Vivienda
3 min de tu tiempo

¿Cuánto me puede costar poner parquet en mi piso?

Cuando abordamos la reforma integral de una vivienda lo primero que nos planteamos es qué suelo poner. Para ello existen muchas opciones: baldosas, tarima flotante o parquet. Todos los suelos son válidos pero unos tienen mejores características que otros, depende de los gustos y sobre todo, del dinero que podamos gastarnos.

El parquet es el rey del suelo. Es la opción más costosa pero también es una de las más rentables. Es un suelo 100% madera maciza, con una capa superior de un grosor de al menos 2,5 milímetros, normalmente compuesto de una sola capa. Este tipo de suelo es el más estético, embellece la vivienda y aporta luminosidad, ya que suele estar compuesto de madera de roble o haya. Además hay múltiples tonos, que pueden adaptarse a cada tipo de vivienda.

Hay varios tipos de parquéts, dependiendo de los materiales y de la instalación. Están los de madera natural, que son los más puros, formados de una sola capa de madera maciza. También el parquet multicapa, que está compuesto por varias capas de madera pegadas, una capa superior, o capa noble, y varias manos de barniz. Es la opción más asequible dentro de esta modalidad de suelo.

El precio del parquet es muy variado. Como siempre, debemos solicitar al menos dos presupuestos distintos, teniendo muy claro cuáles son nuestras preferencias. Normalmente este suelo se coloca en las habitaciones, los pasillos y el salón, aunque actualmente se está poniendo muy de moda colocarlo en el exterior de las casas, como en el porche o en terrazas cubiertas. El baño y la cocina suelen tener baldosas, aunque hay viviendas con cocinas y baños con este suelo. A la hora de buscar presupuesto hay que tener en cuenta las calidades.

Si decidimos poner un suelo de parquet de madera de roble, el precio puede oscilar entre 30 y 80 euros el m2. En una casa de unos 70m2, si decidimos poner parquet en el salón, el pasillo y las dos habitaciones, el precio puede ascender desde los 1.500 hasta los 7.000 euros.

Una alternativa muy común al parquet es la tarima flotante. No es lo mismo, a pesar de que muchas personas lo equiparen. La tarima flotante es un tipo de suelo que se compone de láminas formadas de derivados de la madera. Su instalación es mucho más sencilla, ya que las láminas se colocan sobre el suelo sin necesidad de pegarlas.

Un suelo de tarima flotante laminada puede costar alrededor de 12 euros el m2. Es más barato,  pero tiene una vida útil mucho más limitada. Además suele producir sonido de ligeros chasquidos al pisar las láminas, eso sí, es muy sencillo de limpiar, ya que se puede fregar con normalidad.

Las ventajas del parquet son muchas. Tiene una gran constancia, porque se compone de buenos materiales. Su cuidado y limpieza son muy sencillos, basta con barrer y mantener limpio el suelo. Se puede acuchillar y lijar por lo que no hace falta renovarlo asiduamente. Es mucho menos frío que cualquier otro suelo y, como está compuesto de madera, no acumula polvo ni ácaros. Además, los inmuebles con estos suelos se revalorizan en el mercado de venta de vivienda, porque aporta un valor añadido, tanto en el terreno estético como en el económico.

Hay que rebuscar para encontrar inconvenientes, el principal es el precio. La compra e instalación de este suelo es la opción más cara entre todas las posibles. Además, se raya con facilidad y puede estropearse con el agua y con productos nocivos. Es susceptible a la humedad, por lo que no es recomendable mojarlo. Para limpiarlo hay que utilizar una mopa o un trapo poco húmedo.

 

 

En cuanto a la tarima flotante, la desventaja principal es que se desgasta más rápidamente que el parquet, por lo que hay que renovarla cada cierto tiempo. No se puede barnizar, hay que cambiar las láminas estropeadas. Existen varios tipos de materiales, y su durabilidad dependerá del grosor y de la calidad de las mismas.

Ante la pregunta: ¿es tendencia poner el suelo de parquet? La respuesta es sí, siempre. Este suelo nunca pasa de moda. Se lleva utilizando desde hace muchos años y sigue haciéndose en la actualidad. Antiguamente, solo la alta sociedad podía permitirse este tipo de suelos en sus casas, por lo que se consideraba un artículo de lujo. Hoy en día continúa siendo la opción más costosa pero también la más eficiente. Un suelo de este tipo bien cuidado puede durar más de 20 años en buen estado.

Si el suelo de parquet se va de nuestro presupuesto, la segunda mejor opción es la tarima flotante. Es mucho más económica y se coloca con facilidad. La diferencia de precio puede oscilar en torno 60 euros por m2.

El parquet nunca pasa de moda. Es el suelo más resistente y duradero, ya que está compuesto por madera natural. Su instalación es más costosa, requiere de una obra en la vivienda, pero es una buena inversión. No se estropea con facilidad y estéticamente no tiene rival. Además, aumenta el valor del inmueble ante una hipotética venta y se puede lijar y acuchillar, con lo que el suelo vuelve a estar como nuevo. Por tanto, es la mejor alternativa en cuanto a este tipo de suelos. La variedad de maderas y de formas de instalación hace que existan varias gamas y precios, por lo que se puede ajustar a presupuestos muy diversos.

Estardondeestés funciona en una amplia variedad de navegadores, pero el tuyo se ha quedado un poco obsoleto, actualízalo a una versión más actual:

Fotografías de Florian Pérennès y Julie Johnson en Unsplash
-Temas relacionados-