movi-image-importancia-contratar-seguro-vida-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

La importancia de contratar un seguro de vida

21/05/2021

Aunque tenga un carácter voluntario, los seguros de vida son clave para garantizar la tranquilidad económica en momentos de dificultad

El propósito de los seguros de vida es preocuparse del futuro de los seres queridos ante una eventual situación económica adversa. En los momentos más difíciles, este tipo de productos de protección puede convertirse en una de las ayudas principales para muchos hogares. Tal y como afirma José Manuel Veiga, Director de Seguros de Protección de BanSabadell Seguros, un seguro de vida “ofrece la tranquilidad de saber que pase lo que pase, una familia va a poder mantener el nivel de vida acostumbrado durante el tiempo necesario para readaptarse a la nueva situación (continuar con los estudios de los hijos, mantener la vivienda habitual, etc.). Este punto es especialmente importante cuando existen deudas o un préstamo hipotecario”.

A diferencia de otros seguros, como el del coche, el de vida es un producto voluntario, por lo que surgen algunas dudas a la hora de su contratación. Una de las preguntas habituales que suele surgir es si realmente es necesario. Además, por un lado, hay quien considera erróneamente que es un producto complejo, asociado a muchas cláusulas y a letra pequeña, y, por otro, quien cree que nunca le va a ocurrir nada malo.  

Sin embargo, se trata de un seguro que cobra una especial relevancia en aquellos momentos en los que más se puede necesitar un apoyo económico, en especial, si se ha perdido a un ser querido, protegiendo a sus personas más allegadas ante cualquier incidencia monetaria. Es más, este producto no solamente cubre el posible fallecimiento del tomador, sino también una invalidez permanente absoluta.

Los seguros de vida no solo cubren el fallecimiento y la invalidez permanente absoluta por cualquier causa, sino también otras garantías complementarias muy interesantes según las necesidades de cada persona 

Además, existe otra serie de coberturas que permiten solicitar un anticipo del capital en el caso de padecer enfermedades graves como, por ejemplo, cáncer de mama. Hay, de hecho, toda una serie de garantías complementarias que se pueden contratar opcionalmente en algunos de estos seguros, como la enfermedad grave, el fallecimiento o la invalidez permanente absoluta por accidente, entre otras. Y es que, además del fallecimiento, “es igual de importante disponer de la cobertura de invalidez permanente absoluta. En esta situación, el asegurado no podrá realizar trabajo remunerado alguno y además puede llevar implícitos ciertos gastos como los médicos o de adaptación de elementos del día a día como la vivienda o el coche”, explica el experto de BanSabadell Seguros. 

La misión principal de un seguro de vida es la de proteger económicamente a la familia del asegurado en caso de producirse su fallecimiento, o al propio asegurado al que se le ha declarado una invalidez permanente absoluta, de modo que, por ejemplo, se pueda hacer frente al pago de una hipoteca o de un préstamo, o se logre garantizar el futuro de los hijos con la protección adecuada ante estas complicadas situaciones. 

Situación fiscal

No es posible, en la actualidad, beneficiarse de una reducción de la base imponible del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) por el pago de las primas de un seguro de vida. A pesar de ello, si la póliza está ligada a una hipoteca, está permitido desgravarse hasta el 15% de lo destinado a la compra de una vivienda sobre una base máxima de 9.040 euros, aunque, eso sí, la adquisición debió haberse realizado antes del 1 de enero de 2013. En cambio, los autónomos pueden incluir el pago de las primas en su declaración de la Renta hasta un máximo de 500 euros si el tomador y el beneficiario son la misma persona.

Bonificaciones que, aunque relevantes, son insuficientes para Veiga, que señala que, para incentivar la contratación de seguros de vida en España “se debería potenciar la deducción fiscal de las primas de los seguros. Además, las prestaciones de fallecimiento y de invalidez deberían estar más bonificadas a nivel fiscal para el impuesto de sucesiones y de IRPF, respectivamente”.

Fotografía de Clint Bustrillos en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up