movi-image-seguros-salud-privados-cifras-record-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Los seguros de salud privados alcanzan cifras récord

22/09/2021

Los seguros de salud han superado los 11 millones de clientes. La situación derivada de la COVID-19 ha puesto en valor algunas ventajas que ofrecen estas pólizas, como la atención por videoconsultas, la asistencia psicológica o el acceso a especialistas más rápidamente.

Cuidar la salud se ha convertido en una cuestión prioritaria tras la irrupción de la pandemia de la COVID-19. Así lo reflejan los datos de contratación de pólizas sanitarias en España, que han experimentado su mayor subida en 10 años. Según el informe de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa) `Estamos Seguros´, el número total de asegurados a cierre de 2020 se situó en 11.056.850, lo que supone 469.750 más que en 2019. El volumen de primas ascendió a 9.388 millones de euros, con un incremento del 5,1% con respecto al año anterior. Es el mayor crecimiento desde que esta asociación tiene registros.

El 23,35% de la población ya cuenta con un seguro de salud, bien a través de contratos de particulares o de colectivos. La Comunidad de Madrid, con el 36,6%, y Cataluña, con el 31,8%, son las dos comunidades autónomas con más del 30% de sus habitantes asegurados. Las que menos, Cantabria, con el 7,7%, y Navarra, con el 10%. José Manuel Veiga, director de Seguros de Protección de BanSabadell Seguros, lo corrobora: "Es un producto que lleva muchos años de crecimiento sostenido y, con la pandemia, se ha incrementado exponencialmente. Los estudios apuntan que el 30% de las personas que no tienen actualmente un seguro de salud pretenden contratarlo a corto plazo".

El valor de la colaboración público- privada

La saturación de la atención primaria tras el estallido de la pandemia y el aumento de las listas de espera para el acceso a especialistas han puesto en valor la importancia de la colaboración público- privada que ha sido clave para evitar el colapso sanitario. Veiga destaca que "a los datos devastadores de contagios hay que sumar la tensión del personal de primera línea y todos los tratamientos y las curas que se han tenido que posponer”.

Puede interesarte: Los centros médicos privados, un puente para un sistema de salud sostenible

Todo ello ha situado la salud en el centro del debate público y el modelo de sanidad se ha visto reforzado con la importancia de la colaboración entre ambos sectores, público y privado. Los seguros sanitarios contribuyen a la descarga y al ahorro del sistema público global, lo que implica un ahorro de al menos 564 euros por asegurado al año y suponen un ahorro mínimo de 4.949 millones de euros para el sistema público.

 

En la gestión de citas, las recetas ‘online’, las consultas de cuadro médico y otros trámites digitales, se dan ratios de aceptación superiores al 85%

La crisis de la COVID-19 también ha puesto en valor algunas capacidades de los productos aseguradores que antes no eran reconocidas y que han pasado a ser un eje fundamental. "El uso de la telemedicina y las videoconsultas, por ejemplo, se ha multiplicado por 15. Este servicio es clave para el futuro si se tiene en cuenta una mayor eficiencia. De igual forma, la atención para la salud mental, algo que la mayoría de los asegurados no había utilizado, se está convirtiendo en un complemento necesario para una correcta prevención de enfermedades y para gestionar situaciones como el estricto confinamiento, el teletrabajo o el estrés postraumático y la ansiedad propios de situaciones adversas", cuenta Veiga.

Puede interesarte: El bienestar físico y mental, en el punto de mira con la consolidación de la ‘telenormalidad’

La situación del coronavirus también ha acelerado de forma exponencial el proceso de digitalización en el ámbito de la salud. "Habría que distinguir entre dos ritmos de digitalización: la parte de gestión de citas, las recetas online, las consultas de cuadro médico y otros trámites digitales, en los que se dan ratios de aceptación superiores al 85%; y la parte de la telemedicina, en la que todavía quedan muchas barreras por superar y actualmente la aceptación está alrededor del 65%, aunque es en la que más avances se están produciendo", explica.

La digitalización está cambiando la relación médico- paciente. Una buena póliza de salud permite el acceso instantáneo a la atención médica, algo que Veiga considera un hecho histórico ya que nunca antes se había producido. Para muchos tratamientos o exploraciones sigue siendo necesario acudir al centro médico pero la velocidad a la que están avanzando la telemedicina y las herramientas digitales de monitorización permitirá reducir en lo próximos años muy significativamente la visitas presenciales al médico, y, por el contrario, se dispondrá de un monitoreo constante y de un mayor conocimiento y control sobre la salud".

En este sentido, según las últimas encuestas realizadas, el 96% de los españoles considera necesario o muy necesario incorporar las últimas novedades tecnológicas y digitales a los procesos en salud. Y el canal mayoritario por el que llegarán a la población todas estas novedades son los seguros de salud, que apuestan por ser pioneros e ir incorporando las distintas tecnologías a los productos conforme se vayan estabilizando y haciéndose más fiables.

Puede interesarte: La realidad virtual, gran aliada de la salud mental

 

Un beneficio valorado por los empleados

Las empresas son conscientes de que ofrecer a sus empleados un seguro de salud es una propuesta de valor y cada vez son más las que incorporan estas pólizas en sus planes de retribución flexible. Los trabajadores valoran tener incluido un seguro de salud y las compañías que lo hacen captan y retienen mejor el talento.

En la mayoría de los países desarrollados, el papel del empleador contribuyendo o poniendo a disposición este tipo de protección para sus trabajadores es algo muy generalizado. "En España, la retribución flexible está más presente en las grandes empresas y sin embargo es más escasa en las pequeñas y medianas empresas (pymes), a pesar de que no existen motivos que eviten poderla implementar. Es cuestión de tiempo que cada vez más empleados se puedan beneficiar de la fiscalidad favorable para este tipo de retribución y esto les aporte una mejor protección a ellos y a sus familias", afirma Veiga.

Actualmente, el 25% de las pólizas de salud contratadas en España forma parte de seguros colectivos que las empresas ofrecen a sus trabajadores. En junio de 2020, las primas de esta modalidad dentro del ámbito de la salud crecieron un 5,5%, mientras que el número de asegurados se elevó un 4,2%. Una buena salud permite a los empleados desarrollar mejor su trabajo y las empresas son conocedoras de ello.

 

 

Fotografía de cottonbro en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up