movi-image-restauracion-recuperacion-turismo-finales-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

La restauración confía su recuperación al turismo a finales de 2021

04/06/2021

El fin del estado de alarma y de algunas restricciones, junto al avance de la campaña de vacunación, pueden impulsar el turismo tanto nacional como internacional en España

La restauración está siendo sin duda uno de los sectores más castigados por la situación derivada de la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, la relajación de las restricciones y los avances en el proceso de vacunación permiten a esta industria tan importante de la economía española ver poco a poco la luz al final del túnel. El sector ha empezado a mejorar sus cifras y confía en seguir haciéndolo en los próximos meses gracias a la recuperación del turismo prevista por varios organismos para finales de 2021.

Según un análisis de la consultora The NPD Group, que mide la actividad de la restauración, el sector registró entre marzo y abril los mejores niveles de facturación desde el estallido de la pandemia en 2020. En concreto, las ventas crecieron en marzo un 25% respecto a los dos primeros meses de 2021, gracias al impulso de la movilidad derivado del levantamiento de algunas restricciones y a la mejora de la confianza del consumidor.

Las ventas del sector crecieron un 25% en marzo respecto a los dos primeros meses de 2021

En términos interanuales, es decir, al comparar las cifras con las de marzo de 2020, el crecimiento se eleva al 60%, aunque hay que tener en cuenta que todos los negocios de restauración y de hostelería cerraron a partir del 14 marzo con la declaración del estado de alarma, salvo los servicios de delivery (comida a domicilio).

“Los datos de marzo son alentadores; vemos cómo se frena la caída respecto a los niveles mensuales anteriores a la pandemia. Esto parece indicar el inicio de la senda de la recuperación de uno de los sectores más castigados por la crisis de la COVID-19. El avance del plan de vacunación y la subida de las temperaturas animará previsiblemente a los consumidores a recuperar el ocio fuera del hogar”, destaca Edurne Uranga, directora de Foodservice de The NPD Group en España.

Los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar la evolución de la recuperación, también lo confirman. En el último mes, la actividad comercial según el pago con tarjetas en locales de restauración en España creció un 8,5% en mayo respecto al mes anterior. En ciudades como Barcelona el crecimiento fue del 39%.

La actividad de los restaurantes en Barcelona creció un 39% en el último mes, según Pulso

Además, según el ranking por sectores con mayor peso en la actividad que elabora Pulso, la restauración ha vuelto a aparecer en top diez y lo ha hecho con fuerza: en marzo se situó solo por debajo del sector de la alimentación, del de la salud y del de la electrónica; mientras que en abril ya había superado al de la electrónica. 

Puede interesarte: Así afrontan los bares y restaurantes la reactivación


¿Cómo influirá el turismo en la recuperación?

La paulatina recuperación del turismo ayudará a impulsar la recuperación en el sector de la restauración. Según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), el turismo nacional mantendrá este verano niveles similares a los de 2020 y recuperará los niveles previos a la crisis sanitaria ya a finales de año debido a los avances en el proceso de vacunación. De hecho, los viajes nacionales alcanzarán una normalización casi completa este mismo año.

Según las previsiones de la AIReF, el turismo nacional alcanzará una normalización casi completa a finales de año

El turismo exterior, en cambio, tardará algo más en normalizarse. En concreto, la AIReF estima que hasta 2023 no alcanzará una recuperación plena, en línea con las previsiones de la Organización Mundial del Turismo (OMT). En concreto, la reactivación de estos flujos de turismo será muy modesta en 2021 y poco a poco irá cobrando fuerza.

Puede interesarte: Operación ‘salvar’ el verano: así se prepara España

Antes del estallido de la pandemia, el turismo representaba más del 10% del producto interior bruto (PIB) mundial y generaba un 20% del empleo total de la población. En España estas cifras eran de un 12% del PIB y de un 12,7% en cuanto a la ocupación. De hecho, el turismo era la actividad que más aportaba a la economía nacional y España era la segunda potencia turística del mundo.

Pero en 2020 la industria sufrió caídas superiores al 75% y llegaron al país menos de 20 millones de turistas extranjeros (frente a los 83,5 millones de 2019). Unos datos históricos facilitados por los registros oficiales del Gobierno que no se veían desde hacía medio siglo.

Estas cifras hicieron que el peso del turismo en la economía cayera del 12% al entorno del 7%. Sin embargo, la recuperación puede estar más cerca de lo que parece. Con las previsiones que plantea la AIReF, el turismo volverá a representar cerca del 7% en 2021 pero aumentará cinco puntos en 2022, lo que le permitirá recuperar los niveles pre-COVID-19 y contribuir de manera esencial al crecimiento de ese año, gracias al impulso que supondrá para otros sectores fundamentales de la economía española, como el de la restauración.

En este escenario, el dinero procedente del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU, está llamado a impulsar la reactivación del sector. Dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) elaborado por el Gobierno en el marco de la recepción de estos fondos europeos, se contempla, entre otras inversiones, el Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico.

Puede interesarte: Amplio protagonismo del Fondo de Recuperación Europeo en el sector turístico

En cualquier caso, este sector, tan golpeado por la crisis, tardará aún cierto tiempo en recuperarse. Las estimaciones de Hostelería de España, la organización empresarial que representa a los restaurantes, los bares, las cafeterías y los pubs, anticipan unos 67.000 millones de euros de pérdidas en 2021, un descenso de la facturación del 50% y el cierre de hasta 100.000 establecimientos en el peor de los escenarios. Además, la organización contempla que ya se han perdido 300.000 empleos.

-Categorías y etiquetas-
up