movi-image-natalia-hernandez-vida-tras-jubilacion-1
Envíanos sugerencias
Futuro
3 min de tu tiempo

Una nueva vida tras la jubilación

La periodista Natalia Hernández nos habla de esta nueva etapa en clave económica

Los avances económicos, sociales y de bienestar vividos en nuestro país en las últimas décadas han hecho posible que la esperanza de vida supere hoy los 80 años de edad. Por eso, el hecho de cumplir 65 años no debe suponer un trauma o entenderse como un proceso negativo. Al contrario, se trata de un nuevo comienzo, un cambio y, como tal, es muy importante prepararse para éste.   

De la invalidez al espíritu jovial

España instauró en 1919 la edad legal de jubilación en los 65 años a través de la creación del Retiro Obrero Obligatorio. Esto no dejaba de ser un seguro que protegía la vejez por considerarla como una invalidez. Y es que, hace 100 años la supervivencia de la población tras la vida laboral era escasa y precaria. Pocos eran los que llegaban a superar los 65 años después de décadas de duro e intenso trabajo. De hecho, la esperanza media de vida al nacer entonces apenas alcanzaba los 41 años. Desde entonces, los cambios han sido impresionantes. 

Gracias a las mejoras de las condiciones de vida, la nutrición, el saneamiento, y los avances en salud, la fecha de muerte de los españoles se ha desplazado cada vez a edades más avanzadas. Hoy vivimos un promedio de 83 años, lo que supone contar con unos 20 años de vida tras la jubilación según la edad legal de retiro. 

Esto da pie a un escenario inigualable para disfrutar más que nunca de aquello que nunca pudimos realizar por falta de tiempo. Tal y como comentamos con la experta Catalina Hoffmann, presidenta fundadora de los centros de día Vitalia, en nuestra conversación, con la jubilación por fin ha llegado el momento de trabajar en tus sueños y proyectos más personales, aquellos que, por culpa del estrés del día a día, dejaste aparcados. 

De hecho, cada vez son más las personas mayores que aprovechan esta nueva etapa para viajar, emprender y crear nuevas empresas, formarse o mudarse y alejarse de la ciudad. Con un aumento de la esperanza de vida, de la capacidad adquisitiva y con espíritu más jovial es momento de disfrutar de una segunda juventud. Por eso, planificar bien nuestra nueva existencia será clave para tener una vida mucho más completa y feliz. 

¿Y si aún soy muy joven?

La gestión de la jubilación, por lejos que pueda parecer, es uno de los proyectos más importantes de nuestra vida. ¿Cuándo empezar a pensar en ese momento? La respuesta de los expertos es clara: cuanto antes.

Para muchas personas la llegada de la jubilación es un momento que se espera con ilusión, pero hay quien no consigue adaptarse emocionalmente. No es raro encontrar a familiares que, después de tantos años trabajando, se sienten poco útiles o sin objetivos claros. Por eso, hay que mentalizarse poco a poco para que el cambio no se produzca de forma tan drástica. ¿Qué hacer cuando podamos levantarnos a la hora que queramos y sin prisas? En definitiva, la clave es entender que la jubilación no se improvisa.

Desde el punto de vista económico, el sistema público de pensiones de nuestro país permite que los jubilados puedan alcanzar niveles mínimos de bienestar tras años de trabajo. Pese a los cambios profundos en el sistema, a día de hoy es una de las más generosas de Europa. La pensión media de jubilación asciende a 1.139 euros mensuales. 

No temer a la edad

Hace años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lucha contra el “edadismo”. Es decir, contra los estereotipos y la discriminación contra personas debido a su edad. Hoy en día la población con más de 65 años supone casi el 20% del total. Un grueso de ciudadanos extenso y diverso al que no se le debe cerrar puertas. 

Por ejemplo, muchos de ellos apuestan, sobre todo, los ligados a trabajos más intelectuales, por continuar de forma más relajada con su actividad laboral. En este sentido, muchos países han adoptado medidas para aumentar la participación de las personas mayores en la fuerza laboral, por ejemplo, eliminando edades de jubilación obligatoria. Según la OMS, estas estrategias pueden crear más oportunidades para instituir equipos intergeneracionales. 

Actualmente en España, a través de la jubilación activa, es posible compatibilizar esta nueva etapa con una actividad laboral por cuenta propia, siempre que los ingresos no excedan el Salario Mínimo Interprofesional o con un trabajo a tiempo parcial. Las personas mayores son un grupo esencial para afianzar y estabilizar los conocimientos de generaciones posteriores. Definitivamente, perder su experiencia y saber hacer sólo tiene efectos negativos para el conjunto de la sociedad. 

-Temas relacionados-
up