leasing
Envíanos sugerencias
Pequeña empresa
4 min de tu tiempo

‘Leasing’ para empresas: qué es y ventajas

22/02/2022

Entre los principales atractivos del ‘leasing’ financiero cabe destacar la posibilidad de deducir fiscalmente sus pagos y que siempre permite ejercer la opción de compra cuando finaliza el contrato

En el leasing o arrendamiento financiero, el arrendador cede el uso y el disfrute de un bien al cliente o arrendatario, mediante el pago de unas cuotas periódicas que incluyen el coste de esta cesión más los intereses y los gastos de financiación. Se trata de una opción recomendable cuando se requiere hacer una inversión importante en determinados bienes como vehículos, maquinarias o equipos informáticos y no se dispone del capital suficiente para su adquisición.

El leasing permite financiar el 100% de la inversión a medio y largo plazo, además de poder solicitar estructuras personalizadas, como establecer las primeras cuotas elevadas, crecientes, decrecientes o cíclicas con un periodo mínimo de dos años, cuando se trata de bienes muebles y de 10 años para bienes inmuebles.

Un contrato de leasing incorpora una opción de compra del bien en favor del arrendatario, que puede ejercitar cuando finalice el contrato de financiación

Un contrato de leasing incorpora una opción de compra del bien en favor del arrendatario, que puede ejercitar cuando finalice el contrato de financiación. En este momento, el cliente podrá devolver el bien, de cuyo uso y disfrute se ha beneficiado durante la vigencia del contrato, adquirir su propiedad o prorrogar el contrato de leasing si esta posibilidad se incluyó en el contrato o si se alcanza un acuerdo entre las partes.

Ventajas fiscales del leasing

El mayor atractivo del leasing para los profesionales y las empresas es el carácter fiscalmente deducible de sus cuotas periódicas y de los intereses generados. El impuesto sobre el valor añadido (IVA) deducible de las cuotas permite una amortización acelerada del bien en el impuesto sobre sociedades o en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), así como la deducción total de los intereses. Además, en casi todos los supuestos, se ahorra el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD) o el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) asociados a los contratos de compraventa, lo que puede suponer hasta un 7% de la inversión.

Puede interesarte: ¿Cómo puedes mejorar la liquidez de tu empresa?

 

¿Qué puedo financiar con el leasing?


Según el tipo de bien existen tres clases de leasing:

  • Mobiliario. Destinado a la financiación de bienes de equipo como vehículos de transporte, maquinaria e instalaciones para oficinas.
  • Inmobiliario. Cuando el bien financiado es un inmueble. Dentro de esta modalidad se incluyen los denominados proyectos llave en mano, que consisten en la construcción o reforma de inmuebles con unas determinadas características.
  • Operativo. Suele denominarse así cuando los bienes objeto de leasing, generalmente de naturaleza mobiliaria, son de alta tecnología y una rápida obsolescencia, de tal modo que, previo acuerdo entre las partes, el fabricante o el proveedor se compromete a sustituir los bienes en las fechas pactadas por otros tecnológicamente actualizados.

Puede interesarte: ¿Me conviene más financiarme con renting o leasing?

 

Caso práctico de amortización del ‘leasing’

El 1 de enero de 2022 el propietario de una pequeña empresa adquirió, por medio de este método de arrendamiento financiero, una furgoneta para su negocio. El valor de adquisición de la furgoneta es de 50.500 euros, la duración del contrato es de cinco años y las cuotas anuales son de 15.000 euros.

Dicho contrato de leasing reúne todos los requisitos: la duración del contrato es superior a dos años, el contrato distingue la parte de cada cuota que corresponde a recuperación del coste del bien y a los intereses, y las cuotas por la recuperación del bien se mantienen constantes o crecientes durante la vigencia del contrato.

 

 

AÑO

 

RECUPERACIÓN COSTE BIEN

 

INTERESES

 

CUOTA TOTAL 

 

COSTE BIEN PENDIENTE 

2022

10.000 €

5.000 €

15.000 €

40.500 €

2023

10.000 €

5.000 €

15.000 €

30.500 €

2024

10.000 €

5.000 €

15.000 €

20.500 €

 

2025

10.000 €

5.000 €

15.000 €

10.500 €

2026

10.000 €

5.000 €

15.000 €

500 €

OPCIÓN

COMPRA 2027

500 €

-----------

500 €

0 €

De cualquier modo, antes de optar por el leasing, lo más aconsejable es recurrir al asesoramiento profesional de un experto como el de la entidad bancaria, que puede ayudar en todo momento al empresario a tomar la decisión más acertada en función de las necesidades de su negocio.

¿Quieres que un experto te aconseje sin ningún tipo de compromiso sobre qué le conviene más a tu empresa? Déjate aseorar por un especialista.

¿Quieres saber cómo seguir creciendo?
Somos el banco que tu empresa necesita
Descubre por qué
Fotografía de Jp Valery en Unsplash
-Temas relacionados-
up