movi-image-resisten-sector-agroalimentario-1
Envíanos sugerencias
Internacionalización y Competencia
4 min de tu tiempo

Cómo resisten las empresas del sector agroalimentario

28/05/2020

Es un segmento de actividad clave con un gran potencial de crecimiento a través de la digitalización, lo que permitirá a sus empresas ser aún más competitivas y responder con éxito a las nuevas demandas de los consumidores.

El sector agroalimentario es uno de los más importantes de la economía española pero, aparentemente, también uno de los menos digitalizados. Su punto de partida es, sin embargo, inmejorable para sumarse al carro de la Revolución 4.0, ya que supone más del 9% del PIB nacional y es responsable de cerca del 12% del empleo, estando en el pódium de la Unión Europea en cuanto a exportaciones, como lo ratifica el informe anual que elabora la Comisión Europea sobre este mercado. Sin embargo, este documento ya adelanta que en países como España hay que llevar a cabo una modernización, ya que en cuanto a innovación ni siquiera se llega a la mitad del ranking del continente.

Con estos mimbres, parece claro que cualquier empresa que desee implantar con éxito o favorecer un proceso de crecimiento debe apostar por la tecnología como pilar fundamental. Hacerlo tiene algunas virtudes evidentes:

  • Aumento del rendimiento medio de las cosechas, que, algunos estudios sitúan en un promedio del 67% anual con respecto a la producción actual.
  • Mejorar la personalización y presentación de productos según la tipología de cada consumidor.
  • Ahorro de costes asociados a la producción así como una mayor eficiencia.
  • Favorecer una trazabilidad de los productos de calidad, desde que salen del campo hasta que llegan al consumidor final.
  • Análisis predictivo de plagas y otras incidencias en las cosechas.
  • Permitir una mejor evaluación de la calidad de los productos para evitar potenciales riesgos alimenticios.

Pero para llevar a cabo esta transformación digital, una empresa tiene que realizar con anterioridad un análisis interno que permita establecer un diagnóstico útil:

  • Primero, estudiando su estructura a nivel de personal, definiendo nuevas competencias y escogiendo al equipo que se involucrará en el nuevo modelo digital, de cara a formarle en las materias que sean adecuadas, asumiendo responsabilidades y creando un marco de objetivos ambiciosos pero realizables.
  • Impulsar un análisis de los principales stakeholders que acompañarán a la empresa en este proceso, desde entidades especializadas en formación a otras en infraestructura digital. También, por supuesto, a compañías de consultoría que rastreen ejemplos de casos de éxito que se han realizado en el sector y de los que se puedan extraer conclusiones eficaces.
  • Establecer un sistema de métricas para analizar todos los datos que genera la empresa, tanto a nivel de procesos de fabricación como del esquema organizativo, intentando lograr recomendaciones de mejora (que pueden salir vía cuestionarios cualitativos tanto con el personal como con sujetos relacionados directa o indirectamente con la entidad).

Puede interesarte: Las ventajas de digitalizar tu empresa


Qué debe tener en cuenta una empresa para alcanzar el éxito

El modelo de gestión empresarial en el sector agroalimentario está desde hace años en entredicho, dado que alrededor del 99% de las empresas que actualmente operan son pymes familiares, lo que limita la capacidad de exportación y el fortalecimiento de la marca país. Por ello, es importante que se haga una apuesta decidida por adaptarse a la nueva realidad del mercado y producir de un modo cada vez más eficiente y rentable. Entre los principales ámbitos a tener en cuenta cabe destacar:

  • Una tendencia de los consumidores por los alimentos cada vez más saludables y personalizados a través de packagings.
  • Crecimiento exponencial del comercio online con nuevas pautas de consumo (horarios diferentes, pedidos mayores, necesidad de ofrecer valor añadido, establecer una relación bidireccional entre consumidor y empresa,…).
  • Los usuarios prefieren comunicarse directamente con el productor (corriente social ‘del campo a la despensa’), lo que sitúa en una posición difícil a los intermediarios.
  • Apuesta por una distribución cada vez más rápida, flexible y eficiente.
  • Aparición cada vez mayor de regulación más técnica y ambiciosa sobre el sector.
  • Sentimiento global de preferencia por la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.

En este contexto, las empresas tienen que acometer una serie de transformaciones para ser competitivas en el nuevo marco global, en áreas como:

  • Inversión en I+D, que permita una producción más eficiente y rentable y, por lo tanto, adquirir una ventaja competitiva frente a sus competidores.
  • Generar nuevas fuentes de ingresos, acometiendo transformaciones en sus productos para generar a su vez bienes nuevos que poner en el mercado.
  • Proporcionar nuevas experiencias a los consumidores y, con ello, generar una mayor fidelidad y lealtad hacia las marcas.
  • Automatizar procesos y apostar por la digitalización.
  • Establecer alianzas con empresas de logística y transporte para poder distribuir sus productos directamente al consumidor.
  • Mejorar la comunicación con proveedores y otras empresas para fomentar sinergias y nuevas posibilidades de negocio.
  • Internacionalizarse en la medida que resulte posible.

Una oportunidad de negocio: la agricultura de precisión

La agricultura de precisión es una de las principales tendencias del sector e implica el uso de grandes volúmenes de datos de ámbitos muy diferentes, como la evolución meteorológica, el estado de la tierra de cultivo, factores ambientales, genética y fenotipo de las variedades a cultivar o la geolocalización de las superficies. De este modo, y gracias al uso progresivo de las innovaciones tecnológicas, como big data o machine learning, cada vez resulta más fiable su utilización para que los agricultores puedan tomar decisiones tras la evaluación en conjunto de las distintas variables.

Sin embargo, tal y como señalan en el informe ‘La transformación digital del sector agrario español’, elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), existen algunos obstáculos para que la agricultura de precisión tome mayor impulso:

  • La atomización del campo en nuestro país hace que resulte muy difícil a empresas de pequeña envergadura realizar las inversiones iniciales tecnológicas necesarias.
  • La propia orografía de la península complica la conectividad de algunas zonas rurales y, también, la obtención de datos fiables.
  • Todavía existe una falta de regulación evidente sobre este ámbito y la que existe de manera indirecta, como en relación a la protección de datos, traba su desarrollo.
  • Es necesario llevar a cabo una ambiciosa estrategia formativa para muchos profesionales agrícolas en el uso y utilidad de las nuevas tecnologías.

A pesar de estos hándicaps, a nivel estatal se está ejecutando un plan de ayuda a las empresas que quieran modernizarse a través de la Estrategia de Digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural, cuyo principal objetivo es impulsar el desarrollo rural por medio de nuevos modelos de negocio. A escala europea, el Proyecto DIVA (Boosting Innovative Digitech Value Chains for Agrifood, Forestry and Environment) pretende apoyar la digitalización en el sector agroalimentario abriendo distintas convocatorias para la presentación de proyectos empresariales

-Temas relacionados-
up