movi-image-fin-grandes-oficinas-1
Envíanos sugerencias
Inversiones
3 min de tu tiempo

¿El fin de las grandes y superpobladas oficinas?

Thu May 07 09:02:15 CEST 2020

Uno de los efectos más evidentes del coronavirus será el cambio en nuestra forma de usar el espacio en las zonas de trabajo

A lo largo de la historia, el miedo al contagio ha influido en la forma en la que se construyen las ciudades. Ya fueron las pandemias del siglo XIX las responsables de la introducción del sistema de alcantarillado y de las aceras más anchas. Enfermedades como la peste cambiaron hasta el diseño de los cimientos de los edificios, y la tuberculosis inspiró toda una era de habitaciones pintadas de blanco. 

Hoy, después de casi dos meses de teletrabajo -en el mejor de los casos-, o de no haber podido desarrollar la actividad desde casa o haber sufrido un ERTE, con la vista puesta ya en la vuelta a la nueva normalidad, algunos se preguntan a qué tipo de oficinas volveremos. 

Trabajar desde la mesa de la cocina o en dormitorios amueblados ad hoc se ha convertido en un hábito al que se han abonado la mayoría de los teletrabajadores. Y lo más curioso es que al 82% le gustaría teletrabajar uno o más días a la semana tras la crisis de la COVID-19, según una encuesta elaborada por la Colliers a empleados y directivos de todo el mundo. Además, el 24% cree que su productividad ha aumentado, aunque otro 23% asegura que su productividad ha disminuido. 

Sin embargo, la compañía de diseño y fabricación de espacios de trabajo Actiu ha realizado recientemente una encuesta entre 400 profesionales y solo un 16% respondió que preferiría seguir teletrabajando. Algo similar concluyen algunos sondeos realizados por Cushman & Wakefield: la gente quiere volver a la oficina. 

No cabe duda de que el teletrabajo tendrá un impacto significativo en las necesidades de espacio de las empresas y el mercado de oficinas cambiará. De seguir adelante el teletrabajo, la necesidad de espacio de oficinas por parte de las empresas se reducirá y los espacios de coworking se incrementarán.

Puede interesarte: ¿Qué es el coworking y cómo puede ayudarnos? 


Lo que viene

Esa gran y espaciosa oficina, superpoblada y en el epicentro de la ciudad, con puestos de trabajos vacíos la mitad del día está llamada a desaparecer para siempre. Y la presión para aprender a aprovechar el espacio de una forma diferente y más efectiva va calando en todos los estamentos de la empresa. 

Las compañías que han crecido usando el teletrabajo, pueden plantearse no tener oficinas de ningún tipo y alquilar de manera opcional espacios cuando sean necesarios. Así lo asegura el cofundador de TRACTR, Antti Tuomela, en una entrevista para Sifted, la plataforma para emprendedores e innovación del Financial Times. Antes de la crisis, los estudios ya indicaban que los espacios de oficinas tendían a estar infrautilizados; los trabajadores, de media, no estaban más del 40% de su jornada laboral en sus puestos de trabajo. Toumela prevé que para 2030 los coworking ocuparán cerca del 30% de los espacios de oficinas en comparación con el 5% que ocupan a día de hoy. Esta nueva tendencia dependerá del tipo de empresa, ya que no todas las compañías pueden estar dispuestas a mezclar a sus trabajadores con otros en espacios conjuntos. 

Edificios más abiertos y sostenibles

Además de la rentabilidad de las inversiones, las oficinas del futuro deben estar pensadas para asegurar la salud y seguridad de los trabajadores, con planos más abiertos, mejor ventilación, pasillos y puertas más grandes, y más escaleras. Esta fue una de las principales conclusiones a la que llegaron diferentes expertos de Real Estate en una reciente conferencia organizada por WIRES, la plataforma de mujeres profesionales del sector. Los inmuebles sostenibles no sólo deberán respetar el medio ambiente, sino también garantizar la salubridad de los empleados.

Un ejemplo de estas nuevas oficinas es el que ofrece Cushman & Wakefield, 6 Feet Office, una idea conceptual para ayudar a sus clientes a prepararse para que sus empleados regresen a la oficina de manera segura.

El concepto de 6 Feet Office (seis pies, el equivalente anglosajón a nuestros dos metros) consta de seis elementos:

  1. Análisis: una visión concisa y exhaustiva del entorno de trabajo actual en el campo de la seguridad contra el virus para detectar oportunidades de mejora.
  2. Reglas: conjunto de protocolos y reglas de conducta simples y claras que anteponen la seguridad de todos.
  3. Ruta: estudio de flujos para cada oficina, que hace que el tráfico sea completamente seguro.
  4. Puesto de trabajo: un lugar de trabajo adaptado y totalmente equipado en el que el usuario pueda trabajar de forma segura.
  5. Líder: un empleado capacitado que asesora y asegura operativamente un entorno de instalación seguro y de funcionamiento óptico.
  6. Certificado: un certificado que indica que se han tomado medidas para implementar un entorno de trabajo seguro contra el virus. 

 ¿Oficinas sin contacto?

El estudio de arquitectura londinense Zaha Hadid plantea ya en algunos de sus nuevos proyectos la posibilidad de crear edificios de oficinas “sin contacto”. Según esta nueva idea de arquitectura, los empleados podrían desplazarse por dentro del edificio sin tener que tocar prácticamente nada. Se puede llamar a los ascensores desde un smartphone, evitando la necesidad de pulsar un botón tanto fuera como dentro, mientras que las puertas de la oficina se abrirán automáticamente mediante sensores de movimiento y reconocimiento facial. Las persianas, la ventilación e incluso pedir un café se hará a través del teléfono móvil, según ha declarado el responsable del proyecto al diario The Guardian. Teniendo en cuenta que el 80% de las enfermedades infecciosas se transmiten al tocar superficies contaminadas, este futuro de manos libres podría ponerse de moda.

 
 
Fotografía de Kate Sade en Unsplash
-Categorías y etiquetas-
up