Lo han visto 456 personas 4 minutos de tu tiempo

Guía del ahorro energético

Tener en cuenta la eficiencia energética en el hogar nos permite ahorrar hasta 1.675 € anuales en nuestras facturas, según un estudio realizado por la Cátedra Universitaria de Energía Viesgo. Un ahorro considerable que, además de favorecer nuestra economía doméstica, fomenta un consumo sostenible y responsable para proteger el medioambiente. Con esta guía del ahorro energético te ayudaremos a conseguirlo.

Aspectos generales:

1.       Invierte en electrodomésticos con etiqueta energética A: un dispositivo poco eficiente puede consumir tres veces más energía que uno eficiente.

2.       Realiza un mantenimiento adecuado de los distintos electrodomésticos para mantenerlos en buen estado: durarán más y consumirán menos energía.

3.       Recuerda que el modo stand by también consume; cuando no utilices un aparato electrónico, es preferible apagarlo o desenchufarlo.

4.       Con un correcto aislamiento de puertas, ventanas, suelos, techos, etc., evitarás las fugas de aire caliente o frío.

Nevera y congelador

El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume, -puede acaparar el 30% del total de la factura-. Sigue estos consejos para reducir su consumo:

  • No dejes la puerta de la nevera abierta. Mantenla abierta únicamente el tiempo necesario, y asegúrate de que queda bien cerrada.
  • Coloca la nevera alejada de las fuentes de calor. Sitúala en lugares frescos y bien ventilados.
  • Nunca introduzcas alimentos calientes en su interior.
  • Procura mantener la rejilla trasera ventilada y limpia.
  • Descongela el congelador antes de que el espesor del hielo alcance los 5 mm. Así consumirá menos de lo necesario.
  • Descongela los alimentos en la parte de refrigeración de la nevera. Conseguirás un aporte extra de frío, de modo que el aparato consumirá menos energía.
 

Zonas de cocción

  • Cuando utilices el horno en cocciones de más de una hora, no es necesario que lo precalientes.
  • Evita abrir la puerta si no es imprescindible. Además, puedes apagarlo unos minutos antes para aprovechar al máximo el calor residual.
  • Aplica este último consejo en el uso de la vitrocerámica.
  • Si empleas recipientes con diámetro de fondo mayor que el área caliente de la zona de cocción, también aprovecharás el calor residual que desprende, con lo que reducirás el consumo en un 35%.
  • Utiliza ollas a presión siempre que puedas; cocinan más rápido, por lo que gastan menos energía.
El microondas consume menos que el horno, por lo que utilízalo cuando puedas. Economizarás entre el 60 y el 70% de energía. 

Lavadoras más eficientes para reducir el 60 % del consumo

  • Preferiblemente, utiliza ciclos cortos de lavado y agua fría, tanto para lavavajillas como lavadora.
  • Espera a ponerlas en marcha con la carga completa, excepto si tienes la opción de media carga.
  • Mantén siempre limpios los filtros.

Reduce el consumo en un 30% en el baño

  • Emplea grifos monomando o con reguladores de temperatura.
  • Arregla cualquier goteo en las griferías para evitar que se desperdicien entre 30 y 50 litros de agua al día.
  • Instala aireadores o cabezales de bajo consumo en los grifos.
  • Utiliza el agua caliente solo cuando sea necesario y no la dejes abierta al lavarte los dientes, afeitarte, etc.
  • Dúchate en lugar de bañarte.
  • Instala un inodoro con sistema de descarga doble.
 

Reduce en un 25% el consumo en aparatos tecnológicos

  • No los enciendas si no vas a prestarles atención.
  • Apágalos totalmente cuando dejes de usarlos. No los dejes en modo stand by, ya que, incluso así, consumen hasta un 15% del gasto en funcionamiento.

Iluminación

  • Aprovecha al máximo la luz del sol.
  • Apaga las luces cuando salgas de una habitación.
  • Mantén siempre limpias las lámparas y pantallas.
  • Instala interruptores adicionales, uno por cada punto de luz y coloca reguladores de intensidad.
  • Utiliza bombillas de bajo consumo. Las bombillas LED te permitirán ahorrar hasta un 80% de energía.
 

Aire acondicionado y calefacción

  • No cubras los radiadores ni coloques muebles delante de ellos.
  • Ventila tu casa antes de encender la calefacción o el aire acondicionado.
  • Instala válvulas termostáticas en los radiadores o termostatos y temporizadores en los aparatos de calefacción.

 

Estos consejos están al alcance de todos. No requieren grandes esfuerzos. Son fáciles de aplicar y te ayudarán a ahorrar en tus facturas de consumo del hogar. Además de reducir tus gastos, contribuirás a reducir el impacto medioambiental. Un doble beneficio al que no deberíamos renunciar.

Fotografías de Jeshoots.com, Naomi Hébert, Lauren Kay, Rawpixel y Alexandru Acea en Unsplash

Temas relacionados



c