movi-image-impulso-fre-cohesion-social-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

El impulso del Fondo de Recuperación Europeo a la cohesión social de España

13/04/2021

El Gobierno ha destinado 10.000 millones de euros de los fondos europeos para desarrollar 130 actuaciones orientadas a la lucha contra la despoblación

La evolución demográfica en España refleja aspectos positivos, como un aumento de la esperanza de vida, pero también negativos, como la despoblación en gran parte del territorio o la caída de la natalidad. Para garantizar la sostenibilidad del Estado de Bienestar es necesario afrontar estos desafíos que pueden poner en riesgo la cohesión social y la vertebración territorial.

En este contexto, el Gobierno de España ha aprobado el ‘Plan de Medidas ante el Reto Demográfico’, que contará con una inversión superior a 10.000 millones de euros procedentes del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU. En concreto, el Plan cuenta con 130 actuaciones orientadas a luchar contra la despoblación y a garantizar la cohesión social entre el periodo 2021- 2023.

El Fondo de Recuperación Europeo abre una ventana de oportunidad para repensar y construir un nuevo proyecto compartido de país que reduzca tanto las fracturas sociales y territoriales como las fragilidades económicas que la pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto. La estabilidad presupuestaria y la política social, lejos de ser incompatibles, son absolutamente inseparables si se quiere garantizar un crecimiento sostenible en el tiempo, tal y como señalan desde Deloitte. En definitiva, la generación de empleo de calidad y la reducción de la desigualdad contribuyen a la sostenibilidad del modelo económico.

El Plan persigue mejorar la vertebración territorial, eliminar la brecha urbano- rural y reactivar las zonas más afectadas por las urgencias del reto demográfico

Los objetivos del Plan de Medidas ante el Reto Demográfico pasan por mejorar la vertebración territorial de España, eliminar la brecha urbano- rural e impulsar actuaciones sobre el territorio para reactivar las zonas más afectadas por las urgencias del reto demográfico. El Plan se articula en 10 ejes de acción: 

1. Impulso a la transición ecológica

La crisis ambiental asociada al cambio climático genera costes sociales y económicos e incrementa los riesgos sanitarios y geoestratégicos. Con la crisis de la COVID-19 se ha puesto de manifiesto la necesidad de acelerar la transición ecológica como un elemento clave en la reconstrucción y la recuperación.

Este eje se compone de 22 medidas, a través de las cuales se pretende conseguir una transición energética adaptada a las comunidades locales que favorezca el desarrollo de iniciativas innovadoras y sostenibles y una diversificación económica basada en la biodiversidad y la calidad ambiental mediante el impulso de la bioeconomía. 

2. Transición digital y plena conectividad territorial

La transición digital se posiciona como un elemento vertebrador de la cohesión social y territorial, permitiendo revitalizar las zonas más afectadas por la despoblación. La digitalización cobra un papel esencial para reducir la brecha geográfica de derechos y oportunidades, revirtiendo los procesos de salida de los grupos de edad claves para el futuro demográfico.

Por ello, a través de este eje se quiere lograr la extensión de la conectividad digital en el medio rural, así como una prestación en condiciones de equidad en el territorio mejorando la digitalización de los servicios públicos y una conectividad territorial innovadora que genere atracción en las zonas rurales, entre otros.

Puede interesarte: El Fondo de Recuperación Europeo y la digitalización en España


3. Desarrollo e innovación en el territorio

Un proceso innovador puede lograr un desarrollo territorial más sólido si se logra una mayor implicación local y de los agentes internos y externos. En este sentido, la innovación social se posiciona como un elemento que atrae y fija talento, genera nueva actividad económica y mejora la prestación de servicios en los pequeños municipios y en las zonas rurales.

Con las siete medidas de este eje se contribuye a avanzar en la extensión de la red de territorios inteligentes hacia áreas rurales y de interior y en la incorporación de la perspectiva rural en el sistema público de investigación e innovación. 

