Negocios
3 min de tu tiempo

Ayudas y subvenciones para emprender

¿Pensando en dar el paso definitivo para montar tu propio negocio? Si es así, te explicamos las ayudas que puedes solicitar para poner en marcha ese proyecto que tanto anhelas

Una idea peregrina llega a tu mente y se instala ahí, crece, se vuelve grandiosa, pero despiertas y todo parece inviable. Emprender no es una tarea fácil, ya que no basta con tener una buena idea: se necesita inversión y apoyo financiero con el fin de materializar ese sueño que te ronda la cabeza desde hace meses, o incluso, desde hace años. Según el último informe vigente de 2018 realizado por GEM España, la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) en nuestro país ha aumentado hasta el 6,2%, es decir, que 6 de cada 100 personas de la población adulta se deciden a emprender. Asimismo, España ha mejorado en innovación (en un 25%) y sigue reduciendo la brecha de género a la hora de emprender (un 44,9% de mujeres frente al 55,1% de los hombres).

Pese a esta mejoría, a nuestro país le queda todavía un largo recorrido en la cultura emprendedora y con frecuencia se olvida que existen mecanismos que pueden ayudar a impulsar un negocio o sacar adelante un proyecto empresarial. A continuación, te detallamos las ayudas y subvenciones más relevantes que puedes solicitar:

Ayudas para emprendimiento y el autoempleo

El primer paso es informarse en las delegaciones oficiales de cada Comunidad Autónoma, Consejerías de Empleo y Servicio Público de Empleo Estatal, ya que cada una dispone de diferentes ayudas, subvenciones e incentivos para impulsar a los autónomos a que emprendan su aventura en unos sencillos pasos. Las cuantías destinadas al programa de apoyo al autoempleo varían de una a otra, pero en líneas generales suelen contemplar:

1. Subvención por establecimiento de trabajador autónomo o por cuenta propia

Hasta una cuantía máxima que varía de una Comunidad Autónoma a otra. La concesión de esta ayuda está destinada a los desempleados en general, jóvenes desempleados de 30 o menores de 30, mujeres desempleadas, mujeres víctimas de violencia de género, mujeres desempleadas con discapacidad y desempleados con discapacidad. Con carácter general, esta ayuda requiere de un compromiso por parte del beneficiario de dos o tres años como autónomo. Suele estar condicionada a que el solicitante lleve a cabo una inversión mínima en inmovilizado o activos, sin incluir impuestos sujetos a recuperación o compensación. Además, debe ser en un plazo que abarque tres meses anteriores al inicio de actividad y otros dos meses (que puede variar de una comunidad a otra) posteriores a dicho inicio.

2. Bonificaciones para nuevos autónomos

Nuestro país cuenta ya con 3,2 millones de autónomos. Dar este paso no suele ser fácil, ya que la dedicación 24h los 7 días de la semana y la incertidumbre suelen ser el sino de los millones de trabajadores en esta situación. Para facilitar este paso, y no pagar desde el comienzo la cuantía mensual de 283 euros al mes (5 euros más que en 2018) desde el 1 de enero de 2019, la última reforma de la Ley de Autónomos contempla mejoras en la tarifa plana, de 60 euros para los nuevos autónomos durante los 12 primeros meses (prorrogables en algunas Comunidades Autónomas) para los que hayan cesado su actividad dos años antes, para las mujeres que reemprendan la actividad tras el período de maternidad o para nuevos autónomos de municipios de menos de 5.000 habitantes. Igualmente incluye mejoras en la cotización, el aplazamiento del IVA o reducción del mismo hasta el 7% durante los tres primeros años, etc.

3. Capitalización del paro

Con mayor frecuencia los que deciden dar el paso del emprendimiento optan por esta opción de solicitud del pago único o la llamada capitalización del desempleo. Gracias a esta operación se puede cobrar todo el paro restante o una parte de él para empezar la andadura como autónomo o bien para montar una actividad empresarial en forma de sociedad limitada. Las cantidades obtenidas de la capitalización quedarían 100% exentas del pago del IRPF y, para poder solicitarla, se deben cumplir una serie de requisitos mínimos como estar en situación legal de desempleo, que quede por cobrar un mínimo de tres meses de paro, darse de alta como autónomo o no haberlo solicitado con anterioridad, durante un mínimo de cuatro años, entre otros.

 

 

 

4. Para mujeres emprendedoras

Pese a la reducción de la brecha de género a la hora de emprender, lo cierto es que sigue existiendo una ligera distancia entre los hombres y mujeres que emprenden. Para impulsar y empoderar a las mujeres en su andadura profesional existe el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM), promovido por el Instituto de la Mujer y la Cámara de Comercio de España, gracias al cual ofrecen asesoramiento, formación, acompañamiento y apoyo económico para aquellas mujeres que quieran dar el paso de emprender.

5. Empresa nacional de innovación o líneas Enisa

Tanto si trata de pymes de reciente creación (máximo de 2 años de antigüedad) o de proyectos que requieran de inversión inicial, las líneas Enisa son una fantástica opción para emprendedores con vocación innovadora. Esta empresa pública, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ofrece un importe mínimo de 25.000 euros y un máximo de 75.000 – ampliables a 300.000 en ese último caso – con un plazo de vencimiento de 7 años y una carencia límite de cinco ejercicios. Contempla además tres líneas de concesión, una para Jóvenes Emprendedores menores de 40 años, otra sin límites de edad para PYMES de reciente creación y una línea Crecimiento para proyectos que buscan expansión y mejora competitiva.

6. Préstamos ICO para empresas y emprendedores

A las anteriores ayudas se suman las de financiación pública que se pueden solicitar al Instituto de Crédito Oficial (ICO), las llamadas líneas ICO. Estos préstamos permiten financiar proyectos de inversión nacional y garantizar el 100% de liquidez para autónomos, emprendedores y pymes. El importe máximo de los préstamos ICO por cliente y por año es de 12,5 millones de euros en una o varias operaciones. Entre las partidas de financiación más habituales entran los activos fijos, tanto nuevos como de segunda mano, compra de empresas, modalidades de préstamo y leasing para inversión y préstamo para su liquidez, tipo de interés fijo o variable además del margen establecido por la Entidad de Crédito según el plazo de amortización.

7. Fondos europeos de ayuda al emprendedor

A nivel europeo también se pueden solicitar ayudas a través del programa Horizonte 2020  ya que cuenta con un presupuesto de 76.880 millones de euros para financiar proyectos de investigación e innovación (I+D+I) en diferentes áreas. Del mismo modo, el programa COSME, también de la Unión Europea, dispone de una partida presupuestaria de 2,3 billones de euros que se extinguirá en 2020 y viene a dar continuidad al anterior Programa para la Iniciativa Empresarial y la innovación (EIP) que estuvo en vigor desde 2007 a 2014. El objetivo de este programa es ayudar a pymes y nuevos emprendedores, especialmente jóvenes y mujeres a dar el salto a la internacionalización mediante instrumentos y mecanismos que faciliten intercambios, el acceso a los mercados, la financiación en forma de capital y de deuda, entre otras facilidades.

Seas emprendedor por necesidad o por puro entusiasmo, ya no estás solo en la aventura del emprendimiento. Como puedes comprobar existen múltiples plataformas y organismos a los que acudir para que concedan esa parte que suele frenar muchas veces nuestros sueños. Con un poquito de ayuda, estarás más cerca de llegar a vivir de lo que tanto amas.





 

Fotografías de Soragrit Wongsa y Anna Demianenko en Unsplash
-Temas relacionados-