movi-image-cambiado-consumo-confinamiento-1
Envíanos sugerencias
Competencia y Mercados
4 min de tu tiempo

Cómo ha cambiado el consumo tras el confinamiento: más atentos a los precios y a la sostenibilidad

30/09/2020

La crisis del coronavirus ha provocado que se consuma mirando más el precio de los productos, de manera más racional y con especial atención a la sostenibilidad y al cuidado de la salud y la higiene

La manera en la que se consume ha estado siempre condicionada por los cambios sociales y económicos. Factores como la globalización y la llegada de internet han modificado en los últimos diez años, y de manera gradual, los hábitos a la hora de consumir. Sin embargo, nunca se habían producido cambios tan drásticos y en tan poco tiempo como con la irrupción de la COVID-19. En los meses del confinamiento, las familias españolas gastaron un 26% más en productos de gran consumo, redujeron de manera notable el gasto en ocio y en restauración, al igual que las visitas al supermercado, aunque el gasto en la cesta de la compra fue un 28,4% superior, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura. Y, en paralelo, ya sea por miedo al contagio o por necesidad, el consumidor se familiarizó más con el comercio electrónico.

Puede interesarte: Cómo ha impactado la pandemia en el ahorro de las familias españolas

Sin embargo, la gran incógnita es si estas variaciones se mantendrán en el largo plazo o si han sido meramente coyunturales. Aunque la respuesta definitiva se verá con el paso del tiempo, a raíz de los efectos de la crisis sanitaria, el consumidor busca productos que le hagan sentirse a él y a su familia lo más seguros posible, necesita un componente de solidaridad al dirigirse a establecimientos de proximidad y también valora y analiza el precio y las promociones, debido a las circunstancias de inestabilidad económica, según comenta Patricia Daimiel, directora general de la consultora Nielsen, en el Podcast de Banco Sabadell.

 

Cómo es la ‘nueva’ cesta de la compra

La cesta de la compra de esta nueva etapa ha vuelto a cambiar. No es la misma que durante el estado de alarma, pero tampoco se acerca a la de la época previa a la pandemia. A pesar de que los bares y restaurantes han vuelto a abrir sus puertas, se sigue consumiendo más en casa aunque en julio ya se vio un regreso sostenido a crecimientos precovid, concretamente el 4,5% respecto al mismo mes del año anterior, según datos de la consultora.

De hecho, en el ranking de los diez sectores con mayor actividad en el mes de agosto de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que, a través de las interacciones de Terminal Punto de Venta (TPV) del banco, analiza la recuperación económica, la alimentación en grandes superficies ocupaba el primer puesto, con un 25% de la cuota, siguiéndole en segundo lugar el consumo en restaurantes, con un 10%. 

Los canales de compra de alimentos también han vivido cambios. Y es que, aunque todos los formatos han incrementado sus ventas, los que mayor cuota de mercado acumulan son los supermercados, con casi la mitad de los kilos comprados y del gasto realizado, según el Ministerio de Agricultura. La tienda tradicional es el segundo establecimiento más elegido, con un 15,2% de la cuota, y continúa la preferencia del consumidor por el establecimiento y los productos de proximidad. 

La preocupación por la sostenibilidad ha llegado para quedarse

Antes de la pandemia, los españoles ya estaban poniendo en práctica cambios en sus hábitos de consumo y adoptando otros que fueran más sostenibles. El 83% consideraba que cada individuo es tan responsable de la sostenibilidad del planeta como el gobierno, los organismos internacionales y las empresas, y el 76% ya había cambiado sus hábitos anteriormente para luchar contra el cambio climático. Tras la COVID-19, esta tendencia se ha confirmado y ahora, un 87% de los españoles cree que puede influir en los cambios que vendrán y el 37% admite que intentará cambiar sus hábitos individualistas para pensar en colectivo, según el estudio ‘La red del cambio: los consumidores frente al reto de la recuperación sostenible’, realizado por Wallapop en colaboración con Ipsos. Así, a través de sus hábitos de consumo y estilo de vida, ocho de cada 10 españoles impulsan la sostenibilidad del planeta. 

En este sentido, el 80% afirma que seguirá buscando productos más saludables y respetuosos con el medio ambiente y el 77% incorporará el comercio local a su consumo habitual. En cuanto a hábitos más sostenibles, el 88% declara que separar los residuos y reciclar ya son parte de su nueva rutina pos-COVID-19. Además, el 73% de los españoles cree que, a largo plazo, la crisis climática es tan importante como la del coronavirus.

La salud y la higiene cobran importancia en la dieta y en las compras

Un derivado de este mayor interés por cuidar la sostenibilidad del planeta también lo es querer cuidarse por dentro y, para ello, una alimentación más saludable y elaborada está siendo la opción ganadora para muchos consumidores que “se dejaron llevar” durante el confinamiento, temporada en la que aumentó el consumo de frutos secos salados y snacks, según Nielsen. 

Además, el ahorro es cada vez más importante para las familias, por lo que se priorizará el consumo de productos básicos, posponiendo la compra de otros productos y servicios de ocio, según señalan desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). En este sentido, la relación calidad- precio es muy relevante, hasta el punto de que el 46,5% de los españoles le da más importancia a la hora de llenar su cesta, según el último barómetro elaborado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), un porcentaje que ha aumentado con respecto al 32,2% contabilizado en el mismo informe al principio del confinamiento.

En paralelo, el consumidor sigue apostando por la compra online, también en el sector de la alimentación y de los productos frescos, lo que supone una novedad que parece que tiene continuidad. El canal online en alimentación hasta ahora era casi residual -aproximadamente, apenas el 2% de los consumidores hacía alguna compra durante el año por internet-, mientras que en el confinamiento esta cifra se duplicó hasta el 4%, según la consultora Nielsen.

Puede interesarte: Ya tengo tienda ‘online’, ¿cómo puedo mejorarla para vender más?

Los hábitos han cambiado de forma drástica y repentina durante el confinamiento, pero muchos de ellos tienen una tendencia a largo plazo, aunque será clave generar confianza en el consumidor fuera del hogar, ya que cada vez se valorará más la seguridad y la higiene en los establecimientos, así como la calidad en el servicio. 

-Categorías y etiquetas-
up