Herramientas para el control financiero de mi empresa
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

Herramientas para el control financiero de mi empresa

09/05/2022

La sostenibilidad financiera de un negocio depende en gran medida de los mecanismos de control que se establezcan para mantener saneadas las cuentas.

Para garantizar una buena salud financiera en una empresa es preciso llevar a cabo un control eficiente de su tesorería. Por ello, el control financiero es una de las actividades más importantes de una organización, ya que sirve para revisar las cuentas y conocer en qué estado se encuentran los gastos y los ingresos. Si se realiza adecuadamente puede incluso servir para maximizar los beneficios, reducir los desequilibrios y disminuir los costes de gestión.

El control financiero es también un instrumento de diagnóstico para detectar y comunicar a otros departamentos de la empresa posibles errores, desajustes o desviaciones del plan económico general.

Herramientas para realizar un adecuado control financiero

Para realizar un adecuado control financiero, existen diferentes herramientas al alcance de todas las empresas:

  • Presupuesto. Es la vía principal para llevar un control financiero de la empresa. Permite optimizar partidas, reorientar el gasto y reformular objetivos para lograr la supervivencia a corto plazo. A través de un presupuesto anual, la compañía puede conocer su balance de gastos y de ingresos, su estado de resultados y el flujo de efectivo, lo que permitirá tomar decisiones sobre la estrategia financiera.
  • Contabilidad de costes. Recopila la información relacionada con los costes de la empresa. Tiene como objetivo controlar, planificar y distribuir los costes de la manera más adecuada y rentable dentro de cada uno de los procesos de la compañía, desde la producción y la fabricación hasta la distribución y la comercialización de los productos. Permite registrar todos los gastos en los que incurre una organización en el desarrollo de su actividad económica, lo que facilita la optimización de los procesos.
  • Análisis financiero. A través del análisis financiero, los gestores se pueden anticipar a los posibles escenarios en los que se encontrará el negocio en un determinado momento. Si este análisis es exhaustivo y se realiza de forma objetiva, la empresa podrá tener un correcto control financiero y dar una respuesta adecuada en caso de encontrarse ante una situación extraordinaria. Estos análisis necesitan de una serie de procesos de control y de ajustes para comprobar que se está siguiendo de manera efectiva el plan de negocio.

Un buen análisis financiero debe tener en cuenta:

  • La situación económica de la empresa. Tanto a corto plazo (valorando su nivel de liquidez, las deudas a pagar, etc.), como a largo plazo (estudiando la estructura de las inversiones que realiza, cómo se puede enfrentar a posibles compromisos de crédito, etc.).
  • La rentabilidad. Cuáles son los motivos que hacen que una empresa sea rentable. En este punto es importante tener presente la posible evolución de la compañía ante los cambios de tendencia que se puedan producir en el futuro.

Puede interesarte: Cómo interpretar un análisis DAFO

  • Control de créditos. Los créditos pueden suponer una oportunidad si se destinan a inversiones que permitan un aumento de las ventas o de la producción para que la empresa siga creciendo. Si se recurre a un crédito es necesario determinar a qué irá destinada esta liquidez y contemplarlo en la estrategia financiera para evitar contraer una deuda que solo genere pasivos y no signifique una oportunidad real de inversión. Cualquier empresa que solicite un  crédito debe procurar que no supere el 30% de las utilidades de la compañía, así como los plazos y el tipo de interés. De este modo, no se verá comprometida la capacidad de endeudamiento de la entidad.
  • Auditorías. A través de las auditorías, las empresas pueden conocer el estado real de sus finanzas y tomar decisiones sobre las estrategias que seguir en el futuro. En ocasiones, estas auditorías se hacen desde el interior de las compañías y en otras se contratan los servicios de un agente externo para evaluar el control financiero. El objetivo de una auditoría es que los directivos puedan elaborar estrategias y planes de negocio precisos que se adapten a la realidad de la compañía y también del mercado.

Puede interesarte: Informe SOC, ¿por qué es clave para la empresa?

  • Los sistemas de información para la gestión integral de las empresas (ERP, por sus siglas en inglés). Los ERP son plataformas informáticas para ejercer un control financiero efectivo de una organización, ya que permiten llevar a cabo una supervisión presupuestaria (evaluando si se están produciendo desviaciones en las previsiones que se han realizado), realizar un cálculo de los recursos que se precisan para cumplir con la estimación de ventas, establecer una monitorización constante sobre los gastos y potenciar la contabilidad analitica dentro de la compañía, que servirá para clasificar los datos según criterios de gestión que aporten valor a las decisiones empresariales.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso sobre qué le conviene más a tu empresa? Déjate asesorar por un especialista.

¿Quieres saber cómo seguir creciendo?
Somos el banco que tu empresa necesita
Descubre por qué
Fotografía de Olia Danilevich en Pexels
-Temas relacionados-
up