movi-image-jubilacion-demorada-1
Envíanos sugerencias
Jubilación
3 min de tu tiempo

La jubilación demorada: trabajar más años para un retiro más holgado

Fri Dec 04 13:35:38 CET 2020

El Gobierno intenta fomentar esta modalidad que, en su actual configuración, es interesante para los salarios más altos

Si un trabajador decide jubilarse al llegar a la edad estipulada en la ley está en su derecho. Del mismo modo, también lo está si prefiere continuar ejerciendo su profesión. Este es el escenario en el que se plantea la jubilación demorada, una figura que parte de la premisa de que el retiro no es una obligación, sino una opción.

Bonificaciones por retrasar la jubilación

En España, la edad legal para acceder a la jubilación se sitúa en los 65 años para aquellos que hayan cotizado más de 37 años, y en 65 años y 10 meses si el período de cotización es inferior. Si, a pesar de cumplir estos requisitos, se opta por prolongar la vida laboral, el trabajador se acoge a lo que se conoce como jubilación demorada.

Prorrogar el período vital productivo conlleva una serie de bonificaciones que se aplican sobre la base cotizable, y que varían según el historial laboral que se tenga:

  • Si se han cotizado 25 años o menos, se aplica un aumento del 2% por cada año adicional.
  • Si el período cotizado se sitúa entre los 26 y los 37 años, el incremento es del 2,75%.
  • Si se han cotizado 37 años, la pensión se verá bonificada un 4%.

La jubilación demorada no debe ser confundida con la jubilación activa, que permite seguir trabajando mientras se cobra la mitad de la pensión; ni con la jubilación parcial, mediante la que se cobra un sueldo por jornada reducida y, a la vez, una parte de la pensión.

Ventajas personales y para el Estado

Sostener el sistema de pensiones es uno de los grandes retos a los que se enfrentarán los responsables de la gestión pública durante las próximas décadas. 

Por tanto, no es extraño que desde el Gobierno se intenten aumentar los atractivos de retrasar el retiro y, así, seguir contribuyendo durante algún tiempo más a las arcas del Estado.

La reforma de las pensiones que se está gestando en el seno del actual Ejecutivo incluye varios incentivos para esta modalidad, entre ellos, la posibilidad de compensar al trabajador con un pago único mediante el que se embolse la totalidad de la bonificación de una sola vez, en lugar de ir cobrando el aumento de forma mensual.

Iniciativas como esta buscan remediar el escaso calado de la jubilación demorada en nuestro país. Según los datos de la Seguridad Social, en 2019 solo hubo un 4,6% de nuevas pensiones de esta modalidad.

Puede interesarte: Ventajas fiscales después de los 65


Dirigido a los salarios más altos

Jorge Campmany, abogado experto en pensiones y director de Campmany Abogados, define como "residual" el impacto de la jubilación demorada entre los trabajadores españoles. "Se trata de una figura a la que acceden muy pocas personas. Los baby boomers se inclinan más por la jubilación anticipada, algo que se ha acentuado con la pandemia", explica.

El jurista opina que es una modalidad favorable para los perfiles altos, como profesionales de alta cualificación y puestos directivos, "cuya labor no implica un gran desgaste físico y que cobran sueldos de 3.500 o 4.000 euros, por lo que convertirse en pensionistas les supone una fuerte pérdida económica". 

El motivo principal es que la normativa de pensiones estipula que no se puede cobrar más de 2.700 euros al mes. "El tope de la ley, complementos incluidos, son 4.000 euros", recuerda Campmany.

Para los autónomos, el panorama es similar, aunque hay un factor importante a tener en cuenta: "El problema más grande con los trabajadores por cuenta propia es que están cotizando por mínimos, así que difícilmente puede salirles a cuenta seguir trabajando", señala el director de Campmany Abogados.

Fotografía de Paweł Mizia en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up