movi-image-ventajas-vida-rural-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

Ventajas de la vida rural

23/09/2021

Vivir en un entorno rural ofrece importantes ventajas pero también ciertos desafíos que hay que tener presentes. Antes de tomar una decisión, hay que realizar algunas comprobaciones para evitar sorpresas desagradables

A la hora de comprar una casa, cada vez escogemos más hacerlo fuera de las grandes ciudades. Esta ha sido una de las consecuencias de la pandemia de la COVID-19, que ha inclinado las preferencias “hacia espacios abiertos y más amplios por la mayor presencia en el hogar a raíz de los confinamientos y el aumento del teletrabajo”, según el informe ‘El impacto de la crisis sanitaria de la COVID-19 sobre el mercado de la vivienda en España’ del Banco de España.

Sin embargo, tomar la decisión de vivir en un entorno rural no es algo fácil, y es preciso tener en cuenta que, a pesar de ofrecer algunas ventajas importantes, también conlleva riesgos a analizar, por lo que es necesario preguntarse, ¿cuáles son los beneficios de vivir en el medio rural?, ¿es compatible mi trabajo con la vida en el campo?, ¿qué tipo de oportunidades profesionales puede haber allí?, ¿cómo puedo tener Internet en una zona rural?, ¿es más barato vivir en el campo?, ¿es mejor criar a los hijos en el campo o en la ciudad?

¿Por qué vivir lejos de la ciudad?

Entre las principales ventajas de apostar por vivir en un entorno rural, cabe destacar:

  • Mejor relación con el medioambiente. No será necesario, por ejemplo, utilizar tanto el coche. Además, existen más posibilidades de utilizar energías renovables, convirtiendo el hogar en una vivienda ecoeficiente.
  • Mejora de la salud y reducción del estrés. Al estar en un escenario más sosegado, el ritmo de vida es mucho más tranquilo. También, mejora la alimentación a través de productos más orgánicos y naturales.
  • Precios más bajos. Los precios de las viviendas en los entornos rurales son sensiblemente más bajos que en las ciudades. Es posible acceder a casas más grandes y con espacios al aire libre. Incluso existen ayudas destinadas a los jóvenes que promueven la compra y el alquiler de viviendas en municipios y núcleos de población con menos de 5.000 habitantes.
  • Economía más colaborativa y sostenible. Por ejemplo, intercambiando bienes con otros vecinos en vez de tener que comprarlos en el supermercado, lo que contribuye a dinamizar la economía local.

Sin embargo, ¿cuáles son las desventajas de vivir en el campo? Hay que tener presentes los costes del transporte (gasolina, billetes de tren o de avión) y la inversión de tiempo cada vez que haya que volver a la ciudad o moverse por los alrededores de la vivienda, ya que algunos servicios básicos, como ciertas especialidades médicas o conexión a Internet de calidad, pueden no estar disponibles.

Además, vivir en un pueblo ofrece menos opciones para tener una vida social amplia y variada, al tiempo que se reducen las alternativas de ocio.

Otro hándicap es cómo gestionar con la empresa en la que se trabaja la asistencia a reuniones presenciales o a foros y eventos sin que esto afecte al desempeño profesional. Desde un plano social, el vivir alejado del bullicio posiblemente termine por afectar a la relación con familiares y amigos.

Puede interesarte: Teletrabajar desde la España vaciada

 

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar una casa rural?

Es importante tener en cuenta algunos elementos para evitar llevarse sorpresas desagradables en una decisión que es tan importante para cualquier familia:

  • Saber su situación legal. Es imprescindible acudir al registro de la propiedad para conocer la situación del inmueble, incluyendo si tiene pagos pendientes, por ejemplo, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). Del mismo modo, es crítico cerciorarse de que la vivienda dispone de escrituras, ya que algunas de ellas, al ser muy antiguas, no las poseen. Las escrituras son necesarias para, por ejemplo, solicitar una hipoteca. También es oportuno verificar que el inmueble está inscrito en el Plan General Metropolitano de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio en cuestión, sobre todo, para solicitar los suministros básicos.
  • Conocer la construcción. Es fundamental saber el estado de las instalaciones de agua y de luz, la situación real del tejado para evitar tener filtraciones o un mal aislamiento y la estructura del inmueble, en especial, en cuanto a las vigas y los muros de carga. Lo más aconsejable es recurrir a un perito profesional que verifique estos y otros elementos sobre la vivienda, y garantizar, así, la máxima seguridad. Además, es muy probable que la vivienda requiera ciertas reformas que se tendrán que sumar al precio de compra.
  • Asegurar los suministros básicos. Lo que significa cerciorarse de que el entorno está adecuadamente urbanizado. En el caso de Internet, es imprescindible verificar que la conexión es lo suficientemente buena para poder trabajar sin complicaciones.
  • Valorar los gastos de mantenimiento. Las casas rurales suelen soportar un coste de mantenimiento elevado. Por ello, es muy aconsejable contratar un seguro de hogar que pueda hacer frente a determinadas incidencias.

Calculadora: descubre cuánto deberías pagar por tu vivienda

 

Fotografía de Lison Zhao en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up