¿Cómo puede una pyme reforzar su ciberseguridad?
Envíanos sugerencias
Transformación digital
3 min de tu tiempo

¿Cómo puede una pyme reforzar su ciberseguridad?

24/10/2022

Tener protección ‘antimalware’ en todos los dispositivos o almacenar la información en un soporte seguro son algunos de los aspectos más importantes.

La digitalización supone numerosas ventajas para las empresas, pero también entraña sus riesgos. Las estafas digitales, los ciberataques, las suplantaciones de identidad o el robo de información suponen una amenaza para las compañías. Sobre todo para las pequeñas y medianas empresas (pymes), que son las que tienen menor capacidad para invertir en ciberseguridad. ¿Cómo pueden protegerse?

Claves para impulsar la ciberseguridad de una pyme

La ciberseguridad es clave para una pyme. Este tipo de compañías deben aplicar una serie de prácticas para proteger su información y sus datos a la hora de desarrollar sus actividades en la nube. Entre otros, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), destaca los siguientes:

  • Política de seguridad. La empresa debe desarrollar y difundir entre sus empleados una normativa clara de ciberseguridad. En ella se tiene que especificar un protocolo de actuación ante distintas situaciones, como puede ser el uso de redes wifi públicas, las contraseñas de los correos corporativos o el acceso a determinadas páginas web desde ordenadores de la empresa.
  • Control de acceso. Hay que asegurarse de que la información de la empresa alojada en la nube o en carpetas digitales esté disponible solo para las personas indicadas. Para ello es básico identificar quién puede acceder a dónde y para qué. Aquí es clave el identificador de usuario, los derechos de acceso, las autorizaciones, las autenticaciones o la información biométrica.
  • Copias de seguridad. Las copias de seguridad son la salvaguarda básica para proteger la información de la empresa. Hay que asegurarse de que esa información esté almacenada en un soporte y en un servidor seguros. También es fundamental cifrar esa información y destruir aquellos datos que ya no sean relevantes, pero que puedan suponer una amenaza si personas ajenas a la compañía acceden a ellos.
  • Protección antimalware. Todos los dispositivos vinculados a la empresa deberían contar con una protección antivirus actualizada. Esto no afecta solamente a los ordenadores, sino también a los teléfonos móviles y a los dispositivos de almacenamiento externo como discos duros o USB. Un buen antimalware debe ser capaz de detectar la mayor cantidad posible de amenazas en tiempo real.
  • Actualización de equipos y programas. Los dispositivos y los programas informáticos no actualizados son mucho más vulnerables a los ataques. Las actualizaciones o los parches que van sacando las empresas de software sirven para ir solventando estas brechas de seguridad. Por eso, hay que asegurarse de instalar las actualizaciones en aplicaciones y programas lo antes posible.
  • Seguridad en la red corporativa. Se pueden tomar medidas como restringir los accesos a la misma, deshabilitar las conexiones por defecto, asegurarse de que todos los dispositivos que se conecten están limpios o limitar la navegación en Internet para evitar riesgos. También es importante configurar adecuadamente la red wifi para evitar que sea hackeada.
  • Información en tránsito. Trabajar desde teléfonos móviles o tablets en cualquier lugar puede incrementar la agilidad de la empresa, pero siempre y cuando se proteja a estos dispositivos. Deben contar con antivirus, conectarse a Internet desde una red propia, y jamás a través de una pública, y tener instaladas herramientas de cifrado de datos y comunicaciones.
  • Gestión de dispositivos de almacenamiento. Como discos duros o USB, en los que se guarda buena parte de la información de la compañía. Los dispositivos extraíbles, por ejemplo, son los que entrañan más riesgo de fuga de información.
  • Registro de actividad. Una monitorización de todos los procesos informáticos en todos los equipos vinculados a la empresa ayudará a detectar el origen de cualquier problema y, por lo tanto, a solucionarlo. También así será más fácil evitar amenazas y posibles anomalías en el funcionamiento de los equipos.
  • Continuidad en el negocio. Es clave que las compañías tomen conciencia sobre la necesidad de cuidar la seguridad cibernética y mantener actualizado el decálogo y los protocolos de actuación.

Invertir en ciberseguridad

El fondo europeo Next Generation EU supone una oportunidad para que las pymes financien su ciberseguridad. Carmen Urraca, directora de Fondos Europeos de Banco Sabadell, señala en en el webinar 'Fondos Next Generation EU: el impulso de la ciberseguridad en las pymes', organizado a través de HUB Empresa de Banco Sabadell, que el Programa Kit Digital va a ser fundamental para reducir la brecha de ciberseguridad que existe entre las pymes y las grandes  compañías. Los 3.000 millones de euros del presupuesto de este programa están destinados, entre otros fines, a mejorar la administración digital de las pymes en ámbitos como la ciberseguridad o el almacenamiento y el backup de su información crítica.

Puede interesarte: Banco Sabadell te ayuda a descubrir las claves del fondo europeo Next Generation EU

Para acceder a las ayudas europeas, es clave contar con asesoramiento profesional, como el del gestor del banco, que resolverá cualquier duda que pueda surgir en la empresa e informará sobre cuál es la mejor opción.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso sobre qué le conviene más a tu empresa? Déjate asesorar por un especialista.

¿Quieres saber cómo seguir creciendo?
Somos el banco que tu empresa necesita
Descubre por qué
Fotografía de StefanCoders en Pixabay
-Temas relacionados-
up