movi-image-francia-espana-jubilacion-larga-2
Envíanos sugerencias
Jubilación
4 min de tu tiempo

Francia y España, los países de la zona euro en los que la jubilación es más larga

Tue Mar 09 08:54:51 CET 2021

El aumento de la esperanza de vida en todos los países desarrollados pone de manifiesto la necesidad de concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de empezar a ahorrar cuanto antes para mantener el nivel de vida tras el retiro

El envejecimiento de la población es una realidad común en todos los países desarrollados. El aumento de la esperanza de vida se acelera en todo el mundo de forma generalizada, una buena noticia que, sin embargo, tiene serias implicaciones para cualquier sociedad. Vivir más años supone un mayor coste para los sistemas sanitarios, los sistemas públicos de pensiones y para todas las personas que quieran asegurar su nivel de vida tras el retiro.

No todos los países están expuestos a esta compleja situación de la misma manera. Según los últimos datos oficiales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), recogidos en el estudio ‘Pensions at a Glance’, el invierno demográfico está llegando más rápidamente a Grecia, Corea, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y España, aunque Japón e Italia siguen y seguirán siendo los países con la población más envejecida.

Los datos ayudan a ver la magnitud del problema. En los años sesenta, había 20 personas mayores de 65 años por cada 100 personas en edad de trabajar en los países que forman parte de la OCDE. En 2018 esta cifra había subido a 31 personas por cada 100 personas. Y en 2060 es probable que se haya duplicado hasta alcanzar las 58 personas de más de 65 años por cada 100 ciudadanos que forman parte de la población activa.   

El envejecimiento en España

Para poner el foco en España, se puede recurrir a las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestran cómo la población de 65 años o más suponía el 10,2% del total en el año 1975, el primero de los registros, mientras que hoy en día supone el 19,6% de la población, prácticamente el doble. En 2035 llegará al 26,5%, lo que significa que dentro de menos de 15 años uno de cada cuatro españoles tendrá 65 años o más y será pensionista.

Tal y como explica Miquel Perdiguer, CEO de Pensium, “en España la población está creciendo sobre todo por la parte alta de la pirámide”. De hecho, se prevé que la población centenaria, compuesta por los ciudadanos con 100 años o más, se multiplique por tres en estos 15 años y pase de las 12.551 personas de la actualidad a 41.836 personas en 2035.

El tiempo de la jubilación

Hay un indicador que conviene tener en cuenta a la hora de pensar en las consecuencias del envejecimiento para una sociedad: la esperanza de vida restante, que muestra el tiempo que se espera que viva una persona tras su salida del mercado laboral. Es un dato que ofrece por género la OCDE en el citado estudio. En 2018 fue de 22,5 años de media para las mujeres y de 17,8 años para los hombres.

Francia y España tuvieron la mayor duración esperada, de más de 26,5 años para las mujeres y más de 21,5 años para los hombres. Son, por tanto, los países de la zona euro que más tiempo tienen que mantener a los jubilados y pensionistas después de la vida activa. Corea y México, en cambio, ocupan los últimos lugares de la tabla, con una esperanza de vida restante de 16,3 años para las mujeres y 12,9 años para los hombres en el primer caso, y de 17,5 años para las mujeres y 12,9 años para los hombres en el segundo.

 

movi-image-francia-espana-jubilacion-larga-grafico-1


 

Fuente: OCDE

Este indicador ha evolucionado mucho con el paso del tiempo. En 1970, las mujeres y los hombres de los países de la OCDE pasaban una media de 14,5 y 10,5 años de su vida disfrutando de la jubilación, respectivamente. En 2018, las cifras aumentaron a 22,5 años en el caso de las mujeres y a 17,8 años para los hombres. Y seguirán subiendo en los próximos años.

Otro dato importante que se puede extraer de este estudio: los hombres viven 4,7 años menos de media que las mujeres tras su salida del mercado laboral. Y son también los que cobran pensiones más altas. La combinación de ambos datos expone a las mujeres a un mayor riesgo de pobreza en la vejez. En Hungría, Lituania, Polonia y Eslovenia la diferencia entre ambos sexos es de seis años o más. 

Los hombres viven 4,7 años menos de media que las mujeres tras su salida del mercado laboral

En España, por ejemplo, en enero de 2021 las mujeres pensionistas cobraron, de media, 400 euros menos que los hombres, un 34% menos. El origen de la brecha de género en las pensiones está en el mercado laboral: una menor presencia por dedicación a las tareas del hogar, una feminización del empleo a tiempo parcial y la brecha salarial por razón de género.

Puede interesarte: Así suben las pensiones en 2021


Complementar la pensión

Las cifras demuestran las dificultades que tendrán que afrontar los sistemas de pensiones para mantener a los jubilados en el futuro. En España, la pensión que percibe cada ciudadano guarda una relación directa con las cantidades que se han aportado a lo largo de los años como trabajador. Aunque son comparativamente generosas, las reformas paramétricas de los últimos años han tendido a contener el gasto moderando las prestaciones para asegurar la viabilidad del sistema a largo plazo.

Y con toda probabilidad llegarán nuevas reformas que necesariamente tendrán que seguir recortando las prestaciones. ¿Cómo mantener entonces el nivel de vida tras el retiro durante tanto tiempo? La solución es sencilla, hay que prepararse para la jubilación y ahorrar para complementar la pensión. Los españoles vivirán más años y es importante que se preparen bien para disfrutar plenamente de la jubilación.

Hay muchos instrumentos para planificar la jubilación, los más conocidos son los planes de pensiones, un producto finalista pensado para ahorrar a largo plazo. Las inversiones de estos productos se realizan con el objetivo de ahorrar a muy largo plazo, intentando aprovechar las ventajas que los mercados ofrecen para este largo horizonte temporal

Además, tienen liquidez limitada, puesto que se pueden recuperar los ahorros en caso de necesidad, pero sin dejar total libertad, lo que evita caer en tentaciones y destinar el dinero de la jubilación a otros fines. En cualquier caso, planificar y complementar la pensión pública son elementos clave en el contexto actual e irán adquiriendo cada vez más importancia en el futuro. El primer paso, sin duda, es concienciar a la sociedad de la necesidad de empezar a ahorrar cuanto antes para asegurar su nivel de vida tras el retiro.  

Miquel Perdiguer explica en el Podcast de Banco Sabadell la importancia de empezar a planificar y ahorrar para la jubilación cuanto antes. Tal y como señala, dentro de 20 años, las personas se jubilarán algo más tarde y tendrán “menos dinero en el bolsillo”.

Fotografía de Pixabay en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up