Envíanos sugerencias
Futuro
4 min de tu tiempo

¿A qué edad debería abrir un plan de pensiones?

Muchas personas piensan en este producto de ahorro como una decisión a tomar en la madurez o al final de su vida laboral. Sin embargo según aconsejan los expertos, la clave está en contratarlo cuanto antes para que sea rentable de verdad

El 98% de los españoles se muestra “muy preocupado” por la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Sin embargo, la mayoría no hace nada para remediarlo. Esta es la principal conclusión de un nuevo estudio realizado por Inverco y Front Query, que revela que, aunque tres de cada cuatro españoles sí ahorran con el objetivo de complementar su jubilación, un tercio lo hace de forma esporádica y sólo dos de cada diez lo hace periódicamente.

De esta forma, aunque un alto porcentaje de españoles sabe que su poder adquisitivo se reducirá notablemente cuando empiece a percibir la pensión pública -la media de las pensiones en España se sitúa en 1.140,71 euros, descubre cómo será tu pensión con esta calculadora-, y que el propio Banco de España ha advertido en varias ocasiones de la difícil sostenibilidad de la Seguridad Social por el envejecimiento de la población, la planificación de las pensiones es una de las asignaturas pendientes de un gran número de personas, un error que urge solventar.

La buena noticia es que aún estamos a tiempo de cambiar las cosas. ¿Cómo? Muy sencillo: “Empezando a ahorrar cuanto antes y de manera constante, interiorizando que el ahorro para este fin ha de ser periódico”, explica Alberto Vizcaya, miembro del equipo de Pensiones de Inverco.

En otras palabras, teniendo en cuenta la paulatina reducción de las pensiones públicas, si quieres disfrutar de cierta calidad de vida en un futuro, los expertos consultados coinciden en lo mismo: cuanto antes te abras un plan de pensiones, mejor. ¿Por qué? Porque para el inversor particular el mayor aliado es el tiempo. Por eso es importante no desperdiciarlo y sacar a relucir tu capacidad previsora y ahorradora.

Así es un plan de pensiones

Al final, un plan de pensiones funciona como un fondo de inversión. Por eso, cuanto antes empecemos, más dinero habremos aportado y más tiempo habremos podido aprovecharnos del interés compuesto. Al igual que existe una gran diferencia entre invertir hoy o hacerlo en diez años, lo mismo sucede con el plan de pensiones. Cuanto antes se contrate, antes se podrá empezar a recibir los beneficios del ahorro a largo plazo.

Para entenderlo mejor, vamos a suponer que, hasta que puedas jubilarte, es decir, hasta los 65 años en la actualidad, vas a destinar 100 euros al mes para un plan de pensiones que, pongamos, por ejemplo, ofrece una rentabilidad del 3%. A pesar de que, si empiezas muy joven, los expertos recomiendan planes más agresivos con rentabilidades más altas, vamos a fijar ese interés en todos los casos para ver la enorme diferencia que, aún así, existiría dependiendo de la edad de inicio.

  • Si empiezas con 20 años dispondrás de un capital de 115.000 euros.
  • Si empiezas con 30 años dispondrás de un capital de 75.000 euros.
  • Si empiezas con 40 años dispondrás de un capital de 45.000 euros.
  • Si empiezas con 50 años dispondrás de un capital de 23.000 euros.
  • Si empiezas con 55 años dispondrás de un capital de 14.000 euros.
  • Si empiezas con 60 años dispondrás de un capital de 6.500 euros.

Con los números sobre la mesa, la conclusión es aún más clara. Al igual que en otros productos a largo plazo, en los planes de pensiones es mejor empezar pronto ya que así se puede ir constituyendo un mayor patrimonio sin haber tenido que realizar un excesivo esfuerzo económico.

No hay que olvidar tampoco que cada vez vivimos más y mejor y que vamos a necesitar más dinero durante más tiempo una vez que ya no estemos en activo. De hecho, según el informe del Instituto santalucía, “El reto de la longevidad en el siglo XXI”, la esperanza de vida crece en España a un ritmo de 10 horas cada día. Actualmente, los españoles viven un promedio de 82,8 años, un paradigma que nos sitúa en segundo lugar a nivel mundial (y con una previsión a futuro de alcanzar el primer puesto), y donde la industria del ahorro va a jugar un papel fundamental.

