un mayor circulante en el caso de que surjan oportunidades interesantes de inversión, algo bastante frecuente en épocas de recuperación económica.

Fotografía de César Baciero en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up