movi-image-eventos-no-financieros-mercados-2021-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

Qué principales eventos no financieros impactarán en los mercados en 2021

16/02/2021

Además del impacto de ciertos hitos en las bolsas (como las decisiones de los bancos centrales o la evolución de la inflación), hay otros no relacionados con la industria financiera cuyas repercusiones en los mercados pueden llegar a ser muy importantes.

El viernes 29 de enero de 2021, el NASDAQ-100, la segunda bolsa de valores automatizada más grande de Estados Unidos (que comprende a las principales empresas cotizadas de alta tecnología) cerraba la sesión cediendo un 2%. Sin embargo, en los últimos 12 meses, el incremento que había cosechado superaba el 40% gracias, especialmente, a lo ocurrido durante el último trimestre de 2020, en el que las noticias sobre el éxito en los ensayos de distintas vacunas contra el coronavirus y los buenos datos sobre la facturación de las compañías de comercio online dispararon la confianza de los inversores de todo el mundo.

Baste este ejemplo para subrayar la importancia que tienen en las bolsas, dentro de un mundo globalizado como el actual, los eventos no estrictamente relacionados con la industria financiera. De cara a los próximos meses, aunque hay algunos muy destacados ya marcados en rojo en el calendario que, a buen seguro, impactarán en los mercados, habrá otros imprevistos o que, a día de hoy, cuentan con muy escasas probabilidades de hacerse realidad, pero que, de concretarse, pueden tener un importante efecto en las carteras de muchos inversores.

Procesos electorales

En 2021, a las elecciones en Cataluña se suman dos procesos electorales de más allá de nuestras fronteras protagonizados por dos de las mayores economías del mundo, la de Alemania y la de Japón, que afrontan comicios electorales, aunque cabe mencionar, también, un tercer país que, por su importancia geoestratégica mundial, es clave siempre lo que allí ocurre, como es el caso de Israel.

Dos de las principales economías del planeta, la de Alemania y la de Japón, vivirán elecciones en 2021, mientras que, por su importancia estratégica, cabe citar, también, a Israel

Por un lado, Alemania, motor económico de la Unión Europea (UE), celebrará unas elecciones parlamentarias cruciales en el mes de septiembre, marcadas por la retirada de una de las políticas más populares en lo que se lleva del siglo XXI, la canciller Angela Merkel, tras 16 años al frente de la nación teutona. Entre sus posibles sucesores están, dentro de su propio partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), la actual ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, mientras que, por el lado de la oposición, se postulan el conservador de Alternativa para Alemania (AfD), Jörg Meuthen y el socio de gobierno de Merkel del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), el vicecanciller, Olaf Scholz. Lo que ocurra en las elecciones alemanas será vital para la Europa pos-COVID-19, con la necesidad de que sea un éxito para la recepción del Fondo de Recuperación Europeo (Next Generation EU), con la incógnita de qué impacto real tendrá la salida efectiva del Reino Unido, y con frentes abiertos muy delicados en temas como el populismo, la emigración o el desapego de muchos segmentos sociales hacia el sueño europeo.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo 

Por otro lado, Japón celebrará sus elecciones en el mes de octubre. La formación del actual primer ministro, el Partido Liberal Demócratico (PLD), apostará para sucederle por el actual jefe de Gobierno, Yoshihide Suga, mientras que los opositores del Partido Democrático Constitucional tendrán como candidato al antiguo ministro de Economía, Comercio e Industria, Yukio Edano. En el caso de Israel, tradicional gran aliado de Estados Unidos en Oriente Medio, serán las cuartas elecciones en poco más de dos años, de nuevo con Benjamin Netanyahu como candidato del Likud, mientras que por la lista Azul y Blanca repite, también, Benny Gantz.

El día después de las elecciones en Estados Unidos, el NASDAQ-100 ganó un 4,5%; la victoria de Biden puede ser el inicio de un apaciguamiento en la política exterior de Washington

Cabe recordar que en las recientes elecciones presidenciales norteamericanas, a pesar de lo ajustado del resultado en un inicio, el NASDAQ-100 abrió el día de después, el 4 de noviembre, con unas ganancias del 4,5%. En este sentido, de acuerdo al informe de Deloitte ‘Tax policy implications of the Joe Biden presidency’, la victoria del demócrata Joe Biden fue recibida por la mayoría de los analistas financieros como un espaldarazo hacia una política exterior de Estados Unidos con menos tensiones, más alineada con Europa y con una mayor distensión hacia China; y con un fuerte impulso a las compañías relacionadas con el consumo, las infraestructuras, las energías renovables, la biotecnología y la salud.

