Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

El ahorro en cuatro pasos

Conseguir la libertad financiera es posible si sabes cómo. Palabra del experto Sergio Fernández

Cuando hablamos de ahorro no nos referimos simplemente al resultado de acumular dinero en el banco. El hecho de que seas capaz de ahorrar no te garantiza mucho. Ahorrar es una condición necesaria pero no suficiente.

Tal y como comentamos en nuestra conversación la neurocientífica Marta Romo y yo, la inflación se come tu ahorro poco a poco, pudiendo llegar a dejarlo reducido a cenizas si permites que pase el suficiente número de años sin hacer nada con éste. 

El sistema económico vigente castiga a las personas que ahorran, consiguiendo que se esfume el poder adquisitivo de sus ahorros con el paso del tiempo. Aquellas personas que no tienen un mínimo de inteligencia financiera, al dejar su dinero en un banco, están perdiendo capacidad de compra sin ser conscientes de ello, ya que aunque la cantidad de dinero es siempre es la misma, su poder adquisitivo disminuye cada año que pasa.

¿Qué hago con el ahorro?

Es algo muy personal y encontrar el equilibrio depende de cada persona, pero estos son mis consejos sobre las prioridades a abordar una vez hemos conseguido ahorrar.

  1. Elimina la deuda mala. Ésta es la que pagas tú y es lo primero que hay que hacer para dejar de pagar intereses, lo que te supondrá un importante ahorro con el paso del tiempo.
  2. Da forma a tu colchón de tranquilidad. Calcula la cifra con la que te sientes cómodo, por ejemplo una cifra que te permita vivir manteniendo tu estilo de vida actual entre uno y dos años, y lánzate a ahorrarla. Esto es lo que se conoce como libertad financiera. 
  3. Invierte. En el caso de que no tengas deuda mala, hayas ahorrado para tu colchón de tranquilidad y no tengas ningún objetivo de gasto concreto en este momento, podrías empezar a llevar tu ahorro a otras partidas del presupuesto como inversión.
  4. Recupera el control de tu vida. Para ser libre financieramente necesitas tener el control de tu vida, y eso pasa por retomar el control de tu dinero. Dejar la responsabilidad de tus ahorros y el resto de tus finanzas personales a un tercero es una decisión poco sofisticada. Si no sabes cómo empezar a ahorrar, empieza por lo más básico. Si no sabes en qué invertir, comienza por invertir en ti mismo. 
-Temas relacionados-