movi-image-20minutos-reformar-casa-evitar-sorpresas-1
Envíanos sugerencias
Vivienda
4 min de tu tiempo

Cómo reformar tu casa y evitar sorpresas

Reformar la vivienda no tiene por qué ser sinónimo de complicaciones. Planificación, asesoramiento y tener todo por escrito y firmado pueden evitar más de un problema futuro

Remodelar la vivienda, ya sea de nueva adquisición o para renovarla y sentir que se estrena hogar, puede ser un verdadero quebradero de cabeza si no se siguen una serie de consejos. El presupuesto, las facturas, el tiempo que se dedique finalmente a la obra, las subvenciones, los vecinos… Hay numerosos factores a tener en cuenta.

Los españoles optan por realizar obras en casa, sobre todo, en el cuarto de baño. De acuerdo con el estudio Houzz, un tercio de los particulares reformó su servicio (con un coste promedio de 3.000 euros), la reforma más habitual a la que siguen la cocina y el dormitorio. El gasto en renovaciones de cocinas ha crecido un 60% en el último año, con un desembolso medio de 8.000 euros.

Si tú también estás pensando en realizar obras en casa, puedes acudir al Servicio Global Inmobiliario de la OCU, donde ofrecen asesoramiento sobre todo lo relacionado con la vivienda. De entre las pautas que sugieren seguir, lo primero es tener los trámites legales y de convivencia en regla. Ten claro si tu remodelación requiere de licencia de obra y, sobre todo, avisa a la comunidad de vecinos para evitar futuros malentendidos.

Mientras que en algunos ámbitos de la vida improvisar es la mejor estrategia, en esta ocasión, planificación y visión futura te ayudarán a que todo salga bien: cuenta con un trastero o espacio donde almacenar los enseres durante la obra, piensa en los residuos que tendrás que desechar y aprovecha que estás metido en faena para instalar sistemas de ahorro de energía para sustituir cableado y cañerías.

Presupuesto y factura

¿Cuánto dinero va a costar toda la obra? ¿Cómo me protejo de posibles errores gracias a la factura? ¿Y si pago en B una parte? Son algunas preguntas que suelen aparecer cuando hay una remodelación por delante, pero que pueden resolverse teniendo en cuenta estos puntos:

  • Lo que imaginas no siempre es cómo quedará en la realidad. Parece obvio, pero muchas veces se quieren las estancias de una manera determinada y, cuando llegan los planos y el momento de planificar las obras, los proyectos no pueden seguirse a rajatabla. Hay que tener la mente abierta y aceptar que algunos planes no se pueden realizar.
  • Prepárate para posibles daños colaterales, retrasos y demás imprevistos. Si bien una planificación detallada puede paliar las demoras, no siempre es suficiente. Durante la obra habrá problemas imprevisibles que deberás resolver con paciencia e incluso puede que te toque convivir con la reforma durante unos días.
  • Contrata a un profesional para tener un proyecto de reforma. A partir del proyecto podrás pedir presupuestos que se adapten a la futura obra. Ten en cuenta que la ayuda de un arquitecto o perito cuesta entre 300 y 800 euros y, si sigues con dudas, acude al Servicio de Información de Rehabilitación Eficiente (totalmente gratuito).
  • ¿Cuánto costará? La reforma integral de una vivienda de 90 metros cuadrados puede llegar a los 26.000 euros, precio que se destinaría en un 60% a materiales de construcción y el resto a la mano de obra. Así lo refleja el estudio Reformar por el Precio Justo de Andimac. Si solo quieres reformar una estancia, Andimac señala que baños y cocinas son las más caras (en torno a los 5.500 euros), mientras que dormitorios, recibidores y terrazas son las más baratas (sobre los 1.500 euros).
  • Presupuesto previo. Antes de ponerse manos a la obra, hay que fijar un presupuesto previo, aunque muy probablemente la cifra varíe al finalizar la reforma. Este deberá contar con la firma del consumidor (manteniendo todo por escrito para protegerse ante futuros imprevistos), la dirección y el NIF de la empresa, fechas de inicio y fin de obra, precio completo con impuestos y forma de pago, plazo de garantía y forma de reclamación, descripción desglosada del precio de los materiales y los trabajos que se desarrollen, obligaciones externas a la remodelación en sí como la limpieza, la reparación de daños, etc. Revisa el presupuesto partida por partida y no pagues nada por adelantado, intenta abonar por fases o al final de manera completa.
  • Factura. Recuerda que todo lo que no esté escrito carece de valor jurídico. Con la factura podrás protegerte ante cualquier problema, siempre y cuando refleje el nombre legal de la empresa contratada y su CIF, datos del pagador, fecha de pago y cuenta de destino e IVA abonado. Consérvala aunque la obra haya finalizado.

Cómo contratar a los mejores profesionales

Contratar a unos buenos profesionales garantizará una reforma adecuada y evitar problemas.

  • ¿Quién realiza la reforma? Para la mano de obra (albañiles, fontaneros, electricistas, carpinteros, etc.) existen tres opciones: puedes contratar a los profesionales de forma individualizada para ahorrar costes, pero también debes tener conocimientos mínimos sobre la materia; escoger a un contratista que aporte su propio equipo o buscar una empresa de reformas domésticas.
  • Buenas prácticas. Los profesionales deberán cumplir los horarios de trabajo, así como sus descansos; no interferir en la rutina del edificio manteniendo despejados y limpios accesos y zonas comunes y respetando el nivel de ruido y las horas de descanso.
  • ¿Cómo saber si es buen profesional? Aunque no hay validación mejor que la experiencia, a la hora de adquirir un contratista siempre puedes guiarte por los años de antigüedad y trabajos en obras similares a la tuya. Además, fíjate en si está adherido a asociaciones de profesionales del sector o cuenta con el certificado ISO 9001 e ISO 14001, sellos de calidad del gremio.
  • Cuidado con los tiempos. Tanto la fecha de inicio como de fin de obra deben cumplirse, pero si los plazos se modifican, siempre puedes reclamar o exigir una compensación. Supervisar el trabajo diario de los profesionales, cumplir sus consejos y mantenerte fiel a la idea con la que empezaste la reforma pueden paliar la demora.
 
 
-Temas relacionados-
up