Negocios
3 min de tu tiempo

Cómo tener un estanco seguro

Todo comercio está expuesto al robo, pero los hay que son más golosos para los ladrones. Uno de ellos son los estancos. El motivo, que su mercancía es fácil de colocar, entre otras cosas.

La seguridad es un elemento clave para los estancos hasta el punto de que hay seguros que exigen ciertas medidas como contar un sistema de alarmas, cierres metálicos o rejas para formalizar la póliza.

Al final, si los asaltantes quieren entrar, seguramente lo consigan, pero se trata de ponérselo lo más difícil posible para que el esfuerzo no les merezca la pena. Estas son las medidas de seguridad que nos pueden ayudar a conseguirlo:

  • Sistema de seguridad específico en la puerta. Todos los accesos deberían tener cerraduras de seguridad. Además, dependiendo de la construcción, puede ser recomendable reforzar los marcos y bisagras.
  • Persiana o verja para puerta y ventanas. Para los establecimientos de riesgo medio/alto, es necesario contar con medidas antiintrusión de Grado 3 adaptadas a la norma UNE-EN 50131-1. Entre las que ayudarán a aguantar mejor los alunizajes, están las puertas metálicas onduladas complementadas con una puerta de ballesta.
  • Alarma conectada a la central. Esto es casi imprescindible como elemento disuasorio y para poder abortar el robo.
  • Detector volumétrico. Sirve para determinar el volumen de un objeto concreto y, por lo tanto, detectar cuando una persona entra en el estanco o en el almacén.
  • Cámaras de seguridad. Son muy útiles en todos los casos, pero sobre todo en los estancos más grandes. Sirven para controlar a los clientes dentro del establecimiento.
  • Caja fuerte protegida por un sísmico. La caja fuerte te ayudará a no tener que llevarte el dinero todos los días a casa.
  • Paredes reforzadas en el almacén. Puedes incluir planchas metálicas para evitar que entren desde los edificios contiguos y hagan butrones.
  • Separar claramente las zonas de uso público y los empleados.

En este enlace se puede hacer un test para comprobar hasta qué punto es seguro tu estanco y qué mejoras podrías hacer.

Además de las medidas físicas, también es importante contar con un buen seguro. La póliza estándar para un estanco es un seguro de comercio que incluye la responsabilidad civil, por los daños que pudiera hacerse una persona en el estanco, o si, por ejemplo, se cae el cartel de la tienda y daña un coche. Además, también protege al negocio de forma íntegra.

En este sentido, cubre tanto el continente, que sería la propia tienda, como el contenido, que sería el mobiliario, además de los bienes (como las máquinas que haya en el local) o el stockde tabaco. Entre las coberturas imprescindibles de un seguro para estancos figuran la de robo, vandalismo, rotura de expositores o escaparates y otras que cubran el negocio en caso de incendio, cortocircuitos o inundaciones, por ejemplo.

Las medidas de seguridad que ya tengas en el estanco serán una de las claves para el precio del seguro. Por un lado, cuantas más haya, más difícil será que se produzca un robo, lo que limitará el coste de esa cobertura. Por el contrario, tener más elementos eleva el número de coberturas que necesitas y el coste de las reparaciones. Sin embargo, te ayudará a dormir más tranquilo por las noches.

 

Fotografía de Frank V. en Unsplash
-Temas relacionados-