movi-image-forma-pago-online-equivocada-1
Envíanos sugerencias
Transformación digital
4 min de tu tiempo

Una forma de pago ‘online’ equivocada puede costar el 50% de las operaciones a un negocio

Tue Feb 23 08:50:48 CET 2021

Hay más de 400 modalidades de pago online en el mundo, pero no todas son válidas para cualquier tipo de negocio ni de mercado. Escoger la idónea es crucial en un momento en el que cada vez más empresas tienen la necesidad de adoptar una plataforma de e-commerce debido al auge del comercio online.

Son muchos los negocios que, con las restricciones impuestas por la COVID-19, se han visto forzados a adoptar una plataforma de e-commerce en tiempo récord para compensar a través de este canal las ventas perdidas a través de los sistemas más tradicionales. La cuestión está en elegir qué tipo de experiencia de compra online es la idónea para cada tipo de negocio y, por lo tanto, qué método de pago escoger de los más de 400 que existen en el mundo. Una decisión delicada, ya que si el cliente no está familiarizado con el método elegido, puede hacer que se pierda hasta el 50% de las operaciones, asunto especialmente importante, además, cuando se implementa dicho sistema fuera de España, tal y como señala Jordi Pascual, CEO de Paycomet y director de e-commerce de Banco Sabadell en el webinar ‘Optimización de los pagos por Internet’, organizado por HUB Empresa de Banco Sabadell.

Uno de los primeros impedimentos con los que se encuentran los negocios que quieren dar el salto al comercio online es la ausencia de página web ya que, a pesar de los avances digitales, el 78% de los pequeños negocios sigue sin contar con una, según los últimos datos de la empresa especializada en el registro de dominios en Internet, GoDaddy. Para ellos, existen formas de hacer e-commerce que se han potenciado a raíz de la pandemia, como la de generar un enlace de pago y compartirlo en redes sociales, en aplicaciones de mensajería instantánea o SMS o crear un código QR desde el móvil o el ordenador e incluirlo en la cartelería y en la publicidad de la marca. De esta forma, el cliente puede escanear el código y tramitar el pedido al momento, sin necesidad de pasar por una web.

Si, por el contrario, ya existe una página web, lo primero a tener en cuenta es la instalación de la página de pago, principalmente, por la cantidad de opciones que existen. Así, se pueden elegir modalidades con las que el usuario visualice claramente que se le está derivando a una plataforma de pago que no es propiedad del negocio (Full Screen, Iframe) o al revés, que la página de pago sea propiedad del comercio y que el usuario no perciba el cambio (lo que se denomina Web Service). Los primeros son más fáciles de instalar y, si se trata de un negocio menos conocido, es más recomendable que el host de la plataforma de pago esté visible para aportar confianza al usuario.

Puede interesarte: Ya tengo tienda ‘online’, ¿cómo puedo mejorarla para vender más?


Cómo evitar los fraudes en los pagos online

En el caso de que el comercio tenga la propiedad de los datos del usuario, el primero debe pasar unos requisitos de seguridad, una cuestión a la orden del día en el comercio por Internet. Y es que a la hora de realizar un pago online, existe el miedo, tanto por parte del comercio como del usuario, de que se pueda cometer un fraude. De hecho, en palabras de Jordi Pascual, “a un e-commerce siempre le afecta el fraude en algún momento”, y más en el sur de Europa. En este sentido, el directivo afirma que tan malo es tener un sistema de control de fraude insuficiente como que el comercio se exceda y utilice sistemas muy restrictivos que pueden bloquear demasiadas operaciones. Así, la solución es poner inteligencia en los sistemas de control de fraude: hacer listas blancas de clientes VIP y fiables, listas negras de usuarios con actitudes sospechosas, técnicas de ‘Velocity Check’ que realizan conteos de velocidad y alertan de si un usuario compra demasiadas veces o utilizar reglas de ‘Fraud Screening’, que identifican comportamientos sospechosos de los compradores. 

“Tan malo es tener un sistema de control de fraude insuficiente como que el comercio se exceda y utilice sistemas muy restrictivos”, afirma Jordi Pascual

En este sentido, seleccionar qué técnica implementar en el negocio depende mucho de su magnitud. Un e-commerce pequeño puede hacer las comprobaciones manualmente, ya que el número de operaciones es relativamente bajo. Sin embargo, cuando el número de operaciones es inabarcable, las reglas se integran en un sistema de ‘Fraud Scoring’, que adjudica un peso determinado a cada regla que incumple una operación (lista negra, operaciones fuera de Europa, etc). Si el peso final se sitúa entre 30 y 70 operaciones, se considera sospechoso de fraude y el programa separa automáticamente estas operaciones para que las revise un experto en riesgo antes de entregar el producto. 

Puede interesarte: El gran negocio de la ciberseguridad: cómo proteger tus compras


Cuál es el método de pago preferido por los españoles

Ante la cantidad de modalidades de pago online que existen en el mundo (tarjetas, wallets virtuales, criptomonedas, etc.), en España la mayoría de usuarios prefiere la tarjeta bancaria, algo que se ha potenciado con la COVID-19, ya que muchos de los españoles han reducido o han abandonado los pagos en efectivo en este periodo de tiempo. 

Puede interesarte: Los medios de pago electrónico dejan de ser una alternativa y se consolidan

Fotografía de Mika Baumeister en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up