movi-image-tecnologias-opitimizar-comercios-1
Envíanos sugerencias
Negocios
3 min de tu tiempo

Tecnologías para optimizar los comercios de moda y complementos

El comercio tradicional se enfrenta a su propia revolución tecnológica. Hoy los clientes no se conforman con elegir un artículo entre un montón. Quieren verlos, sentirlos y probarlos, y contrastar información antes de hacer una compra. Están al día en tendencias y novedades, sobre todo a la hora de elegir ropa y complementos. 

Los clientes tienen de su mano la tecnología, y la mayoría la usa de forma habitual en sus procesos de compra. Pero estas posibilidades no se limitan a los compradores. Los comerciantes tienen, también, la oportunidad de sacarle partido a la tecnología para aumentar sus ventas y fidelizar a sus clientes. Repasamos algunas de las tendencias para optimizar los comercios de artículos de moda.

Comercio electrónico y pago móvil

El 43% de los españoles ya compra a través del teléfono móvil, según un informe de Ipsos Global Advisor. Esta y otras cifras nos sitúan como el cuarto país de Europa que más compra por internet y ponen de manifiesto la importancia de tener un buen ecommerce.

Contar con una tienda online permite estudiar las decisiones de los clientes y adaptar su experiencia de compra gracias a estadísticas basadas en datos. Herramientas de marketing para ecommercepermiten desde incorporar chatbots y ofertas personalizadas hasta realizar recomendaciones de talla para cada cliente, mejorando así las tasas de conversión y reduciendo las devoluciones.

En los últimos años se ha popularizado también la opción de pagar con el teléfono móvil en las tiendas físicas. Esta transacción se realiza a través de una aplicación móvil y mediante el TPV gracias a tecnología Near Field Communications (NFC), que permite la comunicación a corta distancia entre dos dispositivos electrónicos de manera inalámbrica, o códigos QR.

Sistemas click and collect

Estos sistemas permiten hacer una compra online y recoger el pedido en la tienda física. Se han popularizado mucho durante los últimos años, ya que permiten más flexibilidad al no tener que depender de los horarios de los sistemas de transporte.

Algunas marcas han integrado en sus comercios sistemas basados en máquinas expendedoras en los que se pueden recoger los pedidos. Zara lo hizo en su tienda piloto de A Coruña en 2017: el expendedor se basa en un sistema robotizado que puede guardar hasta 700 paquetes al mismo tiempo (en casilleros dinámicos que se adaptan a los diferentes tamaños). Para recogerlos, los clientes usan el código QR o el número PIN facilitado en su compra.

Tecnología RFID para mejorar la experiencia de compra 

La tecnología de identificación por radiofrecuencia permite codificar cada una de las prendas para identificarlas y localizarlas con rapidez. No es una tecnología nueva (se usaba ya a mediados del siglo pasado), pero unida a nuevas herramientas puede mejorar en gran medida el funcionamiento de la tienda y la experiencia del cliente:

Permite a los dependientes saber en cada momento qué tallas y modelos hay en stock. De esta manera pueden atender a los clientes con más rapidez y solicitar más artículos cuando se están agotando. 

  • Gracias a aplicaciones que permiten leer etiquetas RFID, los clientes pueden comprobar la trazabilidad del producto. Algo importante para marcas que trabajen con prendas únicas o creadas de forma sostenible, por ejemplo.
  • Permite el funcionamiento de probadores inteligentes.
  • Facilita la creación de sistemas de autoservicio de pago.
  • Permite, también, establecer controles antirrobo.
  • Gracias a herramientas de gestión de datos permite analizar cómo y cuándo se ha vendido cada producto. Información importante para diseñar estrategias de venta

Probadores inteligentes

Una de las aplicaciones de la tecnología RFID. Gracias a la identificación por radiofrecuencia, los probadores inteligentes detectan las prendas que introduce cada cliente. De esta manera y si lo que se han llevado al probador no les sirve, estos pueden consultar si hay otras tallas y colores (normalmente en los propios espejos de los probadores, que funcionan como pantallas táctiles).

movi-image-tecnologias-opitimizar-comercios-2

Con esta tecnología, los comercios quieren evitar algo muy habitual: que los clientes abandonen la compra ante la idea de tener que buscar otra talla u otro color. Al detectar que el cliente está realizando una búsqueda, los dependientes pueden adelantarse y llevar la prenda al probador.  

Algunos ofrecen también la posibilidad de aconsejar qué otras prendas y complementos combinan bien con el conjunto. Permiten, así, asesorar al cliente y asegurar que su experiencia sea completa.

Marcas como Zara y Mango ya han integrado probadores inteligentes en algunas de sus tiendas de España. Muchos otros comercios están incorporando también probadores convencionales que incluyen un botón para llamar a los dependientes, lo que les permite asistir con más facilidad a los clientes sin necesidad de invertir en tecnología inteligente.

Realidad aumentada

La magia de la realidad aumentada consiste en combinar la realidad del entorno con elementos que se añaden de forma digital. En abril del año pasado, algunas tiendas de Zara realizaron una prueba piloto con esta tecnología. Al apuntar con el teléfono móvil determinados puntos de las tiendas (como por ejemplo los escaparates), aparecían modelos que desfilaban con las prendas de la marca. 

Timberland también realizó una campaña con realidad aumentada. En su caso, se podía probar cómo sentarían sus piezas de ropa a cada persona. Detrás de esta tecnología está la idea de mejorar la experiencia del cliente y despertar su atención. Lo cual es el primer paso para conseguir que acaben comprando.

Hoy, internet es un gran aliado en el proceso de compra: facilita la búsqueda de información, comparar precios y descubrir tendencias. Sin embargo, en el mundo de la moda y los complementos siguen combinándose los canales de compra online y offline. Saber compaginar las nuevas tecnologías con el espíritu de los comercios tradicionales es una de las claves para mejorar las estrategias de venta. Por eso, lo ideal para los comerciantes más pequeños es estar al tanto de las novedades tecnológicas: aunque ahora mismo parezcan algo lejano, es probable que en pocos años puedan integrarse en sus negocios. 

Fotografía de Alexandra Gorn en Unsplash
-Temas relacionados-
up