movi-image-planificar-presupuesto-2022-1
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

Cómo planificar el presupuesto de una empresa para 2022

Tue Nov 09 12:11:13 CET 2021

Elaborar una buena hoja de ruta con objetivos, cálculos y calendarios de cara al nuevo año es determinante para cohesionar el trabajo de los empleados y maximizar las ventas

Llegada la recta final de este año, arriba también el momento para iniciar la planificación presupuestaria de la empresa para 2022. Una práctica que será la columna vertebral del nuevo ejercicio y que determinará en buena medida la maximización de las ventas y la coordinación y la sincronización entre los diferentes departamentos de la compañía. “Es importante tener un objetivo establecido. Para ello es clave la gestión tanto en términos económicos como a nivel humano”, afirma Nacho Bueno, profesor de EDEM Escuela de Empresarios y CEO de FAI Business Advisory y de Byte4games, en el webinar 'Planificación presupuestaria para 2022', organizado a través de HUB Empresa de Banco Sabadell.

“El último trimestre del año es el momento idóneo para preparar un presupuesto maestro con un plan global de inversiones, con las perspectivas de venta y con los costes de la empresa”, subraya Bueno. Pero ante este gran reto, no pocas compañías se preguntan por dónde empezar. Tres son los puntos de partida clave: el establecimiento de un presupuesto comercial; la organización operativa en torno a la capacidad humana y logística de la que se parte; y la revisión de los proveedores y de la capacidad financiera de la que dispone.

Cómo elaborar un buen presupuesto

  1. Establecer los objetivos y las bases para la reconstrucción de presupuestos      

De forma generalizada, el tejido empresarial todavía encara 2022 marcado por el impacto de la situación derivada de la pandemia. Por ello, es importante tener en mente que los objetivos fijados para el futuro deben ser creíbles y realizables. La primera etapa del diseño del marco presupuestario es fundamental para fijar con detalle quién hará qué involucrando a las diferentes capas de la empresa y contemplando posibles imprevistos como la escasez de materias primas o las dificultades en la cadena de suministro. Asimismo, se deberá fijar el calendario y las tareas en cada centro de responsabilidad.

Puede interesarte: El presupuesto, un timón para mantener la pyme a flote

     

 

  1. Control y monitorización permanente

Es determinante elaborar un calendario temporal de revisión de los pedidos, las entradas de almacén, el control de inventarios, la tesorería, el vencimiento a corto, medio y largo plazo y el comportamiento de los clientes. Este puede ser semanal o quincenal. Esta consulta periódica facilitará la detección de las fluctuaciones de los mercados o de las materias primas, cuyas variaciones pueden provocar importantes alteraciones en las cuentas de la empresa. Además, involucrar a varias partes del equipo impulsará la cohesión entre los trabajadores.

  1. Planificar la venta por tipo de clientes

El análisis de los clientes ayudará a proporcionar un servicio más personalizado y también a potenciar y a optimizar las ventas, así como a reducir el riesgo de impagos. Una empresa pequeña podrá dividirlos de forma individual, mientras que una más grande tendrá que agruparlos por variables como los tiempos de entrega, el volumen de pedidos o la temporalidad de los cobros.

  1. Potenciar la relación con los proveedores

Este paso facilitará la renegociación del pago con los distintos proveedores y la minimización del riesgo de ruptura de la cadena de pago. “Si los proveedores tienen acceso a líneas de descuento comercial podrán aceptar pagarés a 60 o 90 días”, afirma Bueno.

  1. Fortalecer la relación con los bancos como socios de la empresa

La buena relación con las entidades bancarias puede ser factor clave en momentos de falta de liquidez de cara al acceso de créditos a la hora de pagar los salarios de los trabajadores o de afrontar costes como el alquiler o la adquisición de materias primas.

  1. Impulsar nuevos mercados y canales de venta

La situación derivada de la COVID-19 ha impulsado una realidad que venía afianzándose desde antes del estallido de la pandemia: la venta online. Incorporar el comercio electrónico a través de alianzas con plataformas como eBay o Amazon pueden suponer un salto cuantitativo y cualitativo en el volumen de ventas.

Puede interesarte: Las herramientas digitales imprescindibles para cualquier negocio

En resumen, la elaboración de un buen presupuesto es un proceso vivo y multidimensional. Por ello, es importante contar con una buena base previa. “Se trata de un circuito donde no solo se pasa una vez por el arco de la circunferencia. La empresa sin venta no funciona”, concluye Bueno.

 

Fotografía de Mikhail Nilov en Pexels
-Categorías y etiquetas-
up