movi-image-mexico-oportunidades-inversion-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

México: oportunidades de inversión para las empresas españolas

19/04/2021

A pesar de la dureza con la que la COVID-19 ha golpeado a la población mexicana, las perspectivas de crecimiento del país están por encima del 5% para finales de 2021

La llegada de la COVID-19 a México provocó una caída del 8,5% del producto interior bruto (PIB) en 2020, el mayor descenso registrado desde la Gran Depresión, también conocida como la Crisis de 1929. Una bajada que ha afectado, principalmente, al sector industrial y al sector servicios pero que, gracias al apoyo de su país vecino y gran benefactor, Estados Unidos (EE.UU.), no ha impactado significativamente a la deuda pública del país. Esta aumentó en un 9% el pasado año, mientras que la media de Latinoamérica fue del 10,8%, “lo que es un buen dato para las finanzas del país”, destacó Ignacio Zubiría, Subdirector General de Banca de Empresas de Banco Sabadell México, en el webinar ‘México: oportunidades de inversión para las empresas españolas’, organizado por HUB Empresa y Soluciones Internacionales de Banco Sabadell.

Gracias al estímulo fiscal que ha supuesto la ayuda de EE.UU. a la recuperación de la economía mexicana, las previsiones de crecimiento han aumentado: Moody’s o JPMorgan estiman un crecimiento de la economía del país por encima del 5%, aunque se espera que no se recuperen los niveles del PIB previos a la pandemia hasta finales 2022. Además, hay un mayor optimismo respecto al rating  de México ya que, a día de hoy, un 38% espera que no pierda el grado de inversión durante el mandato de Andrés Manuel López Obrador, en comparación con el 26% que afirmaba lo mismo en octubre de 2020, comenta Zubiría.

Oportunidades de inversión en el sector agroalimentario mexicano

Una de las grandes oportunidades de inversión del país latinoamericano es el sector agroalimentario, que encadena nueve años de crecimiento consecutivo por encima del nivel de la economía nacional, “y este año, no será una excepción”, según señala en el webinar Carlos Hurtado, director de Agronegocios de Banco Sabadell México.  A pesar de la crisis sanitaria y económica, este sector solo cayó un 0,4% el año pasado, siendo el menos golpeado por los efectos de la pandemia y, de cara a 2021, se espera un crecimiento del 3,4% en el volumen de producción con respecto al año anterior. 

A pesar de la crisis sanitaria y económica, el sector agro solo cayó un 0,4% el año pasado, siendo el sector menos golpeado

En cuanto al valor de esta producción, se estima que alcanzará los 36.400 millones de dólares, lo que supone un 11,4% más que lo generado en 2020. “Esto quiere decir que hay algunas condiciones de la recuperación económica que van a fomentar las agro exportaciones (México es el octavo exportador mundial en este sector), para seguir con esta balanza agroalimentaria positiva”, comenta Hurtado.

Puede interesarte: Así se dibuja el nuevo escenario del comercio internacional en la etapa post Covid-19

Dentro del sector agro, los invernaderos de media y alta tecnología representan una “gran oportunidad de inversión para producir lo que el mercado demanda”, según comenta Hurtado, ya que del total de la superficie con la que cuenta México para cultivos, solo el 20% dispone de sistemas de riego y la agricultura protegida en invernaderos apenas es del 0,1%. Además, su cercanía con EE.UU. y su creciente dependencia en algunos productos, ya que “consumen prácticamente todo lo que México produce en el sector hortofrutícola: somos su principal productor de pimientos, pepino y todos los frutos que ellos denominan berries” hace que la demanda esté asegurada.

Fortalezas y debilidades 

Para muchos analistas, entre los que se incluye María José Chaguaceda, Analista de Riesgo País de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE), las políticas fiscales que está llevando a cabo el presidente López Obrador para luchar contra la pandemia en materia fiscal han sido “insuficientes” y pueden aumentar las desigualdades sociales en el corto plazo.

Esto ha hecho que México se sitúe “muy por debajo” del resto de países de la región y del mundo, comenta Chaguaceda. Por eso, los problemas de liquidez pueden convertirse en problemas de solvencia con el cierre de varias empresas, ya que muchos empresarios han pedido mayores apoyos al Gobierno.

Puede interesarte: América Latina busca retomar la senda del crecimiento como polo de atracción para las empresas

En este sentido, el 85% de las empresas mexicanas identifican el aspecto financiero como uno de los mayores retos. Frente a las afectaciones en el flujo de efectivo y de liquidez causado por la crisis, pueden surgir gastos no presupuestados, lo cual podría dificultar la gestión de los mismos. Además, la solicitud y la reestructuración de financiación, el impacto del tipo de cambio y las pérdidas en el cambio de la divisa también pueden causar un importante efecto en los números de las empresas, al igual que el incremento de precios de las materias primas, según se desprende del informe ‘Principales retos de las empresas en México frente al COVID-19’, elaborado por Deloitte.

Sin embargo, México cuenta con valores seguros que garantizan un porvenir positivo, como es su proximidad geográfica con EE.UU., país que ha ayudado en gran medida a paliar las consecuencias de la COVID-19 en México y con el que se han reducido las incertidumbres en cuanto a la relación entre ambos países a raíz de la victoria de Joe Biden. Además, es miembro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), así como de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y cuenta con una destacada apertura exterior. 

Fotografía de Hugo Entrepreneur en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up