movi-image-jovenes-emprendimiento-1
Envíanos sugerencias
Transformación digital
4 min de tu tiempo

Jóvenes y emprendimiento: ¿es el momento?

20/10/2020

Los jóvenes españoles han visto incrementadas sus dificultades de acceso al mercado laboral debido a la crisis económica derivada del coronavirus, hasta el punto de que España es ya el país de la OCDE con mayor tasa de desempleo entre los menores de 24 años.

La palabra ‘crisis’ en chino significa riesgo, pero también oportunidad. Dos conceptos enfrentados para muchos de los jóvenes que se han visto apartados del mundo laboral a raíz de la situación derivada del coronavirus y que ahora se plantean la posibilidad de emprender en busca de nuevos proyectos profesionales. Y es que la crisis económica de la COVID-19 ha disparado el paro entre los jóvenes españoles hasta el 41,7% a cierre de julio, situando a España como el país con mayor tasa de desempleo entre los menores de 24 años de toda la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Acceder al mercado laboral es uno de los principales retos para los jóvenes españoles. Lo era ya antes de la pandemia y esta crisis, al igual que las anteriores, ha impactado con fuerza en este segmento de la sociedad. Y precisamente son los recién graduados quienes se encuentran con mayores dificultades para encontrar un trabajo, según la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos (AEDRH). Ante esta situación, el emprendimiento constituye una de las alternativas para aquellos que sean capaces de convertir esta crisis en una oportunidad. Los jóvenes son el grupo de la sociedad que, según un informe de la OBS Business School, aglutina mayores cualidades para el emprendimiento, una actividad que organizaciones supranacionales como la Organización Internacional del Trabajo, las Naciones Unidas o el Banco Mundial afirman que supone un factor de prosperidad para la sociedad.

Puede interesarte: ¿Qué valor añadido pueden aportar los jóvenes a las empresas?

Además, el emprendimiento ofrece a los jóvenes en paro o desanimados la oportunidad de crear medios de vida sostenibles y la oportunidad de integrarse en la sociedad, así como de aumentar su nivel de “satisfacción personal”, según el citado informe.

Quién emprende a día de hoy

“Podemos decir que el emprendimiento en España a día de hoy, y refiriéndonos a las jóvenes compañías innovadoras y tecnológicas, está muy consolidado. Las cifras de creación de empresas y atracción de la inversión no solo nacional sino también internacional así lo demuestran. España cuenta con importantes hubs a nivel europeo y ya tenemos casos de éxito y valoraciones y ventas de startups por encima de los mil millones de euros”, explica Yolanda Pérez, directora de BStartup de Banco Sabadell.  

A pesar de la llegada de la COVID-19, durante el primer semestre de 2020 se invirtieron 578 millones de euros, según los datos de El Referente. Pérez así lo confirma: “Las cifras indican que la inversión en startups españolas en fases iniciales se está manteniendo al mismo nivel precrisis sanitaria, no hay que olvidar que precisamente en esta crisis la digitalización de la sociedad en general, y de algunos procesos y sectores en particular, ha experimentado un avance espectacular. Todo parece indicar que se cerrará el año con cifras similares a la inversión 2019, aunque con un cambio de los mercados estratégicos de inversión. Sectores como el de healthcare, el software empresarial y de productividad, la ciberseguridad, las soluciones logísticas o las fintech han salido fortalecidos y otros están viviendo peor la crisis”. Madrid y Barcelona se sitúan entre los 10 hubs europeos por número de startups, concretamente, en el quinto y sexto lugar, respectivamente, según el informe 'Startup Ecosystem Overview', realizado por Mobile World Capital Barcelona.

Atendiendo a los datos del emprendimiento actual en España, el perfil de la población emprendedora en fase seed o semilla no ha cambiado mucho durante los últimos ejercicios. La media se mantiene en los cuarenta años de edad, siendo el tramo de edad en el que más emprenden los españoles el comprendido entre los 35 y los 44 años de edad (uno de cada tres emprendedores), seguido por el tramo inferior entre los 25 y los 34 años (uno de cada cuatro emprendedores). 

El perfil de estudiante emprendedor español es el de un joven de 24 años, con experiencia internacional y estudios en un centro privado

Entre los jóvenes estudiantes, hay tres perfiles de aspiración profesional que destacan sobre el resto: como primer objetivo, un 25,2% de los alumnos aspira a trabajar como funcionario, seguido de un 22,6% que quiere ser asalariado en una gran compañía y un 18,8% que quiere emprender y crear su propia empresa, según el citado informe de la OBS Business School. En este sentido, el perfil del estudiante que desea emprender tiene una media de edad de 24 años, trabaja y estudia, por lo general, en un centro privado, cuenta con experiencia internacional y, además, maneja otros idiomas.

