movi-image-atraer-fidelizar-talento-empresas-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

Atraer y fidelizar el talento, uno de los principales retos de las empresas

15/07/2021

Más de la mitad de las compañías ha incorporado políticas de bienestar en sus plantillas para retener el talento. Captar y fidelizar a los mejores profesionales se ha convertido en una cuestión estratégica y lo va a ser aún más en el futuro

El último informe ‘Risk in Focus 2021’ realizado por el Instituto de Auditores Internos de España, en el que han participado 600 directores de las principales empresas de la Unión Europea (UE), revela que la gestión del talento es uno de los principales desafíos a los que se enfrentan las compañías en Europa y la tendencia es que se convertirá en un asunto prioritario en los próximos años.

Las empresas deben identificar y planificar sus necesidades de talento para preservar su posición de mercado y su relevancia estratégica a largo plazo. Además, es importante contar con una visión precisa y previa de los candidatos que deben contratar, adoptando el enfoque adecuado para retenerlos y planificar los perfiles profesionales que necesitarán en el futuro.

Se trata de atraer a las nuevas generaciones y de retener el talento. Trabajar con la potencialidad y el rendimiento de las personas para que, alineadas con la organización, consigan resultados excelentes. En las empresas se impone un nuevo enfoque capaz de hacerlas resilientes a entornos turbulentos y cambiantes para producir con eficacia y eficiencia y generar la excelencia.

Puede interesarte: Estos son los tres criterios que hacen que un trabajo sea valorado

 

El factor bienestar

Atraer y retener el talento pasa por el factor ‘bienestar del empleado’, que ha ido ganando enteros durante los últimos años hasta pasar a ser una de las principales prioridades de las organizaciones como resultado de la crisis sanitaria, social y económica derivada de la pandemia de la COVID-19.

El diagnóstico del estado de las políticas de bienestar en las empresas realizado por la consultora Willis Towers Watson arroja que el 51% de las compañías ya tiene desplegada esta estrategia (frente al 35% en 2015), un 9% está en el proceso de desarrollo y articulación con objetivos y metas definidos para cada programa, y el mismo porcentaje prevé hacerlo en los próximos tres años.

“Las empresas potencian cada vez más sus estrategias para convertir el bienestar en un importante factor diferenciador de su propuesta de valor”, Jiménez, Willis Towers Watson Iberia

 

 

Asimismo, el 42% de las empresas que ha desplegado una estrategia de bienestar tiene ya establecido un plan para comunicarlo de manera efectiva a la plantilla y ha sido capaz de personalizar -en función de las prioridades y las preferencias de los empleados- su programa y diferenciarlo frente al de sus competidores.

Según los datos de la consultora, para 2024 cerca del 90% de las compañías con una estrategia de bienestar desarrollada cumplirá ambas premisas. “Las empresas potencian cada vez más sus estrategias para convertir el bienestar en un importante factor diferenciador de su propuesta de valor, clave para captar y retener el talento. Ponen el foco en la experiencia del empleado y en la comunicación, pero sin olvidar áreas como los programas para aumentar la participación de las plantillas y la evaluación continuada”, explica Gema Jiménez, directora de Desarrollo de Negocio del área Health & Benefits de Willis Towers Watson Iberia.

La experiencia del empleado en el centro

Las empresas continúan por tanto aumentando sus ofertas para abordar el bienestar físico, emocional, financiero y social de los empleados, poniendo mayor énfasis en el desarrollo de una experiencia del trabajador atractiva y que conecte con perfiles de la plantilla con distintas necesidades.

En este sentido, el citado análisis examina el estado de vinculación de cinco áreas clave de los programas de bienestar con la propuesta de valor para el empleado: integrar la inclusión y la diversidad en los valores y la cultura de la organización (implementada ya por el 66% de las compañías); incorporar la salud y el bienestar en la propuesta de valor (ya hecho por el 48% de las empresas); considerar la seguridad psicológica como parte fundamental de la misión y los objetivos de bienestar de la organización (ya activa en el 41%); destacar historias y momentos importantes de los empleados (implementada por el 36%); y centrar el diseño de los programas de bienestar en las personas (realizado por el 34%).

 

El 66% de las compañías ha integrado la inclusión y la diversidad en los valores y la cultura de la organización

 

En este sentido, Jiménez afirma que “las ratios han mejorado en los últimos cinco o seis años, pero hay un amplio margen de mejora aún. No se debe olvidar nunca que el centro de cada programa ha de ser el empleado, al que hay que proporcionar la mejor experiencia y un entorno de trabajo psicológicamente seguro en el que se sienta respaldado, lo que le permitirá asumir riesgos sin miedo a consecuencias negativas respecto a su imagen, estatus o progresión de carrera”.

Puede interesarte: Síndrome del ‘burnout’: cómo identificar este estado agravado por la pandemia

Conscientes de ello, las empresas toman medidas para aumentar el compromiso de los empleados con sus programas de bienestar. Entre las tendencias más significativas el análisis encuentra que un 46% de ellas comunica a los empleados periódicamente sobre cuestiones generales relacionadas con el bienestar, incluyendo consejos y sugerencias; el mismo porcentaje utiliza soluciones virtuales para llegar a los trabajadores en remoto y facilitar su acceso a los diferentes recursos y programas; o que un 32% de las empresas despliega campañas de promoción y de marca para involucrar a los empleados y dirigirlos a los recursos apropiados como soluciones de telemedicina y atención médica virtual, programas de asistencia al empleado, etc.

Programas efectivos

Las empresas consideran que los esfuerzos realizados en materia de bienestar son efectivos tanto a nivel físico y emocional como financiero y social. El informe refleja, entre otros datos, que un 57% de las compañías analizadas asegura que los programas de bienestar han sido clave para crear entre los empleados un sentido de comunidad y pertenencia a la compañía; un 43%, que sus iniciativas han animado a los empleados a participar en actividades de estilo de vida saludable; y un 32%, que han sido de gran ayuda para formar empleados resilientes que puedan lidiar con las dificultades que enfrentan en su desempeño profesional y personal.

El 86% de los empleados cuyas empresas aplican políticas de bienestar asegura que realiza un esfuerzo mayor de lo esperado para ayudar a su organización a tener éxito

Esta alta efectividad de los programas se asocia también, por un lado, con una mayor productividad de los empleados, con mejoras, según los ámbitos, de entre 8 y 28 puntos porcentuales. Por otro lado, con un mayor grado de satisfacción de los trabajadores con la compañía, arrojando métricas como, entre otras, que un 87% de los empleados recomendaría a la empresa como lugar en el que trabajar; un 86% asegura que realiza un esfuerzo mayor de lo esperado para ayudar a la organización a tener éxito; un 81% se siente capaz de enfrentarse eficazmente a los desafíos laborales con sus equipos de trabajo; y un 79% piensa que su trabajo le proporciona una sensación de realización personal.

 

Fotografía de Mister Lee en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up