Lo han visto 5060 personas 3 minutos de tu tiempo

¿Cómo encontrar casa sin perder la cordura?

La compra de una casa suele darse en un momento vital lleno de ilusión, pero el proceso hasta su adquisición también puede llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza, ya que nos exige paciencia y tomar muchas decisiones con rapidez. Los grandes aliados para no perder la cordura son la templanza y la constancia: saber esperar el momento en el que, al ver una vivienda, podamos visualizarnos viviendo en su interior.

 
La mitad de los españoles tarda menos de medio año en comprar, aunque la media llega a los 13 meses.

En un año en el que se ha disparado la compra de viviendas, con un incremento del 11,6% en abril de 2018, según el Consejo General del Notariado, la paciencia será la gran compañera de un viaje que dura más de un año, pero que también puede resolverse en unos seis meses. De hecho, la mitad de los españoles tarda menos de medio año en comprar, aunque la media llega a los 13 meses.

Se trata de un proceso suficientemente largo e importante como para generar estrés y ansiedad en el comprador. La emoción y la preocupación aparecen conjuntamente como resultado de la tensión sostenida en el tiempo causada por la búsqueda de casa. 

Estudios como ‘At Home in Europe’, de la consultora Re/Max, detallan que el 80% de los europeos que han comprado están satisfechos con su elección. Este informe indica también que en Europa se ven de media unas siete viviendas antes de decidirse por la compra; la estadística también determina que el 38,8% de los compradores se siente muy satisfecho; un 41,5%, simplemente satisfecho, y un 15,5% moderadamente satisfecho. En el lado contrario, la insatisfacción se mueve entre el 3 y el 1,2% de los compradores. Concretamente, los aspectos que más desagradan en la compra de vivienda son la distancia hasta el centro de la ciudad, la escasez de zonas verdes y la falta de aparcamiento y de estaciones de metro.

 

Definir por qué queremos una vivienda

Para no errar en la elección es clave saber por qué queremos una vivienda. En no pocas ocasiones, los compradores se lanzan al mercado sin tener claros sus objetivos y se topan con una oferta abrumadora. Esto deriva en visitas infructuosas a pisos que no encajan con sus aspiraciones, lo que mina su ilusión y genera ansiedad. Según el citado estudio, siete de cada diez futuros compradores usarán la vivienda como primera residencia. Tener claro el objetivo ayudará a descartar unas viviendas y a priorizar otras, ya que el comprador podrá empezar a tomar sus primeras decisiones.

 

Conocer las cuentas

Un segundo consejo para no perder la esperanza es tener muy claro el presupuesto, los gastos derivados, la hipoteca y todo lo que comportará en términos económicos mudarse a la nueva vivienda. Es necesario haber estipulado en privado el capital, el ahorro que se puede aportar, las posibilidades de financiación bancarias y saber con mucha concreción hasta cuánto se puede gastar para evitar desatinos y visitas a pisos que realmente son inaccesibles. 

 

No obstante, es aconsejable buscar algo por encima del capital del que se dispone para no descartar viviendas que eventualmente puedan estar al alcance... si se negocia con inteligencia. Igualmente, el comprador tiene que haber hecho los deberes y conocer el mercado que está peinando, sobre todo saber qué precios se pagan por cada zona para detectar oportunidades.

Hay que echar mano de la imaginación y tener muy claro que casi todos los espacios y elementos se pueden modificar, salvo las paredes maestras.

Ser realista con lo que se puede comprar

Aunque parezca evidente, tener los pies en la tierra también es un requisito. Es fácil dejarse llevar por los sueños y las aspiraciones personales, y esto puede conducir a concertar visitas a viviendas que en realidad no encajan. Por ello, es importante plantearse qué requisitos mínimos son necesarios y cuáles son más o menos prescindibles.

Casi todo se puede cambiar

Otro error que se comete al buscar piso es ceñirse al diseño actual que la vivienda presenta, sin tener en cuenta las posibilidades que ofrecen las reformas. Hay que echar mano de la imaginación y tener muy claro que casi todos los espacios y elementos se pueden modificar, salvo las paredes maestras(cita), que en ocasiones imprimen límites restrictivos. No está de más recordar, pese a ser muy obvio, que tampoco podremos modificar jamás la ubicación del piso y su orientación. Igualmente, si el piso se encuentra en una calle que nos gusta, debería satisfacernos siempre. Aceptar esto con sensatez facilita la toma de decisiones y reduce la frustración.

 

Resolver las dudas antes de visitar y tener ayuda profesional

Es habitual perder la paciencia en visitas a pisos que no solo no colman las expectativas, sino que no se ajustan ni siquiera a lo que se está buscando. Muchas veces, propietarios apremiados por la venta exageran las condiciones de la vivienda, omiten información o sobredimensionan la superficie. El comprador puede ahorrarse estas visitas con una simple llamada telefónica para aclarar detalles básicos. 

El móvil ya es hoy el primer dispositivo para comprar y alquilar piso, según varios estudios del sector inmobiliario.

Asimismo, es muy importante dejarse asesorar por profesionales: ponerse en manos de un agente inmobiliario y esperar sugerencias que cumplan con nuestro perfil (esto no implica abandonar el rastreo propio). El móvil, que ya es hoy el primer dispositivo para comprar y alquilar piso, según señalan varios estudios del sector, puede abrirnos las puertas a ser propietarios.

Puede suceder que, incluso con todo lo anterior claro, no demos con una vivienda a nuestro gusto. Si perdura esta situación tras más de un año, suficiente como para haber considerado bastantes posibilidades, hay que sobreponerse a la decepción y reenfocar todo el proceso. El perfeccionismo es recomendable siempre que no encierre al comprador en un bucle de búsqueda infinita bajo la premisa de que siempre puede encontrar algo mejor.

Es muy importante tener presente que la compra de vivienda necesita paciencia pero también positividad y determinación. Mantener la ansiedad a raya, seguir la intuición y no olvidar las necesidades de vivienda guiarán una búsqueda certera y exitosa para un cometido que, sin embargo, suele tener un índice de éxito muy alto. No hay que desanimarse.


Fotografías de Antonhy Tran, Breno Assis, Rawpixel y J. Kelly Brito en Unsplash

 

Estardondeestés funciona en una amplia variedad de navegadores, pero el tuyo se ha quedado un poco obsoleto, actualízalo a una versión más actual:

Temas relacionados



c