movi-image-abc-pensiones-2021-subido-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

Las pensiones en 2021, ¿cuánto han subido?

Tue Mar 09 08:35:15 CET 2021

Los Presupuestos Generales del Estado recogen una mejora en su rendimiento, pero los expertos aseguran que dentro de dos décadas, los contribuyentes se jubilarán más tarde y con menos dinero en el bolsillo. Una cultura previsional es la mejor solución

En España hay cerca de 9 millones de pensionistas. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), anualmente se dedica el 11% del producto interior bruto (PIB) del país al pago de las pensiones de jubilación. En la actualidad, recién aprobada la revalorización del 0,9% de las pensiones contributivas y del 1,8% de las no contributivas por el Consejo de Ministros, los pensionistas españoles pueden estar de enhorabuena: verán incrementadas sus nóminas este 2021 en un momento delicado como el actual, marcado por la pandemia de la COVID-19.

Se estima que las pensiones mínimas han subido, aproximadamente, entre 2 y 11 euros mensuales y que la pensión máxima se ha incrementado unos 24 euros, situándose en 2.707,49 euros (frente a los 2.683,34 euros al mes en 2020). Establecido en los Presupuestos Generales del Estado de este 2021, este aumento busca mantener el poder adquisitivo de este colectivo y mejorar en términos reales su día a día. Según los cálculos, se prevé que esta subida tenga un impacto en 11,12 millones de pensiones y de prestaciones complementarias.

Un ejemplo: a partir de ahora una persona de 65 años con cónyuge a cargo ha pasado a cobrar 851 euros al mes en 14 pagas. Anteriormente, la nómina era de 843,4 euros. Los jubilados con cónyuge no a cargo han visto aumentada su pensión en casi 6 euros respecto a 2020, es decir, se queda este 2021 en 654,6 euros. Incluso, para aquellos que 2021 signifique el inicio de un nuevo ciclo vital alejado de las obligaciones laborales, las noticias también son positivas. De hecho, todos los trabajadores que este año decidan jubilarse obtendrán una pensión algo mejor que si hubieran tomado esa decisión hace unos meses, antes de finalizar el 2020. 

No hay que olvidar que el sistema sigue adaptándose a la última reforma sobre la edad legal para poder jubilarse. En este sentido, cualquiera que quiera jubilarse este 2021 deberá tener mínimo 66 años para cobrar el 100% de la prestación. O, si desea dejar de trabajar a los 65 años, haber cotizado un mínimo de 37 años y 3 meses. Ante la creciente esperanza de vida en España y el incierto futuro de las pensiones, es buen momento para aplicar una cultura previsional y mantener un ahorro a lo largo del tiempo. 

Puede interesarte: Cambios en las pensiones en 2021: la edad de jubilación sube a 66 años

La puesta en marcha de un plan de pensiones mantendrá a flote las aspiraciones de los contribuyentes y mejorará, sin duda, su capacidad adquisitiva. Debido a la incertidumbre provocada por la pandemia de la COVID-19, muchos españoles han contenido sus gastos, lo que ha provocado un aumento en la tasa de ahorro de los hogares. Los expertos recomiendan destinar ese dinero a una cuenta de ahorro.

¿Qué desafíos plantea la jubilación?

Dentro de dos décadas, los ciudadanos se jubilarán más tarde y “con menos dinero en el bolsillo”. Así de contundente se muestra Miquel Perdiguer, CEO de Pensium, en el Podcast de Banco Sabadell. Ante ese escenario futuro, hay que actuar con mucha previsión: es necesario empezar a planificar y ahorrar cuanto antes. Perdiguer cuenta que el secreto es “ahorrar un 10% de los ingresos y hacerlo ya”.

Obviamente, la etapa de jubilación presenta desafíos para las personas, pero también, como señala el Libro Verde sobre el Envejecimiento de la Comisión Europea, para “los sistemas de protección social que la apoyan”. En este documento se incide en la necesidad de garantizar unos sistemas de pensiones adecuados, asequibles y sostenibles que respondan al rápido envejecimiento de la población.

“Pensando en la jubilación, se debería ahorrar un 10% de los ingresos y hacerlo ya”. Miquel Perdiguer, CEO de Pensium

Este envejecimiento de la población -la Comisión Europea estima que la población en edad laboral solo aumentará en una de cada cinco regiones de la Unión Europea antes de 2040-, las altas tasas de desempleo e, incluso, las consecuencias de la crisis sanitaria juegan en contra de la pensión pública que otorga el Gobierno. Su futuro es, como mínimo, incierto.

Por todo ello, la cultura del ahorro individual se presenta como la gran solución y la mejor herramienta para disfrutar de una manera más segura y tranquila de esta nueva etapa llegue cuando llegue. Sin embargo, España aún se sitúa a la cola de Europa en el ahorro para la jubilación. Algo arriesgado, según los analistas financieros, teniendo en cuenta que el futuro de las pensiones públicas, tal y como está planteado el sistema nacional, es dudoso.

Mantener el nivel de vida, retomar proyectos personales o iniciar nuevas aventuras suelen ocupar la lista de deseos de aquellas personas que finalizan la etapa laboral. Actualmente, gracias a unos estilos de vida más saludables, las personas mayores siguen activas socialmente y quieren ocupar su tiempo tras su jubilación. 

Por esta razón, no es de extrañar que en diversas encuestas y estudios, los españoles se muestren inquietos sobre el futuro de las pensiones y que éste sea uno de los problemas que más les preocupe. En este sentido, los expertos recuerdan que es indispensable adelantarse a ‘la edad dorada’ y disponer de un ‘colchón’ financiero para complementar los ingresos durante la jubilación.

Puede interesarte: El coronavirus aumenta nuestra preocupación por las pensiones


¿Es el complemento privado la mejor opción para garantizarse un buen futuro?

En este marco, remarcan que resulta crucial planificar un complemento privado para la pensión cuanto antes. El ahorro sistemático o los productos bancarios específicos como los planes de pensiones individuales o de empresa son algunos de los más habituales. Estos últimos, por ejemplo, van cobrando importancia en la conciencia de la población. Además, su tratamiento fiscal ayuda a posicionarlos como uno de los servicios más demandados, y más rentables.

La industria de la inversión se adapta a la edad de cada persona gracias al amplio abanico de productos financieros que se comercializan en la actualidad, y entre los que destacan los planes de pensiones, por su vocación de servir de complemento, en el futuro, a los ingresos de la jubilación. Existen muchas clases, como, por ejemplo, según los sujetos que los constituyen, hay planes individuales, planes de empresa y planes asociados. Si, en cambio, se tienen en cuenta sus obligaciones, los hay de aportación definida, de prestación definida o mixtos. Incluso, si en lo que se fija el ahorrador es en los activos en los que se invierte el capital, existen planes de pensiones de renta fija, de renta variable, de renta variable mixta o garantizados, que es la clase más conservadora de todas.

Entre todas estas variantes de planes de pensiones, cabe destacar aquellos que se conocen como planes dinámicos o de ciclo de vida que, especialmente en los últimos años, han ganado una gran popularidad, debido a que son capaces de adaptar de manera automática su binomio entre rentabilidad y riesgo para combinarse con la edad de sus partícipes y sus características particulares. En realidad, se trata de una gama de instrumentos financieros diseñada para colocar el capital en distintas inversiones, de acuerdo a la fecha estimada de jubilación que se tiene prevista.  

 

Fotografía de Claudia van Zyl en Unsplash
-Temas relacionados-
up