Envíanos sugerencias
Vivienda
2 min de tu tiempo

Ahorra (de verdad) en agua, luz y gas

Primeras cuotas de la hipoteca, inversión del ahorro acumulado durante años, gastos derivados de la compra del hogar, reformas necesarias con las que no contabas… La sensación de ahogamiento financiero es común a muchos nuevos compradores. El cúmulo de gastos en los primeros años es el responsable de ello. Para ganar un poco de aire, es necesario reducir al máximo las facturas de suministros y otros gastos para que a final de mes lleguemos más holgados

El agua, a raya

El precio del agua es muy variable entre las diferentes ciudades españolas, con diferencias de hasta un 256% según un estudio realizado por Facua-Consumidores en Acción sobre las tarifas de agua en 2017 en 35 localidades. Las variaciones en los precios implican discrepancias de hasta 617 euros anuales en función del consumo. Por ciudades, las tarifas más bajas se encuentran en Oviedo y las más caras en Murcia.

Con la sequía casi siempre acechante y la necesidad de ser cada vez más ciudadanos responsables y sostenibles, suministradoras como Aigües de Barcelona aconsejan ahorrar en el recibo del agua reparando los grifos que gotean, cerrándolos cuando no los usamos y no prolongando las duchas innecesariamente. También recomiendan instalar aparatos que limiten el volumen de agua, poner la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos y regar por la mañana o por la noche para evitar la evaporación.

Gas natural: ollas a presión y duchas cortas

El gasto medio de los hogares españoles en la factura de gas natural es de 40 euros mensuales, según el 'Panel de hogares' de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC). Este combustible nos proporciona, sobre todo, agua caliente y calefacción y nos sirve para cocinar. Todo este uso, aunque no lo parezca, supone uno de los mayores gastos en suministros

Desde el portal especializado en ahorro Fintonic, aconsejan rebajar la factura del gas en diversos ámbitos. En cuanto a la calefacción, proponen hacer un mantenimiento frecuente y revisar la caldera -ten presente que cuanto más sucia esté, más gastará-. Recomiendan, igualmente, mantener una temperatura suave y moderada, algo controlable con la instalación de un termostato. Otro consejo es usar solamente calefacción en aquellas estancias donde sea necesario y no calentar habitaciones en balde. Bajar las persianas y cerrar las cortinas y no ventilar más de 10 minutos ayudará a ahorrar energía, así como colocar los radiadores bajo las ventanas para calentar enseguida el aire frío que se cuele por ellas.

En la cocina, los expertos de este portal sugieren usar ollas a presión para reducir el tiempo de cocción y la energía a la mitad, no abrir el horno mientras se está cocinando e intentar aprovechar el calor residual cuando vayamos a preparar una receta. 

Para el agua caliente, lo mejor es evitar dejarla correr antes de entrar en la ducha, así como evitar los baños y darse duchas rápidas para reducir el consumo. Algo que llevamos escuchando muchos años, pero no todos aplicamos en el día a día.

Ajustar la potencia de la luz

La factura de la luz es, según el informe de la CNMV, de 56,3 euros al mes en España, una cantidad nada desdeñable que podemos mantener a raya teniendo en cuenta algunos consejos. El primero apunta al aprovechamiento de la luz solar. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) invita a ajustar la potencia contratada, ya que esta representa buena parte de lo que se paga en factura. Como indicador del margen que hay en la potencia contratada, basta con pensar en cuántas veces han saltado los plomos en el hogar al tener diversos aparatos conectados: si nunca han saltado, seguramente haya margen. También incidiendo en la contratación, el organismo propone una tarifa que discrimine por horario, lo que contribuye al ahorro sin apenas esfuerzo.

¿Has oído hablar del consumo silencioso? Es el de los aparatos en stand by' que hay que intentar apagar, como ordenadores, televisores y equipos de música, cuyo gasto ronda los 50 euros anuales -podemos estimarlo con una calculadora stand by-. 

El uso responsable de los electrodomésticos también es otra vía de ajuste energético: los programas de temperaturas bajas en lavadora y lavavajillas pueden comportar ahorros del 40%. Igualmente, el frigorífico debe estar alejado de fuentes de calor y no tener una temperatura demasiado baja.

Fotografías de Schantalao, Jelena Ardila y Rawpixel en Unsplash
-Temas relacionados-