¿Qué plan de pensiones elegir?

Si ya te has convencido de las enormes ventajas de empezar a ahorrar ya para un plan de pensiones, ahora viene la segunda parte, aunque no por ello no menos importante. ¿Qué plan de pensiones elijo?

Para contratar el óptimo tendrás que tener en cuenta las siguientes variables:

Perfil del contratante: conservador, moderado, agresivo

Uno de los principios básicos que recomiendan los expertos es apostar por renta variable si te queda mucho tiempo para jubilarte y por renta fija, mucho más conservadora, si te quedan pocos años. Las etapas financieras de la vida son algo a tener muy en cuenta en este producto, pero al no existir penalización en los traspasos de planes de pensiones, una opción bastante recomendada es comenzar en renta variable y buscar planes más conservadores cuando te queden, por ejemplo, cinco años para jubilarte.

Comisiones

Aunque para fomentar la contratación de estos planes el Gobierno ha establecido como comisión máxima de gestión el 1,75% y en el de depositaría el 0,25% has de fijarte bien en lo que va a cobrarte tu gestora, pues a largo plazo no es lo mismo que te cobre un 1,25 o un 1,75%.

Fiscalidad

Una de las grandes ventajas de este producto financiero son sus importantes ventajas fiscales en la Declaración de la Renta mientras estás aportando ahorro al plan. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es igual de importante saber cuándo solicitar el reembolso del plan. Si no lo hacemos de forma planificada, corremos el riesgo de que la mitad se lo quede Hacienda. Existen tres modelos para solicitar el rescate de tu plan de pensiones: en forma de capital (con un único pago), de renta (pagos periódicos) y mixta (combinando los dos anteriores). La primera opción es la que más puede perjudicarnos puesto que tributa como renta de trabajo.

Necesidades de liquidez

Los planes de pensiones se caracterizan por su escasa liquidez, un detalle a tener muy en cuenta si crees que vas a necesitar dinero antes incluso de jubilarte. Una vez contratado, el plan sólo se podrá rescatar por adelantado en caso de enfermedad grave, desempleo de larga duración o fallecimiento del titular. En el 2018, el Gobierno también introdujo una importante novedad: a partir de 2025 se podrán recuperar las aportaciones y rendimientos generados por planes que tengan, al menos, 10 años de antigüedad.

Pensión estimada

Saber cuál es la pensión pública que recibiremos en el momento de nuestro retiro es fundamental para planificar nuestro ahorro. La Seguridad Social está obligada a informar por carta a los trabajadores anualmente de su pensión estimada, aunque a día de hoy esa ‘carta naranja’ aún no ha visto la luz. Es cierto que existe un simulador con el que se puede hacer un cálculo aproximado. No obstante, diversos estamentos han denunciado que no ofrece una estimación real al no tener en cuenta ni la evolución de la inflación ni los topes máximos.

Situación de los mercados

Al igual que otros productos financieros, a los planes de pensiones les afecta (y mucho) el estado de los mercados financieros. En un escenario de caídas como el actual, por ejemplo, los especialistas apuestan por la renta fija mixta, puesto que aportaría la seguridad de la renta fija y un pequeño porcentaje en renta variable. Sería la combinación ideal para encontrar el equilibrio entre seguridad y rentabilidad y que nos permitirá sumar, por ejemplo, entre un 3% y un 4% anual.

Si a pesar de tener clara esta información, no sabes realmente cuál es el que más te conviene, te recomendamos acudir a un asesor financiero que arroje luz sobre esta herramienta cada vez más necesaria si no quieres perder poder adquisitivo después de tantos años cotizados.

En este sentido, y aunque pueda parecer reiterativo, conviene recordar que en las pensiones sucede como en otros vehículos de ahorro: mañana ya es tarde. Aunque la precariedad y los contratos basura pueden parecer un impedimento, no es así. Si contratamos un plan de pensiones a los 20 ó 30 años, nada nos impedirá disfrutar de esos maravillosos años de juventud que, a la vez, nos pueden permitir una interesante hucha para la jubilación.

Ya lo dicen los expertos: ahorrar mes a mes en plazos largos hace milagros.

 

 

 

 
-Temas relacionados-