movi-image-mujeres-trabajadores-sector-tecnologico-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

Empleo en tecnología: las mujeres solo suponen el 30%

07/08/2020

El confinamiento agudiza los roles de género y sitúa a las mujeres como las más afectadas laboralmente. Las empresas que apuesten por la diversidad en la captación de talento saldrán reforzadas de esta crisis.

España ha evolucionado en cuanto a la integración de la mujer en el mercado laboral y ha mejorado en casi dos puntos la nota obtenida en el 'Women in Work Index 2020' de PwC, pero, aún así, ocupa el puesto número 28 de un total de 33 países de la OCDE. Y es que todavía queda camino por recorrer en materia de género, pues, según la Comisión Económica Mundial, la brecha de género tardará casi un siglo en cerrarse. Y si hablamos del sector tecnológico, esta brecha se nota aún más.

Las mujeres en edad de trabajar y que están empleadas a tiempo completo son más que las registradas el año anterior, ya que del total de 3,8 millones de parados registrados en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), con fecha de junio, un 57% eran mujeres. Además, las diferencias salariales son notables a día de hoy debido a que las mujeres cobran un 14,8% menos de media que los hombres. Esta situación de desigualdad se ha agravado con la llegada del confinamiento y la parálisis de la actividad en muchos sectores, sobre todo, los que empleaban, mayoritariamente, al sector femenino de la sociedad.

Esta situación de desigualdad se agudiza en determinados sectores que tradicionalmente han estado ocupados por hombres, como es el caso de la industria tecnológica. La crisis provocada por la COVID-19 ha supuesto un impulso para este sector, el cual ha experimentado una aceleración exponencial debido al teletrabajo y a la imposibilidad de realizar muchos empleos de manera presencial. Se trata de un sector que está en auge ahora más que nunca, donde podría aprovecharse el talento femenino, pero que todavía presenta trabas para la inserción laboral de las mujeres, ya que ellas suponen solo el 30% de las personas que trabajan en el sector de tecnología.

Todo ello a pesar de que la experiencia demuestra que aquellas empresas que cuentan con mayor diversidad de género tienen un 25% más de posibilidad de ser más rentables que las que no, según un estudio de McKinsey. Y la diversidad también influye en el rendimiento: las compañías que cuentan con más de un tercio de mujeres ejecutivas tienen más opciones de superar a las empresas que se encuentran por debajo de esa cuota. 

La crisis del coronavirus puede empeorar los niveles de desigualdad en las empresas: el teletrabajo ha puesto de manifiesto cómo los roles de género tienen un impacto más negativo en las carreras profesionales de las mujeres, siendo ellas quienes más renuncian a su actividad laboral para hacer frente al cuidado de los hijos. Según el estudio de McKinsey, aquellas empresas en las que sus líderes acojan diversidad de talentos y múltiples perspectivas saldrán favorecidas de la crisis.

Puede interesarte: ¿Por qué las empresas lideradas por mujeres son rentables en bolsa?


Las causas de la brecha de género en el sector tecnológico

Según el informe Women in Work Index 2020, que dedica un apartado especial al papel de la mujer en el sector tecnológico, hay tres retos principales que superar en esta materia. El primero de ellos son los roles de género y la falta de un modelo femenino a seguir: desde edades tempranas, se alimenta el estereotipo de que este sector tiene nombre masculino, por lo que las niñas no lo escogen como carrera y, por lo tanto, las futuras generaciones no tienen ningún referente femenino en este ámbito al que puedan aspirar ni en el que puedan inspirarse.

Por otro lado, la adquisición de habilidades STEM (del inglés Science, Technology, Engineering y Mathematics, que se traduciría como Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) suele ser siempre inferior en las niñas, según el citado informe. Esto hace que sea más difícil su acceso a profesiones relacionadas con ellas e induce a pensar que hay factores sociales y culturales que las alejan de estas disciplinas, ya que ambos géneros tienen las mismas facultades para adquirir ese conocimiento. 

Y, por último, la experiencia laboral, ya que muchas mujeres se unen al sector tecnológico para desarrollar sus habilidades a través de funciones técnicas y de participar directamente en el desarrollo de productos y servicios. Sin embargo, no suelen tener el mismo acceso a funciones técnicas básicas y creativas como ellos y se suelen sentir apartadas y poco valoradas.

Qué pueden hacer las empresas para solucionar estos retos de inclusión

La inclusión de la mujer en el sector tecnológico podría impulsar el PIB de la OCDE en 6.000 millones de dólares y, más allá, conseguir cerrar la brecha salarial de género podría impulsarlo en 2.000 millones más. A nivel europeo, la Comisión Europea estima que la participación de la mujer en el mercado digital al mismo nivel que el hombre podría generar un incremento anual del PIB de 16.000 millones de euros para la economía europea. 

En este contexto, las empresas juegan un rol protagonista y tienen en sus manos la capacidad para hacer frente a la brecha de género en el sector tecnológico. En primer lugar, pueden dar mayor visibilidad e impulsar el papel de la mujer en el sector, alentando a las niñas y a las jóvenes a que desarrollen sus habilidades STEM y a que aspiren a carreras en tecnología, así como a través de la colaboración con instituciones educativas. También es crucial la promoción de la inclusión en el entorno de trabajo. Para ello, las organizaciones pueden poner en marcha iniciativas como los planes de mentores para apoyar la planificación de la carrera, los grupos de redes de mujeres y eventos.

Puede interesarte: Captar talento digital: solo una de cada seis ofertas de trabajo encuentra el perfil capacitado

De hecho, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reconoce a través de las metas ODS 4 y ODS 5 la brecha de género digital en España. La Unión Europea ha puesto este problema sobre la mesa y, a través del programa Digital Europe, promueve de forma activa la adquisición de habilidades tecnológicas, con especial hincapié en el fomento de estas capacidades entre las mujeres y las niñas. En este sentido, la UE recomienda que la industria digital se acerque a la ciudadanía a través de asociaciones colaborativas con colegios y universidades. Asimismo, pone el acento en la posibilidad de llevar a cabo eventos específicos como los open days de startups o el impulso y promoción de mujeres champions en el sector digital que sirvan como modelo a las más jóvenes y faciliten su integración en la industria. 

Además, la UE insta a los estados miembros a impulsar programas de mejora que favorezcan el empleo femenino en este sector tecnológico y digital, mediante acciones como el fomento de prácticas empresariales para retener el talento femenino e identificar, y replicar, las mejores prácticas en el área.

Puede interesarte: Estas cinco mujeres españolas están cambiando el mundo

-Temas relacionados-
up