movi-maximos-historicos-wall-street-1
Envíanos sugerencias
Inversiones Personales
3 min de tu tiempo

Máximos históricos en Wall Street: ¿está realmente cara la bolsa estadounidense?

30/11/2020

Los mercados estadounidenses alcanzaron sus máximos históricos después de las caídas de febrero y marzo

Durante los meses de agosto y septiembre de 2020 Wall Street alcanzó nuevos máximos históricos tras los desplomes sufridos a lo largo de febrero y marzo a causa de la pandemia de la COVID-19. El índice Standard & Poor's 500 (S&P 500), el principal en Estados Unidos (EE.UU.), alcanzó los 3.580 puntos el 2 de septiembre. Ese mismo día, el NASDAQ-100, el índice que agrupa a las principales empresas tecnológicas del país, llegaba hasta los 12.420 puntos y el Dow Jones Industrial Average escaló hasta los 29.100 puntos, muy cerca de su máximo histórico, registrado en febrero de 2020, antes del estallido de la crisis sanitaria. 

Así, se produjo una rápida recuperación en los mercados bursátiles americanos tras la incertidumbre en torno a una nueva crisis económica. Un escenario que ya contemplaban los principales analistas, aunque muchos no previeron la rapidez con la que finalmente se ha producido.

¿Está cara la bolsa americana?

A pesar de que los principales índices americanos se sitúan ya lejos de sus máximos niveles, hay quien piensa que la bolsa americana está mostrando síntomas de agotamiento y que sus precios están inflados como consecuencia de la política monetaria del Sistema de la Reserva Federal de EE.UU. Sin embargo, otros analistas indican que un índice en máximos históricos no es sinónimo de caro o barato.

Puede interesarte: ¿Qué hago con mis inversiones cuando la Bolsa cae?

Para Ricardo González, autor del libro El código de Wall Street (2017) y operador técnico y cuantitativo de inversiones, en los mercados no existe el concepto de caro o barato; en realidad, existen activos que hacen perder dinero y otros que hacen ganarlo. “El hecho de que un activo esté en máximos históricos significa que, además de estar en tendencia alcista, todos sus inversores están ganando dinero. Es decir, es ahí donde hay que estar. Muchos cometen el error de comprar valores en tendencia bajista pensando que la bolsa está barata, pero lo cierto es que el dinero en los mercados se hace comprando caro para vender más caro”, explica.

Además, para González, la clave actual del ciclo alcista no está tanto en la cotización de la renta variable, sino en los rendimientos que proporcionen otro tipo de activos, especialmente los de renta fija. “La bolsa americana lleva estableciendo máximos históricos desde mayo de 2013. Desde entonces se ha escuchado en diferentes ocasiones que la renta variable americana está cara e incluso que es una burbuja. Pero lo cierto es que, mientras las rentabilidades de la renta fija sean tan poco atractivas, los inversores se seguirán viendo forzados a acudir a la renta variable”, añade.

Esta opinión es compartida por Javier Alfayate, experto en asesoramiento bancario y financiero, quien opina que caro y barato son dos términos relativos, y lo que realmente importa es determinar si la liquidez del sistema es suficiente. ”Los bancos centrales están apoyando con sus políticas a la economía y la bolsa. Así pues, aunque puede resultar que la bolsa esté cara en términos de valoración histórica, en realidad puede permanecer mucho más tiempo así, siempre que haya dinero y expectativas de beneficios para sostener precios cada vez más altos”, apunta Alfayate. 

Qué analizar y qué evitar en la bolsa estadounidense

Buena parte de la subida de los últimos meses en los mercados se explica por el empuje de las tecnológicas. De hecho, la concentración de este sector en el índice S&P 500 supera ya el 18%, una circunstancia que no se veía desde hace más 30 años. Para González, el sector tecnológico está en tendencia alcista y, mientras así se mantengan, serán atractivos para las inversiones. 

Sin embargo, existen otros que, por sus características, conviene evitar, al menos para los expertos. González señala al de la banca y al de las petroleras de EE.UU., ambos sectores en tendencias bajistas. 

González puntualiza: “La cotización de las petroleras está estrechamente ligada a los precios del combustible. Esto se debe a que un incremento en los precios del petróleo aumenta los márgenes de beneficio de las empresas petroleras, mientras que unos precios del petróleo descendentes estrechan sus márgenes. Los precios actuales del petróleo dejan un margen ridículo e incluso negativo para las petroleras, lo que probablemente genere la quiebra de más empresas del sector”.

Alfayate, por su parte, recomienda también evitar aquellos valores que hayan subido tanto que se hayan alejado mucho de su media o tengan una desviación con respecto a un valor medio demasiado alto. “En bolsa hay que comprar fortaleza siempre, pero no todo vale. Sobre sectores, sí que se ven oportunidades en los de tecnología europea, de materiales básicos o químicos en general, y en los mercados asiáticos y emergentes en particular”, finaliza Alfayate.

Los máximos históricos en Wall Street no son sinónimos de que la bolsa americana esté cara. De hecho, es la situación más habitual. Sin ir más lejos, en 2019, el S&P 500 batió hasta 25 veces su propio récord, perforando sus anteriores marcas. Desde 1950, después de cada máximo histórico, en un 82% de las ocasiones el mercado acumuló alzas el año siguiente. Una circunstancia que responde al buen comportamiento de las empresas norteamericanas, especialmente aquellas que tienen una mayor base tecnológica y que consiguen batir sus máximos históricos año tras año.

 

Fotografái de Brandon Mowinkel en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up