Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

Cómo ahorrar en las vacaciones

No es ningún secreto que las vacaciones pueden suponer un gran desembolso para las finanzas familiares. Parece que es el momento de dejarse ir y alejarse al máximo de la actitud de ahorro que intentamos mantener durante todo el año. Muchos pueden pensar que las vacaciones son el momento de gastar, vivir la vida y adoptar una postura de carpe diem. Y, pese a todo, es posible pasar unas vacaciones estupendas sin que éstas sean un lastre para nuestros ahorros y que el endeudamiento se prolongue hasta el otoño.

Según el último Barómetro Ipsos-Europ Assistance, el 60% los españoles irá de vacaciones este verano y aumentará un 8% su gasto. Concretamente, el gasto de los españoles en vacaciones se elevará hasta los 1.798 euros este verano. La mitad pasará las vacaciones en España y la otra mitad tiene previsto viajar a otros países, sobre todo Francia, Italia, Portugal y Reino Unido.

Para que todos estos planes no sean un despilfarro, en primer lugar, es muy necesario establecer un presupuesto previo aproximado sobre el coste que van a tener las vacaciones. Hay que calcular cuánto se va a gastar en transporte, alojamiento, dietas, excursiones, compras y recuerdos y tener muy claro el coste por día antes de lanzarse a viajar. Para ello, son perfectas las calculadoras disponibles online y aplicaciones como Toshl, que permite seguir los gastos. 

A sabiendas de lo que van a costar las vacaciones, una gran opción es empezar a financiarlas antes de que empiecen y no dejarlo para cuando lleguen. Así, es importante empezar a ahorrar cada mes una pequeña cantidad para pagar los billetes de avión o apartar un dinero para el coste de las excursiones. 

Se puede ahorrar una cantidad fija o bien ganar un dinero extra apretándose un poco el cinturón en los meses previos con gestos como reducir el gasto en ocio, comer en casa en lugar de ir a un restaurante, contenerse ante los caprichos y ahorrar en los gastos fijos con algunos sencillos gestos. Otra opción es sacar un dinero extra vendiendo lo que no necesitas en aplicaciones como Wallapop, Chicfy y Vibbo.

Estudiar el terreno previamente

Antes de viajar a tu destino de vacaciones es importante haber estudiado el terreno y tener claras las opciones disponibles. Anticipar decisiones como comprar una excursión online o saber qué restaurantes de la zona tienen una buena relación calidad precio te ahorrará imprevistos. 

Actualmente, es muy fácil anticipar este tipo de decisiones y hurgar en los comparadores más populares de la red para reconocer las opciones más asequibles y de mayor calidad. Una de las opciones más útiles es Tripadvisor, donde los usuarios comparan precios y calidades de hoteles, vuelos, restaurantes y alquileres de coches, entre otros. Pero también plataformas como Booking, Trivago, Groupon, Civitatis y Atrápalo permiten encontrar los precios comparados, ofertas y opiniones de los usuarios valorando la relación calidad-precio.

 


 

Con todas estas cuentas realizadas, durante el viaje es preciso relajarse, teniendo en el horizonte el coste por día de las vacaciones, y no dejarse llevar en exceso por las trampas emocionales que nos ponemos a nosotros mismos para gastar más de lo necesario, como el conocido coste de oportunidad, que nos lleva a pensar que nunca más podremos volver a ese país y cenar en ese lugar.

Superada esta carga emocional, uno de los días de las vacaciones que más compromete el ahorro es el último: si nos ha sobrado dinero aprovecharemos para gastarlo antes de regresar a la vida cotidiana y, de algún modo, acabar de vivir la experiencia. Este día conlleva compras innecesarias y souvenirs imprevistos. Según la profesora Esta Shah de la Universidad de Cincinnati, es mejor guardar ese dinero para organizar un plan estimulante una vez hayas regresado de tus vacaciones. Al fin y al cabo, ¿quién no desea seguir disfrutando de los placeres de la vida después de las vacaciones?

Fotografía de Paolo Nicolello en Unsplash
-Temas relacionados-