movi-image-fachadas-ventiladas-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
3 min de tu tiempo

Fachadas ventiladas: mayor ahorro y confort

Imaginemos que un edificio es como nuestro propio cuerpo y que cuenta con una segunda piel. ¿Qué beneficios ofrece esta segunda capa en las construcciones? Pues muchas, porque, además, entre el edificio y la fachada que da al exterior se deja una capa de aire de entre tres y cinco centímetros dejando espacio abierto tanto en la parte inferior como en la parte superior. De esta forma, se lleva a cabo una microventilación natural y se logra una mayor eficiencia energética, puesto que el edificio se mantiene fresco en los meses cálidos y permite una menor fuga de calor en los meses fríos. 

Así que resulta que el mejor aislamiento térmico favorece además la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera. Pero es que también el sistema multicapa de las fachadas ventiladas mejora el aislamiento acústico, un dato crucial, ya que la mayoría de españoles vivimos en ciudades que presentan un alto grado de contaminación acústica. Aumenta de este modo considerablemente la calidad de vida de las personas que habitan o trabajan en el inmueble.

En obra nueva y rehabilitaciones

Las aplicaciones de este sistema constructivo son tanto para obra nueva como para edificios antiguos que se deben reformar. Y sirve para todo tipo de usos: viviendas unifamiliares, edificios de varios vecinos, oficinas, fábricas, hoteles, hospitales…

Es de muy sencilla instalación, pues sobre el muro soporte se deja la capa aislante y, finalmente, la capa de revestimiento exterior anclada. La función principal de la capa interna es reducir la pérdida de energía. La capa envolvente, aparte de su componente estético, sirve de barrera contra la lluvia, el viento y la incidencia del sol, entre otros factores. Por este motivo, se reduce al máximo la posibilidad de filtraciones y humedades, pues el 98% del agua se drena en la fachada vista. Otra ventaja de las fachadas ventiladas con la hoja exterior no estanca es que se eliminan los puentes térmicos y los problemas de condensación que pueden derivar también en futuras humedades, algo que no ocurre en el caso de las fachadas convencionales, las denominadas fachadas pegadas.

Funcionalidad y cuidada estética

La oferta de materiales para la instalación de fachadas ventiladas crece año tras año y se multiplican, de este modo, las posibilidades estéticas. Así pues, se encuentran desde cerámicos hasta vidrio, hormigón, ladrillo cara vista, piedra natural, acero y hasta propuestas de nueva generación como Dekton (superficie ultracompacta de Grupo Cosentino) o Krion (compacto mineral de Porcelanosa). La fachada es el elemento que más desgaste sufre del edificio, por estar en continua exposición, por lo que los arquitectos deben exigir a estos materiales una elevada resistencia a los rayos ultravioleta, a las manchas y a las altas y bajas temperaturas y una gran estabilidad en el color.

 

movi-image-fachadas-ventiladas-2


 

Reducción en los costes de mantenimiento

El uso de productos para pegar en las fachadas tradicionales requiere un continuo y más costoso mantenimiento por parte de los propietarios del edificio, situación que se evita con los sistemas de anclaje de las fachadas ventiladas mediante una cámara de aire abierta. Eso sí, los expertos recomiendan comprobar el estado de conservación del revestimiento y los puntos singulares (esquinas, marquesinas, etc.) cada tres años, comprobar la posible existencia de grietas, fisuras y desplomes cada cinco años y realizar un examen más exhaustivo cada 10 años, comprobando el estado de limpieza de llagas o aberturas de ventilación de la cámara.

Las fachadas ventiladas son una solución en revestimiento de edificios cada vez más demandada. Y es que, aunque el coste es superior al de la fachada tradicional, queda rápidamente amortizado por el gran ahorro energético que conlleva y el menor coste en mantenimiento. Además comporta una mayor calidad de vida, al reducirse la contaminación acústica. Otro importante beneficio en materia de sostenibilidad es que se trata de un sistema completamente desmontable y reutilizable.

 

 

Fotografía de Dallas Kwok en Unsplash
-Temas relacionados-
up