Envíanos sugerencias
Negocios
3 min de tu tiempo

5 pasos para crear una web para tu negocio

El 83,2% de las pymes ya disponen de página web, pero solo 3 de cada 10 negocios con menos de diez empleados tiene presencia en Internet. Y tú, ¿te animas a dar el salto a la digitalización?

Una floristería, una ferretería, un local de productos bio, una papelería o el bar de toda la vida… Existen pequeños negocios con identidad propia que deben su permanencia a su calidad profesional y especialmente al trato humano que ofrecen a una clientela fiel. Pero… ¿por qué quedarse en el boca-oreja analógico?

Según el último informe Sociedad Digital en España 2018 de la Fundación Telefónica, las pequeñas y medianas empresas representan el 66% del empleo de nuestro país, pero solo un 30% de las que tienen menos de diez empleados disponen de página web. Por su parte, según el último informe de Análisis estratégico para el Desarrollo de la PYME en España, CEPYME, un 83,2% de las pequeñas y medianas empresas sí cuentan con página web. Y aunque la mayoría son conscientes de la importancia de tener presencia en Internet, aún quedan algunas que no se atreven a dar el salto a la digitalización. Esto ocurre, normalmente, porque apenas poseen conocimientos sobre el tema o porque consideran que tendrán que hacer una gran inversión o que la presencia digital a través de las redes sociales es suficiente.

Sin embargo, en la era digital resulta imprescindible estar en la Red, en primer lugar, como carta de presentación de cualquier negocio, en segundo lugar, como forma de estar accesible, no solo a los clientes cautivos sino también a los potenciales, los cuales son cada vez más digitales y buscan la adquisición de bienes y servicios de una manera ágil y cómoda. Es más, si las pymes aprovecharan al máximo las oportunidades que ofrece la economía digital, esto implicaría para España un crecimiento adicional de entre el 1,3% y un 1,8% del PIB hasta el año 2025, asegura también el informe de la Fundación Telefónica.

¿Cómo abrir una página web para mi negocio?

Así pues, lejos de la creencia de que hay que tener amplios conocimientos para montar la web de un negocio, ¡hay buenas noticias! Trasladar una actividad empresarial a Internet no es tan difícil como parece y aporta muchos más beneficios que los costes de no hacerlo.

1. ¿Necesitaré la ayuda de un experto o puedo hacerlo yo mismo?

En principio dependerá del grado de conocimiento y necesidades digitales que tengas, pero hoy en día ni siquiera esto supone un hándicap. En primer lugar, existe una amplia cartera de profesionales freelance o agencias especializadas en digitalización y marketing online que pueden asesorarte sobre el desarrollo de una tienda online y el mantenimiento técnico. En segundo, hoy en día hay numerosas plataformas, (WIX, Weebly, 1&1, Jimdo, etc.) donde es posible diseñar de manera intuitiva un sitio web atractivo y fácil de navegar. Todas ellas ofrecen una opción básica, completamente gratuita, y otra versión Premium, con gran cantidad de plantillas y características para hacer de tu sitio web un lugar interactivo y cómodo.

2. Nombre e imagen de marca: Buscar un dominio y comprarlo

Dado que lo que buscas es trasladar tu negocio real al ámbito digital, necesitarás mantener el nombre por el que ya te conocen tus clientes y con el que llegarás a los potenciales. Puedes asegurarte de que está disponible a través de las plataformas mencionadas anteriormente. Si no lo está, estas te sugerirán otras opciones para dar un nombre a tu dominio, el cual conviene comprar para que nadie más pueda utilizarlo. Así, conviertas tu negocio en algo reconocible y global. De hecho, desde solo 5€ al mes puedes tener una página web de lo más completa.

3. Contenido: Trasladar la filosofía de tu negocio real a Internet

Partiendo del producto o servicio que ofrezcas así deberás pensar cómo trasladarlo a Internet. Por ejemplo, si posees un negocio de hostelería, tendrás que incluir información sobre quién eres o cuál es el concepto de gastronomía que ofreces (comidas caseras, comida fusión, etc.), incluir la carta, un formulario de reservas, la dirección, indicando cómo llegar a tu negocio físico, y un formulario de contacto. De hecho, aunque consideres que tus clientes ya saben dónde encontrarte, - al menos en el local, oficina o domicilio físico -, la mayoría de clientes potenciales buscan datos de contacto a través de Internet, de ahí que sea un apartado imprescindible. Y si te preguntas cuánto tiempo tienes que dedicar a actualizar la información de tu sitio web, apenas te llevará 15 minutos al día.

4. En qué redes sociales debo estar presente

En último lugar el sitio web de tu negocio deberá incluir los iconos de las redes sociales en los que quieres estar presente, atendiendo a los productos o servicios que ofreces. Es decir, que no hay que volverse locos dándose de alta en Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, Pinterest. En algunos casos bastará con una, con dos y en otros serán tres… En cualquier caso, debes estudiar dónde están tus clientes reales, dónde podrías encontrar más en el mundo online, y, además, adecuar el mensaje y el contenido lanzado para cada uno de los canales. Por ejemplo, en el sector de la hostelería lo habitual es que al menos estés presente en Instagram y Facebook, mientras que para una agencia de viajes podrías añadir Youtube y Twitter. Ten en cuenta que tus seguidores no son clientes reales y deberás trabajar bien el contenido, enlazando a tu web para convertir ese tráfico en oportunidades reales de venta.

 

 

5. ¿Y luego qué?

Sería interesante que fueras más allá de este escaparate en Internet y exploraras las posibilidades que te darán estos nuevos canales de comunicación (sitio web y redes sociales) en cuanto a retorno. Para ello es necesario que tengas nociones, o en su defecto, contrates los servicios de algún profesional que te dé apoyo en marketing online (SEO y SEM) para optimizar el posicionamiento de tu sitio web, desarrollar una estrategia de Social Media y evaluar el retorno de esta inversión gracias a la analítica web (número de visitas, compras, flujo de tráfico). Si dispones de tienda online, conviene que contrates o te formes en ERP (Sistemas de planificación de redes empresariales) para poder gestionar los pedidos, la facturación, la contabilidad y la logística de transporte y entrega. Y en último lugar, manejar alguna plataforma de CRM con el fin de poder mantener informados a tus clientes mediante newsletter (novedades de tu negocio), con códigos descuento o promociones.

Y es que, aunque imponga dar el salto hacia la digitalización, con un poco de información, trabajando de forma ordenada y consultando todo lo necesario a los expertos, cualquier empresa, por pequeña que sea, puede generar muchos beneficios.

Fotografías de Eleven X y Ben Kolde en Unsplash
-Temas relacionados-