Lo han visto 200 personas 2 minutos de tu tiempo

Entrevistas: ‘Elegimos vivir solos’

Libertad. La palabra que ronda nuestra mente, y la principal motivación, para impulsarnos a vivir solos. Libertad para fijarnos horarios propios, para lidiar únicamente con nuestras manías, para no tener que dar explicaciones, para vivir según gustos y costumbres personales... Poder poner la radio al volumen deseado, escoger qué ver en la televisión y comprar aquellos alimentos que más nos gustan. Eso también es libertad. Y tener siempre el sofá libre. Pero no nos quedemos solo en lo superficial: ¿qué otros alicientes tiene vivir sin compañía?

Encontrarte a ti mismo

Eloi Fuguet, músico y gestor cultural de 39 años de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), tomó la decisión para reencontrarse consigo mismo y ha sido inquilino único durante 12 años. “Después de vivir con mis padres y mi hermana, amplié mis estudios en Ámsterdam, donde compartí piso unos años con muchas personas distintas. Al volver, sentí que necesitaba un espacio propio, lejos del ruido y otra gente”, dice Eloi. A Èlia Fosalva, traductora y subtituladora de Sant Just Desvern (Barcelona) de 25 años, tener un piso para ella sola la ha hecho crecer personalmente: “Al principio, me agobiaba un poco el silencio, sobre todo en los malos momentos. Pero ha sido un gran aprendizaje: me ha ayudado muchísimo a entenderme a mí misma. Aprendes a escucharte”.

‘Vivir sola me ha ayudado muchísimo a entenderme a mí misma. Aprendes a escucharte.’ Èlia Fosalva

Tu rincón es… toda la vivienda

Sara García, coordinadora de proyectos audiovisuales de 40 años de Barcelona, valora especialmente la gestión del espacio: “Tengo los muebles que quiero y decido a qué destinar mi segunda habitación sin tener que consensuarlo con nadie. Es fantástico”. En casos así la vivienda llega a convertirse en una extensión de su único inquilino. “Cuando vives solo, tu personalidad queda reflejada en el piso. Los muebles y objetos o la decoración son acordes a tu manera de vivir, y no tienes nada que te resulte inútil o te estorbe”, señala Eloi. Èlia también destaca el espacio propio que ha ganado: “Antes, mi dormitorio era el único sitio que tenía para mí sola, mi refugio. Ahora, mi espacio es todo el piso. Es un cambio muy agradable”.

‘Cuando vives solo, tu personalidad queda reflejada en el piso.’ Eloi Fuguet

 

 

 

 

Autonomía y capacidad de organización

Sara recomendaría la experiencia a todo el mundo. “Cuando vives solo aprendes a espabilarte, a administrar un presupuesto u optimizar la compra”, confirma esta coordinadora audiovisual. Eloi Fuguet coincide con esta visión: “Ganas mucho en organización y eres más resolutivo. Por ejemplo, te mueves rápido si surge un imprevisto, como cuando internet no funciona o te cortan una mañana el agua por obras”. “Sin duda —añade Èlia—, ahora soy más manitas, cocino mejor y tomo decisiones sin aturullarme tanto”.

Tú decides tu vida social

 

 

 

 

A día de hoy, todavía persisten los prejuicios sobre la gente que vive sola. “Me llegaron a decir que te convierte en más antisocial, que te abandonas y eres más descuidado. En mi caso, fue todo lo contrario”, rebate Eloi. Sara también considera que se trata de un estereotipo: “Vivir solo no tiene nada que ver con tu vida social. Incluso tienes más: puedes quedar con amigos o familia fuera, pero también invitarlos a tu piso”. Además, según Eloi, se cuenta con más margen para escoger qué socialización se quiere. “Decides cuánto, cuándo y con quién quieres compartir tu tiempo. Si vives en familia o compartes piso, estás obligado a socializarte, te apetezca o no”, apunta el músico.

‘Vivir solo no tiene nada que ver con tu vida social… incluso tienes más.’ Sara García. 

Los tres convienen en que vivir solo es una experiencia muy positiva. “He vivido con mis padres, en pisos compartidos, en un piso yo solo durante 12 años y ahora convivo con mi propia familia. Cada caso tiene ventajas e inconvenientes”, reconoce Eloi, “pero vivir solo me dio madurez y tranquilidad”. Y añade entre risas: “Antes tenía mi bici en el pasillo y ahora están la bici, un patinete, el cochecito del bebé y una tabla de surf. Y no tengo mis cosas a mano en el baño”.

Decidirse a vivir solo es empezar a disfrutar de todas las ventajas de tener un hogar propio, pero no hay que olvidar que el camino no es una alfombra de rosas.

¿Por qué nuestros entrevistados eligen vivir solos?

 

  • 01. Han aprendido a espabilarse.
  • 02. Ganaron en organización.
  • 03. Crecieron a nivel personal.
  • 04. Han aprendido a escucharse a ellos mismos.
  • 05. Gestionan el espacio a su gusto.
  • 06. Administran y optimizan la compra.
  • 07. Eligen sus muebles y decoración.
  • 08. Han aprendido a ser más resolutivos.
  • 09. Han ganado espacio propio.
  • 10. Pueden reflejar su propia personalidad en el piso.

 

 

 

 

Estardondeestés funciona en una amplia variedad de navegadores, pero el tuyo se ha quedado un poco obsoleto, actualízalo a una versión más actual:

Fotografías de Kerkez, Vikialis y G-stockstudio en iStockphoto
Temas relacionados



c