4.  Impulso del turismo sostenibl

La actividad turística es un motor económico y social y una palanca de desarrollo sostenible del territorio. Lograr su dinamización ayuda a diversificar la economía de los espacios rurales y a reactivar sus actividades más tradicionales, gracias a la atracción de población visitante.

Para ello se pondrán en marcha siete medidas que ayudarán al desarrollo de destinos turísticos sostenibles en áreas rurales y de interior, a la transición digital y ecológica de la oferta y el ecosistema económico turístico de esas zonas y a la valorización del patrimonio local, a través de la rehabilitación del patrimonio histórico de uso turístico.

5. Igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres y los jóvenes

El Plan pone el foco también en las mujeres y los jóvenes, que pueden desempeñar un papel esencial en la revitalización de los pequeños municipios y de las áreas rurales y que actualmente encuentran dificultades para desarrollar sus proyectos personales y profesionales en condiciones de equidad.

A través de 12 medidas específicas del Plan se atiende la igualdad de derechos de las mujeres en el territorio, avanzando tanto en términos de conciliación como de corresponsabilidad. Todo ello con el objetivo de impulsar el empoderamiento de las mujeres y fomentar el emprendimiento, mejorar la educación y la capacitación digital, así como adecuar las políticas de igualdad en el medio rural, entre otros. 

Puede interesarte: La igualdad social y de género como eje del Fondo de Recuperación Europeo


6. Fomento del emprendimiento y de la actividad empresarial

El Fondo de Recuperación Europeo impulsa un cambio hacia una Europa verde y digital y orienta sus acciones en favor del empleo y del crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Esto, a su vez, abre un abanico de oportunidades para las áreas rurales y los pequeños municipios, que se pueden convertir en espacios de oportunidades que atraigan nuevas actividades. 

En este sentido, este eje comprende 19 medidas que buscan alcanzar el fomento del emprendimiento de manera digital e innovadora, la diversificación y la modernización de las actividades en el sector agrario y el impulso de la economía azul, entre otros objetivos.

7. Refuerzo de los servicios públicos e impulso de la descentralización

La prestación de los servicios públicos básicos a toda la población es un objetivo de equidad irrenunciable. El Plan avanza también en la descentralización de actividades e infraestructuras públicas en el territorio, lo que contribuye a frenar o revertir la tendencia a la concentración en las grandes áreas urbanas.

Este eje, compuesto por 22 medidas, contribuye a reforzar la seguridad y mejorar los mecanismos de protección civil e impulsar la descentralización de servicios e infraestructuras públicas hacia las provincias en declive demográfico.

8. Bienestar social y economía de los cuidados

Con las 11 medidas de este eje, el Plan persigue mejorar la atención sanitaria y asistencial en condiciones de equidad; atender a la población mayor de las áreas rurales, facilitando la autonomía y la accesibilidad; impulsar la atención a los colectivos sociales más vulnerables; y garantizar la igualdad de trato, la inclusión y la diversidad sin brechas en el territorio.

9. Promoción de la cultura

Las 12 medidas del Plan avanzan en la dinamización del patrimonio cultural, material e inmaterial y en la protección del patrimonio histórico- artístico de las áreas rurales e impulsan la digitalización de los servicios culturales. 

10. Reformas normativas e institucionales para abordar el reto demográfico

Además de las medidas expuestas en los nueve ejes anteriores, la transformación estructural de las áreas rurales y de los pequeños municipios requiere la realización de reformas normativas e institucionales. Por ejemplo, la simplificación administrativa que facilite el liderazgo y la toma de decisiones de los gobiernos locales, o la incorporación de la perspectiva rural y el impacto demográfico en la elaboración de normas, planes y programas de inversión.

Para este eje, el Plan establece 11 medidas que impulsan una gobernanza multinivel y una mayor transversalidad en la acción de gobierno a todas las escalas.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del Fondo de Recuperación Europeo

Fotografía de Gustavo Fring en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up