Mudanzas 2.0
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

Mudanzas personalizadas, un servicio adaptado a la ‘nueva normalidad’

30/09/2020

Los traslados prémium han crecido en popularidad y se han renovado para trabajar en tiempos de coronavirus

Una mudanza implica una gran cantidad de gestiones y de esfuerzos. Puede llegar a convertirse en una tarea poco agradable, sobre todo para aquellas personas que tienen que trasladar objetos de grandes dimensiones o de gran valor que requieren protección y seguridad. También es un reto para quienes se desplazan decenas o centenares de kilómetros de su vivienda anterior. Las mudanzas personalizadas son una excelente solución para aquellos que buscan tranquilidad y las máximas facilidades y garantías, y en estos tiempos en los que la COVID-19 está presente, estos servicios adoptan nuevas fórmulas.

El gerente de Mudanzas Transcambia, Miguel Matilla, asegura que “cada vez más se contratan mudanzas personalizadas” debido al volumen de los elementos a trasladar, la forma de vida y la falta de tiempo de los ciudadanos. Su empresa, que da servicio a residentes de alto poder adquisitivo en las localidades de Pozuelo de Alarcón, Las Rozas, Majadahonda y Boadilla del Monte, en la Comunidad de Madrid, responde a las demandas de un tipo de cliente “muy exigente”.

Servicios prémium según las necesidades

Las mudanzas personalizadas se basan en el estudio previo de las necesidades del cliente y aspiran a brindar un amplio abanico de servicios a su medida y según sus exigencias. Los paquetes prémium ofrecen “lo que el cliente necesite”. Por ejemplo, dan la posibilidad de contratar un extra de decoración que incluye colgar cuadros, cortinas, lámparas y estanterías con el asesoramiento de expertos en diseño e interiorismo, según precisa Jesús Rodríguez, director comercial de Grupo Amygo.

Más allá de contratar el empaquetado y transporte habituales de una mudanza estándar, estos clientes también pueden solicitar que la empresa “desempaquete todo y lo coloque como el cliente quiere”, desde ropa hasta estores. En el mismo terreno, Rodríguez añade que existe el servicio de organización de espacios, donde un equipo analiza las necesidades del cliente. Previa aprobación de este, la empresa coloca y distribuye los objetos y muebles en la nueva vivienda.

Para asegurar el cuidado de las pertenencias, especialmente las de elevado valor, se utilizan embalajes de alta resistencia reforzados, además de poder contratar un seguro para aquellos elementos más preciados. En cuanto a los muebles de mayor peso, se utilizan grúas pluma y plataformas elevadoras. 

Otro de los servicios personalizados está orientado a los clientes que regresan a España tras un periodo en el extranjero: pueden solicitar trámites de matriculación de vehículos y de homologación a la normativa europea, así como el traslado internacional de mascotas. Asimismo, a estas personas se les ofrecen servicios de relocation, que implican la búsqueda de vivienda, de colegios para sus hijos y trámites como dar de alta cuentas bancarias y suministros.

Rodríguez precisa que tanto en las mudanzas estándar como en las prémium el coste es “muy variable”, ya que depende de los kilómetros a recorrer y el volumen a trasladar, además de los extras que se contraten.

Protocolos para blindarse frente a la COVID-19

Ambos portavoces detallan que a causa de la pandemia se han establecido protocolos de actuación y prevención entre su personal. Entre ellos, la toma de temperatura de los operarios, el mantenimiento de la distancia social con los clientes, el uso de mascarillas y de guantes, lavado frecuente de manos y la aplicación de geles hidroalcohólicos.

Ahora también utilizan material de embalaje nuevo en cada servicio y recomiendan al cliente mantener las estancias ventiladas y respetar la distancia de seguridad en la interacción con el personal. Además, los vehículos utilizados en las mudanzas se desinfectan diariamente después de cada servicio.

Matilla añade que en algunos casos también se le pide al inquilino que el día de la mudanza solo haya uno o dos miembros de la familia en la casa para mantener las distancias y evitar cualquier riesgo de contagio.

Los traslados también se han visto afectados

El coronavirus no solo ha irrumpido en las relaciones laborales y la manera de trabajar; también ha supuesto una caída de la demanda de mudanzas en la temporada más alta del año: de marzo a junio esta ha descendido un 30%, asegura Matilla.

La alta disponibilidad de alquileres y el empeoramiento de la situación económica provocada por el coronavirus ha motivado que otros inquilinos cambien sus hogares por otros de menor precio, y asegura que esto tiene un impacto negativo en el sector.

En la misma línea, según Rodríguez, desde el inicio de la pandemia “el sector ha tenido un comportamiento extraño” en cuanto a la demanda de mudanzas. Las solicitudes de traslados registraron un evidente parón en todos los niveles durante el confinamiento, pero este también supuso un aplazamiento de los traslados “que se están llevando a cabo en los meses de verano”.

 
Fotografía de Bench Accounting en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up