movi-image-jubialcion-parcial-flexibe-activa-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

Jubilación parcial, flexible y activa, las tres formas para compatibilizar trabajo y pensión en España

16/04/2021

La decisión de prolongar la vida laboral muchas veces está relacionada con la falta de previsión, que impide mantener el nivel de vida tras el retiro

Mantenerse activo, intentar acceder a una pensión más alta durante el retiro o ahorrar algo más para la jubilación. Hay varios motivos que llevan a muchos ciudadanos a seguir en el mercado laboral más allá de la edad legal de jubilación, fijada en 2021 en 66 años. ¿Qué se puede hacer en estos casos? En España la compatibilidad de trabajo y pensión es posible mediante tres programas de la Seguridad Social: la jubilación parcial, la jubilación flexible y la jubilación activa.

Las tres modalidades permiten compatibilizar la pensión de jubilación con la actividad laboral, aunque hay diferencias entre ellas en cuanto al tipo de actividad que se puede realizar, la cotización y los efectos en la pensión cuando acaba la actividad laboral.

Puede interesarte: Cuáles son los tipos de jubilación en España y cómo acogerse a ellos


Jubilación parcial

La jubilación parcial es la forma más tradicional de compatibilizar trabajo y pensión y está vigente en España desde 2001. Solo puede ser parcial, es decir, no permite compatibilizar un trabajo a tiempo completo con el cobro de la pensión. Tienen derecho a acceder a este tipo de pensión los trabajadores por cuenta ajena, los socios trabajadores o de trabajo de las cooperativas y los que cumplan las condiciones necesarias para obtener una pensión contributiva de jubilación.

A la jubilación parcial se puede acceder de dos formas: con o sin contrato de relevo, un tipo de contrato que se celebra con una persona desempleada, generalmente joven, que ocupa parcialmente el puesto del beneficiario como relevista.

Para acceder a la modalidad con contrato de relevo, el beneficiario debe estar contratado a tiempo completo y tener 60 años si es mutualista, 62 años si tiene cotizados al menos 35 años y tres meses o 63 años si tiene 33 años cotizados. Deberá reducirse la jornada entre un mínimo del 25% y un máximo del 50%, o del 75% si el contrato de relevo es a jornada completa y por tiempo indefinido. Además, tendrá que tener una antigüedad en la empresa de al menos seis años.

La cuantía de la pensión de la jubilación parcial se reduce de forma proporcional a la jornada de trabajo

Para acceder a la modalidad sin contrato de relevo, los beneficiarios deberán tener 65 años si suman 37 años y tres meses cotizados o más, o 66 años si se acreditan cotizados menos de 37 años y tres meses. La reducción de la jornada será la misma, pero no será necesario acreditar antigüedad en la empresa.

En ambos casos, la cuantía de la pensión se reduce en proporción a la jornada de trabajo del pensionista y cuando el beneficiario se quiera jubilar por completo, la nueva pensión se calcula según las últimas cotizaciones que se hayan realizado.

Jubilación flexible

La jubilación flexible también permite compatibilizar la pensión con un contrato a tiempo parcial. Sin embargo, esta modalidad es la que solicita una persona que ya está jubilada y quiere volver al mercado laboral.

Para acceder a la jubilación flexible, el pensionista tendrá que iniciar un trabajo con una reducción de jornada de entre un 25% y un 50%. Puede realizar varios trabajos siempre que el total de la jornada no supere el 50%. Aunque no puede realizar una actividad por cuenta propia, ni trabajos en el sector público.

Durante el tiempo que dure el contrato a tiempo parcial, se cotizará aplicando las mismas reglas que para cualquier otro trabajador. Asimismo, la cuantía de la pensión se reduce en proporción a la jornada de trabajo del pensionista. Una vez que el beneficiario se quiera jubilar por completo, la cuantía de la nueva pensión se recalculará según las últimas cotizaciones que se hayan realizado.

Jubilación activa

La jubilación activa es la modalidad menos antigua para compatibilizar trabajo y pensión. Se creó al amparo de la reforma del sistema del año 2013 y se diferencia de las otras dos porque permite cobrar la pensión y trabajar a la vez, ya sea a tiempo completo o parcial y recibiendo ingresos profesionales ilimitados.

Para acceder a esta posibilidad, es necesario haber cumplido la edad ordinaria de jubilación, es decir, 66 años en 2021. Además, solo podrán acceder los trabajadores que hayan cotizado los años suficientes para obtener el 100% de la pensión, es decir, 36 años.

Los autónomos que accedan a la jubilación activa y contraten al menos a una persona podrán compatibilizar la actividad con el 100% de la pensión

La cuantía de la pensión mientras dure la situación de jubilación activa será equivalente al 50% de la prestación. Y no podrán solicitar el complemento a mínimos mientras se compatibilice pensión y trabajo. Sin embargo, los autónomos que contraten a un trabajador para prestar la actividad, sí podrán compatibilizar el trabajo con el 100% de su pensión.

Empresarios y trabajadores deberán cotizar a la Seguridad Social mientras dure la jubilación activa, pero solo por incapacidad temporal y por contingencias profesionales. Además, tendrán que sumar una cotización de solidaridad del 8%.

Puede interesarte: Francia y España, los países de la zona euro en los que la jubilación es más larga


Jubilación demorada

Estas son las tres formas que existen actualmente para compatibilizar trabajo y pensión en España. Además, las personas que decidan permanecer 100% activas y postergar el acceso a la jubilación, podrán acceder a otros incentivos de la Seguridad Social que mejorarán sus prestaciones e incluso se están valorando otros posibles beneficios. Es lo que se llama la jubilación demorada, que conlleva una serie de bonificaciones que se aplican sobre la base cotizable y que varían según el historial laboral:

  • Si se han cotizado 25 años o menos, se aplica un aumento del 2% por cada año adicional.
  • Si el período cotizado se sitúa entre los 26 y los 37 años, el incremento es del 2,75%.
  • Si se han cotizado 37 años, la pensión se verá bonificada un 4%.
La falta de previsión, una de las principales causas que obligan a prolongar la vida laboral

¿Por qué los ciudadanos deciden demorar la jubilación y seguir trabajando? En muchas ocasiones esta decisión se vincula al deseo de permanecer activo, pero en otras está muy relacionada con el cálculo de la prestación que, junto al ahorro privado, no alcanza para satisfacer las necesidades o las expectativas que se fijan las personas para mantener el nivel de vida tras el retiro.

En España, el ahorro para la jubilación es una tarea pendiente, tanto a nivel individual como colectivo. Por ejemplo, solo el 1% de las empresas ofrece planes de empleo a sus trabajadores. Según datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO), en 2020, unos dos millones de personas tenían un plan de pensiones de este tipo, con un patrimonio de casi 35.000 millones de euros, frente a los más de siete millones de personas con planes de pensiones individuales.

Puede interesarte: Escucha el Podcast de Banco Sabadell, 'Cómo prepararnos hoy para la jubilación de mañana', con Inmaculada Domínguez, profesora de Economía Financiera y experta en Pensiones

-Categorías y etiquetas-
up