Puede interesarte: Consecuencias del resultado electoral de EE.UU. para una cartera de inversión


La importancia de la ciencia

La lucha contra la pandemia ha incrementado la popularidad de la ciencia entre la sociedad. Ya se ha visto, por ejemplo, cómo los laboratorios que han probado con éxito las primeras vacunas contra la COVID-19 experimentaron subidas vertiginosas en su cotización en bolsa, al igual que ha sucedido con otras empresas que han obtenido resultados esperanzadores en relación a los retrovirales. Sin embargo, existen otros campos de la ciencia que es posible que hagan del 2021 un año histórico.

Sobre sostenibilidad, el hito clave llegará en noviembre, con la Cumbre del Clima que se celebrará en Glasgow (Escocia). Será la primera gran reunión tras el Acuerdo de París de 2015, pero el mundo parece haber cambiado mucho desde entonces. Joe Biden ya ha asegurado que una de las prioridades de su mandato va a ser volver a posicionar a su país como líder en el recorte de emisiones de gases de efecto invernadero, después de que su predecesor, Donald Trump, decidiera retirar al país del Acuerdo de París. Existen, también, muchas expectativas hacia el rol que desempeñe China, una vez que, desde Pekín, se ha afirmado que uno de los objetivos es conseguir en el futuro la neutralidad del país en cuanto a emisiones de carbono.

Además, el espacio parece que será otro de los grandes protagonistas. Hasta tres misiones no tripuladas tienen previsto llegar a Marte en los próximos meses. Emiratos Árabes desea poner una nave orbitando alrededor del planeta rojo, mientras que China ha depositado sus esperanzas en la misión Tianwen-1, que quiere buscar agua y posibles señales de vida. La norteamericana National Aeronautics and Space Administration (NASA) se ha propuesto, entre tanto, probar en la superficie de Marte un mini helicóptero. Además, Boeing junto a la propia NASA, pondrán en órbita una cápsula para llevar y traer de regreso astronautas a la Estación Espacial Internacional. Finalmente, a finales de octubre, tendrá lugar el lanzamiento del telescopio espacial James Webb, considerado el más grande y poderoso que jamás se ha construido.

Para calibrar la importancia que pueden tener cualquiera de estos hechos en los mercados, basta citar que, por ejemplo, en octubre de 1957, cuando la entonces Unión Soviética lanzó con éxito al espacio el Sputnik 1, el primer satélite artificial de la historia, Wall Street bajó en pocos minutos más de un 5%.

La cita deportiva con mayúsculas

En el mundo deportivo, el evento más esperado es, sin lugar a dudas, el de los XXXII Juegos Olímpicos que, salvo nuevo aplazamiento (algo que entra dentro de las posibilidades por la situación de la COVID-19 a nivel mundial), tendrán lugar, por segunda vez en su historia, en Tokio (Japón), del 23 de julio al 8 de agosto, después de que tuvieran que posponerse en 2020 por culpa del coronavirus. La celebración de unas Olimpiadas tiene una importancia decisiva en el mercado financiero del país que las organiza. Tanto es así que, de acuerdo a un estudio elaborado por Seasonax, ‘Will the Nikkei win the next Olympic Games?’, analizando el comportamiento de las bolsas de aquellas naciones que albergaron los 15 últimos mundiales de fútbol y las últimas 15 Olimpiadas, el principal índice bursátil nipón, el Nikkei 225, podría subir hasta un 15% en los 12 meses posteriores al evento.

Poniéndose en lo peor

En S&P Global Market Intelligence han elucubrado en ‘Beware the Grey Swans of 2021’, algunos hechos que, de producirse en los próximos meses, tendrán una repercusión notable a nivel mundial y, también, en los mercados financieros, como, por ejemplo, la aparición de vacunas contra la COVID-19 en el mercado negro que provocaran efectos secundarios nocivos entre las personas, que otros Estados decidan emular los pasos del Reino Unido y decidan abandonar la UE o que China prohíba a las empresas norteamericanas operar en suelo asiático.

Fotografía de Nathan Dumlao en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up