Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

“Vamos a seguir peleando por un futuro mejor”

Hablamos con la futbolista Vicky Losada, capitana del Fútbol Club Barcelona, de lo importante que es lo que se hace día a día en vistas al mañana

Afortunadamente, el deporte en clave femenina cada vez tiene más visibilidad. Pero esto viene de largo. Nuestro país cuenta con muchas atletas que han trabajado duro poniendo su granito de arena en hacer que la mujer tenga su merecido hueco en el panorama deportivo. Es cierto que las futbolistas contamos con la ventaja de practicar un deporte con más afición en España, pero precisamente por eso también es nuestra responsabilidad nombrar a todas las que llevan tanto tiempo echándole un pulso a la sociedad y a sus estereotipos a golpe de éxitos y, sobre todo, de sacrificio. 

El esfuerzo no entiende de sexos

Blanca Fernández Ochoa, Mireia Belmonte, Carolina Marín, Lydia Valentín, Gemma Mengual, Laia Sanz… son solo algunas de las muchas valientes que han conseguido llevar el deporte femenino nacional a lo más alto. Recuerdo que en mi infancia, cuando tenía 7 años, simplemente disfrutaba jugando con el balón, por entonces con niños, pero a mí no me importaba; Sin embargo cuando llegué a la adolescencia, la situación fue muy distinta. La igualdad es una cuestión de educación, de historia y de cambiar mentalidades, es cierto que poco a poco se van haciendo mejoras, pero todavía hay muchas diferencias. 

Alguna vez me han preguntado qué le diría a aquella niña que sueña con ser futbolista, sinceramente, le aconsejaría que si tiene una pasión ¡luche por ella!, que ahora hay más oportunidades, de hecho, nosotras vamos a seguir peleando por un futuro todavía mejor, pero sobre todo, le animaría a disfrutar del camino hasta conseguir su sueño.

El ahorro en juego

A día de hoy, se puede vivir bien del fútbol si juegas en un equipo que apueste económicamente por su sección femenina. La liga española lo hace en un 50% de sus equipos, pero no ha sido hasta los últimos dos años que se han hecho grandes avances. Eso sí, las cifras que se mueven en el fútbol femenino y en el masculino siguen sin tener nada que ver...

Tal y como comento con el economista O’Kean en nuestra charla, no sé dónde estaré de aquí a 20 años, pero seguro que me dedicaré a algo vinculado al fútbol, aunque no sea como jugadora. Siempre he sido consciente de que la carrera del deportista es muy corta y, precisamente por eso, el ahorro, entendido como invertir una parte de tu dinero que puedas permitirte en ese momento para que con el paso del tiempo se vaya incrementando, siempre ha estado muy presente en mi vida, es algo que se me ha inculcado en casa. Aunque hubo un antes y un después cuando me fui a jugar a las ligas extranjeras. Y es que dicen que la experiencia es un grado, ¡y es verdad! A partir de entonces me di cuenta de que necesitaba un plan para que el día de mañana pudiera seguir disfrutando de lo que hoy estoy ganando con mi trabajo. 

Cuando te planteas empezar a invertir, te das cuenta de que hay muchas opciones, yo tenía claro que quería optimizar mi ahorro, pero también que no quería asumir un riesgo elevado, por eso mismo me decanté por un plan de ahorro y me compré una vivienda, ¡pero se trata de una decisión muy personal! Hay que dejarse asesorar por expertos, formarse y, entonces, escoger la vía que más te convenza (descubre tu perfil inversor aquí).  

Entrenar para ganar

El ahorro se puede inculcar desde la infancia, doy fe de ello. Con la ayuda de mi padre, he gestionado mi dinero desde mi primer sueldo, ¡con 15 años! Y ahora puedo afirmar que me siento con la confianza absoluta como para gestionar mi propio patrimonio.

La capacidad de ahorrar -como todo- también se puede entrenar. Como deportista te diré que confío fielmente en que entrenar es el camino para conseguir resultados y, si te paras a pensar por un momento, ¡los números son mucho más ‘controlables’ que los goles! 

“La capacidad de ahorrar también se puede entrenar”

No hay que entender el ahorro tal y como se hacía hace unos años, cuando nuestros padres lo ansiaban como algo casi sagrado, tampoco hay que verlo como algo negativo, simplemente hay que comprender que, si se hace de forma inteligente (independientemente de lo que se ingrese), siempre es positivo: Reservar un pequeño porcentaje de tus ganancias puede llevarte a conseguir mucho... ¡casi sin darte cuenta!  

 

-Temas relacionados-