Negocios
3 min de tu tiempo

Cómo se financia la pyme en España

Un 25,7% de las pymes de nuestro país ha necesitado financiación en los últimos seis meses, según el estudio ‘La financiación de la pyme en España” elaborado por Cesgar’, la asociación de sociedades de garantía recíproca. La cifra es todavía mayorcuando se reduce la muestra a pymes con menos de 10 trabajadores. En ese caso el porcentaje se eleva hasta el 35,4%.

Y es que financiación y empresa van casi siempre de la mano. Desde empezar un negocio hasta expandirlo o lanzar un nuevo producto al mercado, es habitual que una pyme necesite más dinero del que tiene en caja en ese momento o que, simplemente, le convenga pedirlo prestado en lugar de utilizar sus propios recursos. Opciones hay muchas pero ¿para qué piden dinero las pymes? Esto es lo más habitual:

  • Financiar el capital circulante dela empresa-64% Un 64,1%.
  • Invertir en equipos -21,5%.
  • Inversión en inmuebles -10,4%.
  • Invertir en innovación -7,3%.
  • Expandirse dentro de España -0,9%.

De entre todas las compañías, las que exportan e innovan son las que más recurren a la financiación, ya que las primeras necesitan capital para su expansión. En cuanto a las segundas, son habituales los pequeños retrasos en el proceso de innovación que, a su vez, retrasan las ventas y los ingresos.

Cuáles son las fuentes de financiación más habituales en la empresa española

¿Cómo consiguen ese dinero que necesitan las pymes españolas? El mercado ofrece ahora mismo diferentes fórmulas para financiarse, pero algunas son más rápidas e inmediatas que otras. Esta es una de las prioridades de las empresas al buscar el capital requerido. En este sentido, pocas fórmulas bancarias son más rápidas que las clásicas líneas de crédito. Un 24,6% de las empresas las ha utilizado en los últimos seis meses, según Cesgar, más de tres puntos porcentuales porencima del anterior informe.

La segunda fórmula de financiación más repetida son los préstamos bancarios, que también han aumentado y ya suponen el 21,6% del total. Esta herramienta es más habitual en empresas que están empezando o no tienen un negocio lo suficientemente sólido como para tener abierta una línea de financiación.

En tercer lugar figura el arrendamiento financiero o leasing, que duplicó su presencia entre marzo de 2017 y marzo de 2018, pero cae en la encuesta de septiembre hasta el 7,9%. Algo parecido le pasa al factoring, que supone la cesión de las facturas a la entidad para su cobro. Su uso se reduce hasta el 1,8%.

En el lado contrario, la incertidumbre política ha lastrado los créditos ICO, que mantienen su peso con un 5,2% deltotal de financiaciones.

A las fuentes de financiación bancarias se suman otras fórmulas que puedan pactar las propias empresas. La primera es alargar los plazos de pago y la segunda es el crédito de proveedores. Este es en realidad el instrumento de financiación más usado por las pymes. Tanto es así que un 56,1% lo ha utilizado en los últimos seis meses.

Por último, el informe también recoge las condiciones de financiación a las empresas. Y es que para poder conceder préstamos y líneas de financiación, las pymes tienen que demostrar su solvencia y, en casi el 50% de los casos, aportar garantías. Aun así, más del 90% lograron el 100% del dinero que querían.

-Temas relacionados-