movi-image-elpais-empresas-telecelebrar-1
Envíanos sugerencias
Socios y Empleados
4 min de tu tiempo

Las empresas optan por ‘telecelebrar’ la Navidad para reconocer el esfuerzo de los empleados

Mon Dec 28 08:23:35 CET 2020

Las cenas presenciales dan paso a formatos virtuales, cestas de Navidad más generosas o iniciativas solidarias

Como tantas cosas hoy en día, las celebraciones navideñas en las empresas se han visto muy afectadas por las restricciones sanitarias para prevenir el contagio de la covid-19. Las reuniones físicas prácticamente han desaparecido. Cualquier evento presencial en el mundo laboral es casi una quimera.

Eso no significa, sin embargo, que en las oficinas se estén obviando estas fechas. Por el contrario, han nacido un montón de iniciativas que buscan replicar a distancia este tipo de encuentros. En paralelo, también se ha disparado el número de empresas que ha decidido engordar las cestas de Navidad, repartir vales regalo o destinar ese gasto a donaciones. “En Banco Sabadell no queríamos dejar de celebrar el excelente trabajo realizado por todas las personas que formamos el banco en un contexto especialmente difícil”, relatan desde la entidad. “Por eso se plantearon diversas alternativas y han sido los empleados y las empleadas los que han decidido donar a instituciones sociales el presupuesto asignado a la celebración navideña”. Unos fondos que, finalmente, se han decidido repartir entre el Banco de Alimentos, Cáritas, Aldeas Infantiles y Cruz Roja “por estar dedicando un gran esfuerzo a ayudar a las personas afectadas por la crisis social provocada por el coronavirus”.

Mantener la motivación

Los expertos advierten de que en estos últimos meses, caracterizados por la implantación del teletrabajo, comunicación entre la empresa y los trabajadores corre el riesgo de haberse deteriorado, perjudicando así el ambiente laboral y la motivación del empleado. Esta época navideña, por tanto, “es una ocasión perfecta para llevar a cabo iniciativas que, aunque sea de un modo remoto, puedan hacer que el trabajador se sienta valorado y generar un orgullo de pertenencia”, explica Oriol Mas, director general de Randstad Direct, Training y Human Capital Consulting. En este sentido, “siempre y cuando las circunstancias lo permitan, es recomendable cumplir con aquellos incentivos y recompensas que llevábamos a cabo el año pasado o considerar algunos nuevos que permitan premiar el compromiso mostrado en los meses más difíciles de este 2020”.

Celebrar a distancia

¿Cómo? Si otros años triunfaban las rifas y los karaokes en el vestíbulo de la empresa o en un restaurante, ahora las alternativas son realmente variadas y en muchos casos se incluye también a la pareja o a la familia del empleado: película y fast food en autocines desde el propio coche; cursos de coctelería que se realizan desde casa -además, envían todos los elementos necesarios- para luego conectarse y brindar juntos; juegos de escape room virtuales para los que se requiere disfraz -el kit necesario se reparte a domicilio- o sesiones de monólogos y de teatro que permiten interactuar.

Por ejemplo, Planeta Impro, organizadora de espectáculos de improvisación, ha cambiado las funciones presenciales en las sedes de las empresas por conexiones en streaming a través de alguna app de videoconferencias. Sus actores trabajan juntos desde un plató o, una opción más económica, desde sus propios domicilios, mientras que los espectadores pueden enviar sus comentarios a través del chat de la aplicación y los directivos, encender su cámara al final de la función para felicitar las fiestas.

Cenas en el salón de casa

Respecto a la parte gastronómica las opciones también son innumerables. Glovo, por ejemplo, ofrece un servicio de delivery que funciona estos días principalmente para cenas en Barcelona y en Madrid, pero también para empresas que tienen diseminados a sus empleados por varias ciudades. Los trabajadores reciben un vale para encargar comida en el restaurante que prefieran y recibirla a domicilio en la fecha indicada.

El sector del catering, por su parte, también se ha adaptado: “Los eventos que requieren nuestros servicios se planifican con bastante tiempo y la actual incertidumbre no permite generar la confianza necesaria a los clientes”, admite Jesús Baranda, presidente de la Asociación Empresarial de Catering (AEC), que explica que, ante la desaparición de eventos presenciales, han tenido que incorporar a la oferta la entrega de cajas delivery “por dar respuesta a nuestros clientes con algún tipo de formato no presencial, no por rentabilidad del producto en sí mismo”.

El sector que se está viendo beneficiado es el de las cestas de Navidad. Este año se han unido empresas que hasta ahora no tenían ese detalle con los empleados y otras han decidido mejorar los productos en cantidad o en calidad. O, como alternativa, entregar vales para gastar en productos o en restaurantes.

¿ASÍ TAMBIÉN SE HACE EQUIPO?

Si el objetivo de los tradicionales encuentros navideños es principalmente construir una visión compartida y reforzar la confianza entre directivos y trabajadores, hay expertos que consideran que esa función no se consigue en las versiones virtuales. Así lo cree Juan Carlos Cubeiro, especialista en talento y consejero de Human Age Institute, una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a más de 700 organizaciones con el objetivo de impulsar el talento como motor para la transformación. Cubeiro considera que para hacer equipo es necesaria la presencialidad. "El contacto humano es insustituible. No hay que mitificar a la tecnología, porque no sirve para todo. Un holograma nunca tendrá la calidez de la gente real", señala.

Además, resalta que estamos ya cansados de encuentros virtuales, de manera que es cada vez más difícil mantener la atención de los convocados. Además, estos eventos no cuentan con esos minutos previos o posteriores de los actos presenciales que permiten intercambiar opiniones con otros asistentes, una razón más para ser paciente y posponer actividades de team building a cuando se puedan desarrollar de manera presencial.

"Un evento virtual en ningún caso puede ser uno presencial traspasado a una plataforma en línea. Hay que diseñarlo expresamente para ese entorno, integrar todos los tipos de audiencia y pensar muy bien en los objetivos", apunta Sandrine Castres, directora general de MCI en España y Portugal, empresa especializada en la organización de eventos y congresos, que ha observado que, con el paso de los meses, ha aumentado el nivel de exigencia en las experiencias virtuales "y los presupuestos, también". Aun así, el gasto medio por trabajador es muy inferior a los 65- 120 euros por persona que calculan que habitualmente invertía una empresa en cenas o en eventos navideños presenciales.

Fotografía de Compare Fibre en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up