Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

Cómo rentabilizar tu hobby ahora que estás jubilado

Aunque se esté cobrando la pensión, se pueden obtener ingresos tanto por cuenta propia como ajena, siempre que estos no superen el salario mínimo interprofesional anual

Más de 300.000 personas abandonaron el mercado laboral en 2018 para cobrar la pensión, o lo que es lo mismo, iniciaron su jubilación. Si bien este dato marcó un récord histórico en la serie de la Seguridad Social, lo cierto es que el 43% de los profesionales que dejaron el mercado laboral tenía menos de 65 años, una edad en la que todavía queda mucho por hacer.

Aunque uno decida jubilarse y dejar su negocio o puesto de trabajo como tal, existen muchas maneras de ocupar el tiempo libre y, además, rentabilizarlo. Bricolaje, jardinería, repostería, melomanía… no importa cuál sea el hobby en cuestión, ya que existen varias maneras de obtener ingresos de una habilidad o conocimiento.

1. A través de un blog o una web: ¿Quién no ha buscado en internet alguna vez una receta, cómo cuidar de una planta o dónde comer en un destino de vacaciones? Compartir experiencias, recomendaciones, trucos y consejos en la red es una de las maneras con las que obtener dinero. Aunque no de todos los blogs se pueden obtener grandes ingresos, con cierta audiencia se puede monetizar un sitio ‘online’, ya sea a través de publicidad o por cuota de asociación. Solo hace falta dedicación y esfuerzo.

2. Con la venta de un producto o servicio: Si lo tuyo es la artesanía, la costura o tienes una idea original puede que sea el momento de que no solo hagas cosas para familiares y amigos, sino que comiences a ofrecerlas al resto, ya sea ‘online’ o en colaboración con algún otro negocio.

3. Convirtiéndose en profesor: Compartir un hobby con alguien es una de las mejores maneras de disfrutarlo. ¿Te has planteado ayudar a aquellos que puedan necesitar de tus conocimientos? En asociaciones de barrio u otras entidades culturales se pueden ofrecer servicios como profesor, charlas o talleres de la afición o habilidad que te apasione. Con algo de formación, también se puede hacer de manera más profesional. 

Sea cual sea la opción escogida, hay ciertos límites legales: si se está cobrando una prestación por jubilación, se pueden realizar trabajos por cuenta propia o ajena, siempre que el ingreso total sea inferior al salario mínimo interprofesional anual (12.600 euros). Si se tiene una compensación económica mayor por cuenta propia, hay que darse de alta como autónomo, pues siempre que se obtiene una remuneración por un trabajo o servicio debe estar declarado como tal.

En caso de que sea por cuenta ajena, se puede optar por la jubilación parcial, que permite que el trabajador por cuenta ajena que haya superado una determinada edad y cumpla una serie de requisitos, se convierta en pensionista de jubilación y compatibilice el cobro de la pensión con un trabajo a tiempo parcial, en el que reduce su jornada y su salario entre un 25 y un 50%.

-Temas relacionados-