Puede interesarte: Oportunidades para las startups en la era de la recuperación


Los retos de ser emprendedor joven

La encuesta ‘Cómo evitar la pérdida de una generación’ realizada por Ernst & Young revela cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentan los jóvenes que se plantean o deciden emprender, dentro de las economías emergentes. El primero de ellos es el acceso a la financiación, señalado por el 73% de los encuestados. A este le sigue la necesidad de que la sociedad tenga más tolerancia al fracaso, algo compartido por la mayoría de los encuestados. En este sentido, un 25% de las mujeres emprendedoras encuestadas consideran que el fracaso es una oportunidad de aprendizaje, frente a un 22% de hombres encuestados quienes estiman lo mismo. Es cierto que, a día de hoy, el afán por conseguir el éxito está muy extendido y nadie quiere ser visto como un fracasado. Sin embargo, muchos negocios tienden a tambalearse y, por diferentes razones, finalmente caen. De hecho, solo dos de cada 10 empresas superan los cinco primeros años de vida, según la revista Entrepreneur, por lo que el fracaso debería estar más normalizado y contemplado como parte del proceso para llegar a alcanzar el éxito deseado. 

Según el estudio, los jóvenes emprendedores requieren que se implementen proyectos gubernamentales en los que se les ayude financieramente, que se creen servicios de apoyo y que se les otorguen herramientas educativas. En este sentido, ya hay iniciativas que promueven la formación en diferentes áreas de los recién graduados, como es el programa Young Talent 2020 de Banco Sabadell.

Además, la reducción del aparato burocrático ayudaría a crear un clima más favorable al desarrollo de empresas. Un 53% de los emprendedores piensan que es necesario que existan iniciativas gubernamentales para mejorar el ambiente para efectuar negocios, lo cual ayudaría a que sus esfuerzos tuvieran mayor éxito. En este sentido, el 33% de los jóvenes manifestó que una gran ventaja sería que existiese un único organismo que se aboque a la tarea de apoyar en temas relacionados con regulación.

Puede interesarte: Emprendedoras al frente de la recuperación: así combaten la incertidumbre

Sin embargo, no se nos puede pasar por alto que antes de crear una empresa, en la mayoría de casos, es conveniente tener cierta experiencia. Y, paradójicamente, en las startups tecnológicas sigue habiendo gran necesidad de talento digital. En España, en 2019, se quedaron 10.000 puestos de empleo digital sin cubrir según el estudio de DigitalES. Perfiles, a veces, muy especializados en determinadas tecnologías, pero también programadores o programadoras con nivel más básico adquirido en cursos de tan solo algunos meses de duración a los que la startup espera acabar de formar in situ

Además, está demostrado que las startups son, a menudo, escuelas de emprendedores. Vivir de cerca el proceso de creación de una es un excelente aprendizaje y a menudo muy motivador. Es paradigmático el caso de eDreams ODIGEO, startup que fue fundada en el año 2000 en Barcelona, y de entre sus trabajadores iniciales surgieron los fundadores de DeporVillage, Uvinum, Beabloo, Metriplica... 

Cómo y dónde emprender en tiempos de crisis

Pero en este contexto, sobrevuela el miedo a dar el paso, precisamente, en un momento de crisis e incertidumbre como el que vive España y el mundo actualmente. Yaiza Canosa, fundadora de Goi, una startup de logística especializada en el transporte de mercancías voluminosas, a sus 27 años, ya ha creado tres compañías y, tal y como explica en el Podcast de Banco Sabadell, el contexto de crisis es prácticamente el ‘hábitat natural’ de los emprendedores, más aún si son jóvenes, pues han vivido también recientemente la última crisis de 2008.

Y es que en épocas de crisis han nacido proyectos de éxito como Cabify o Airbnb, por ejemplo: empresas creadas al albor de la anterior crisis y que fueron capaces de encontrar una necesidad sin satisfacer en la sociedad y darle solución. Descubrir qué necesita la sociedad y qué problemas tiene es uno de los primeros pasos para emprender con buenos resultados. En este sentido se pronuncia Carlos Sotelo, CEO y fundador de Silence, en el Podcast de Banco Sabadell: “Estamos en un momento de transformación, tenemos que prestar mucha atención a solucionar problemas”. Sotelo cuenta su experiencia en ‘La valentía de emprender durante la crisis’, como fundador de una startup de motos eléctricas por la que muchos le llamaron loco y apunta algunas claves para los emprendedores del futuro. “Una startup, una empresa innovadora o revolucionaria, lo que tiene que entender es lo que necesita la sociedad y su entorno. Ahí está el éxito o no éxito de la empresa”, añade.

 

En esta línea, cabe destacar también que los proyectos emprendedores basados en ventas directas de productos y servicios a un precio accesible son los que más se desarrollan en tiempos de recesión económica, según la escuela de negocios EOI, pues el consumidor lo que prioriza es el mejor precio. Pero, además, los consumidores valoran el trato personal y los mensajes positivos en estos momentos de cambio y están dispuestos a pagar un precio razonable por una marca que les inspire confianza y cercanía, porque, por lo general, están cansados de los grandes monopolios y de lo masivo. El público necesita sentirse mimado y escuchado, y valora el trabajo hecho con amor y pasión. 

-Categorías y etiquetas-
up