Qué tipo de financiación se adapta mejor a mi empresa
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

¿Qué tipo de financiación se adapta mejor a mi empresa?

25/04/2022

Cualquier empresa necesita vías de financiación para poder alcanzar sus objetivos. Los bancos ofrecen alternativas según las necesidades de cada compañía.

Todas las empresas necesitan financiación para impulsar su proyecto empresarial, bien sea para ponerlo en marcha, para hacerlo crecer o para poder atender los pagos a los proveedores. Sin embargo, cada compañía es diferente y requiere financiación para unos objetivos concretos.

¿Cómo elegir el tipo de financiación que necesita mi negocio?

Conocer las diferentes vías que existen de financiación para empresas y analizar cuál responde mejor a las necesidades de cada empresa es fundamental. Además, contar con el asesoramiento del gestor de la entidad bancaria es clave para valorar correctamente todas las opciones.

Se debe tener presente que la financiación ajena puede ser a corto o a largo plazo. La financiación a corto plazo es aquella que tiene un plazo de devolución de hasta un año, mientras que la de a largo plazo es a partir de un año hasta un periodo no definido.

Principales métodos de financiación empresarial a largo plazo

  • Leasing. Se trata de un contrato de financiación por el que el banco adquiere un activo que utiliza la empresa para su actividad productiva a cambio del pago de un canon, teniendo en cuenta el tipo de interés aplicado. La vigencia de un contrato de este tipo suele ser de entre dos y 10 años. Existen leasing sobre la maquinaria y el equipamiento, sobre los vehículos industriales y comerciales, sobre los inmuebles para una actividad industrial o comercial, para la compra de bienes muebles e inmuebles del sector turístico, para la compra de activos agrarios que van desde tractores y cosechadoras hasta campos de cultivo, o destinado a la actualización energética de las instalaciones de una empresa con placas solares. Uno de los más conocidos es el leasing para coches.
  • Renting. Consiste en el alquiler a medio y largo plazo de determinados bienes, como vehículos, placas fotovoltaicas, equipos informáticos o maquinaria industrial que una empresa o un autónomo puede utilizar en el desarrollo de su actividad económica. Suele funcionar como un contrato de alquiler con una cuota mensual que se paga al banco.

Puede interesarte: ¿Me conviene más financiarme con renting o leasing?

  • Subvenciones públicas. Se tramitan y se gestionan a través del banco y es necesario cumplir con ciertos requisitos para optar a ellas. Por ejemplo, existen las líneas de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO), de colaboración con los Gobiernos autonómicos o el fondo europeo Next Generation EU. Algunas entidades bancarias ofrecen una línea de financiación con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) destinada a fomentar los proyectos de adquisición y de renovación de vehículos industriales y comerciales, o para impulsar y apoyar los proyectos realizados por empresas y autónomos del sector agrario.
  • Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Son entidades financieras que facilitan el acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y mejoran sus condiciones de financiación.
  • Préstamos a largo plazo. España va a recibir hasta el año 2026 alrededor de 70.000 millones de euros del fondo europeo Next Generation EU en créditos con condiciones más favorables para las empresas y los autónomos. Para conocer las ayudas que más pueden interesar a cada empresa, es aconsejable ponerse en contacto con un gestor especializado del banco, que guiará a los responsables de la compañía durante el proceso y responderá cualquier pregunta que pueda surgirles.

Puede interesarte: ¿Qué proyectos pueden recibir los fondos europeos?

Principales métodos de financiación empresarial a corto plazo

Entre las vías de financiación ajena a corto plazo, se encuentran:

  • Préstamos a corto plazo como créditos comerciales.
  • Líneas de crédito. Es decir, una cantidad de dinero que el banco pone a disposición de la empresa durante un periodo de tiempo. La compañía podrá ir utilizando ese capital según sus necesidades en cada momento, y solo pagará intereses por el importe del que finalmente haya dispuesto.

Otras fórmulas para mejorar la liquidez

Las entidades bancarias también ofrecen financiaciones alternativas a las compañías para incrementar su liquidez. Entre ellas, cabe destacar:

  • Factoring. Se trata de la cesión al banco de los derechos de cobro de las facturas de la empresa. Existen diversas modalidades, que pueden incluir la cobertura del riesgo de insolvencia del deudor y la posibilidad de financiar por anticipado el importe de la factura, con o sin recurso.
  • Confirming. Permite a la entidad bancaria gestionar los pagos de la empresa a sus proveedores y los garantiza a través de plazos más largos.
  • Descuento comercial. Posibilita a la empresa anticipar el importe de los derechos de cobro con respecto a sus deudores, derivados de las operaciones propias de su actividad comercial y de los créditos comerciales no vencidos con terceras personas.
  • Remesas de cheques. A través de ellas, una empresa puede realizar la negociación y la compensación mediante cheques y pagarés en cualquier momento.

De cualquier modo, antes de decantarse por una fórmula de financiación, es recomendable contar con el asesoramiento profesional de un experto como el de la entidad bancaria, que puede ayudar en todo momento a los empresarios a tomar la decisión más acertada y resolver las dudas que puedan tener.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso sobre qué le conviene más a tu empresa? Déjate asesorar por un especialista.

¿Quieres saber cómo seguir creciendo?
Somos el banco que tu empresa necesita
Descubre por qué
-Temas relacionados-
up